jueves, 11 de abril de 2013

Alberto Fabra o cómo ser, a la vez, presidente autonómico y jefe de Informativos

http://estaticos.elmundo.es/elmundo/imagenes/2012/12/07/valencia/1354880049_g_0.jpg
El president de la Generalitat, Alberto Fabra, se asegura con los nombramientos en RTVV ser él quien decida el "color del  cristal" con el que se mire la realidad en los informativos de la cadena. (Foto: EFE).

No es necesario esperar a que pasen 100 días para enjuiciar lo que está haciendo la nueva directora general Rosa  Vidal. Un plazo de gracia se le debería dar a quien dispusiera de un currículum que le legitimara para el nuevo cargo o, como mínimo,  su nombramiento respondiera a condiciones distintas a las de sus predecesores. Vidal no cumple ninguna de los dos aspectos. Se trata de una abogada sin experiencia  en la gestión directa de grandes empresas y, lo que es más importante, no ha pasado por cargos de responsabilidad en medios de comunicación y, mucho menos, públicos. En cuanto a por qué ha sido ella la escogida para capitanear RTVV y cómo se ha llevado a cabo su designación, tampoco hay nada que mueva a la confianza. Vidal ha sido señalada a dedo por el president de la Generalitat, Alberto Fabra, sin que haya un solo argumento para defender su nombre frente a cualquier otro en el que se pudiera haber pensado. Es decir, la nueva directora general es exactamente lo mismo que Vicente Villaescusa, que Genoveva Reig, que Sánchez Carrascosa, que Pedro García o que José López Jaraba por señalar a los exdirectivos más significativos. Gente de confianza del president de turno y, por tanto, gente a su servicio.
En el caso de Vidal es muy evidente el  reparto de papeles: ella viene a administrar los recursos disponibles y a poner orden en la organización interna, aunque sea para acabar cerrando la empresa, y se desentiende de los contenidos más sensibles. Con sus primeros nombramientos ha cogido las riendas administrativas de la casa y ha dejado, sin ni meter baza, al entorno de Fabra el control directo de los informativos.
Me parece de una candidez inaceptable decir: "bueno, se trata de una abogada de prestigio...". Es como cuando se decía: "No, Camps es otra cosa, no es Zaplana... Camps tiene principios...". O, cuando al llegar Villaescusa se defendía "es un intelectual y es un demócrata". O con Carrascosa, "este, al menos, es valiente y tiene personalidad". O con Jaraba, "no se olvide que es un periodista con experiencia...". Siempre hay excusas para la fe. Incluso se les hacía caso cuando llegaban con buenos propósitos, con buenas palabras y, rebuscando, rebuscando, hasta con algún gesto esperanzador. Todo mentira. Los relevos al frente de RTVV solo han sido, según el modelo Lampedusa, cambiar para que nada cambiara. Los máximos responsables de RTVV han sido siempre agentes al servicio del president de la Generalitat y de los intereses del PP. Personas que venían a poner los medios públicos al servicio del PP y los presupuestos a disposición de los amigos. Siempre ha sido así y cuando se han desgastado en el puesto ha llegado otro. Y hemos salido con los 100 días de gracia. Y antes de que pasara el plazo ya habían preparado y cimentado todos los abusos que habían venido a perpetrar. En realidad, al frente de RTVV solo ha habido en los últimos 18 años un director general, el Partido Popular y su potente red clientelar. El hombre o mujer que han puesto al mando, ya sea como director general o como director de Canal 9, solo le ha dado su "toque personal" pero el guión se lo hacían desde fuera. Con Rosa Vidal va  pasar lo mismo. Mejor dicho, con Rosa Vidal ya está pasando lo mismo.
En la primera reunión del Consejo de Administración, cuando se propuso como presidenta del órgano, todos los miembros escogidos a propuesta del PP le votaron sin dudar. Vamos, como siempre. ¿Dónde está el cambio respecto a lo vivido hasta hoy? Ni uno solo de ellos hizo observación alguna. Silencio generalizado y a votar en primer tiempo de saludo. Lo máximo que se escuchó de esos miembros fue al exrector del CEU San Pablo, Vicente Navarro de Luján, pedir que se contratara un seguro de responsablidad para los componentes del Consejo por si alguna de sus decisiones acababa en los tribunales.
En definitiva, Directora General de RTVV y presidenta de su Consejo de Administración, Vidal no va a dejar ni una posibilidad, por remota que pudiera ser, de que nadie pueda hacer de contrapeso a sus abusos, delirios, errores o excesos. Por si faltaba alguna cosa, el Consejo de Administración tendrá de secretaria a una compañera que Vidal se ha traído del despacho de "Broseta Abogados" donde trabajaba, Beatriz Montes que, además, desempeñará la tarea de letrada asesora y ocupará la Dirección de Servicios Corporativos de RTVV. Montes será, pues, la responsable de los temas jurídicos, del área de gestión y de recursos humanos. El trío de mujeres procedentes de "Broseta Abogados" que ha llegado a la cúpula de RTVV se completa con Concepción Gómez que estará al frente del área de Desarrollo Profesional. Resumen: Rosa Vidal y sus fieles dueñas y señoras incontestadas de todos los resortes del poder interno.
En cambio, miren que diferente ha sido todo con el tema de contenidos. En programas todavía no han encontrado el responsable que, finalmente, dependerá que como se negocie con las productoras externas que han de cubrir la rejilla, y en informativos, la joya de la corona, Vidal se ha puesto de perfil,  ha pasado sin mirar, como si eso no fuera con ella... y es que no ha venido a eso. Los informativos ya tienen quien los dicte y su nombre no es otro que el del president de la Generalitat, Alberto Fabra. Salud Pedrós, la elegida para el cargo de directora de Medios, no es más que la intermediaria de Fabra para el control de la Redacción. A ella, en este caso, y en negativo, sí le avala su currículum. El caso es de una gravedad enorme. Los informativos de los medios públicos son lo que da la talla del servicio que se ofrece a los ciudadanos. Unos informativos democráticos, plurales y profesionales justifican la existencia de los medios públicos porque ayudan al espectador a formarse las opiniones que necesita para poder ejercer de ciudadano. Unos informativos manipulados pervierte la función de los medios públicos y los convierten en herramientas de propaganda y prueba del talante antidemocrático de los responsables políticos gubernamentales.
Pedrós viene de ser la responsable de informativos de Canal 9 y, ahora, suma también los de la radio.  Si nos tuvieramos que creer que Vidal viene a poner RTVV al servicio de los ciudadanos, la gestión reciente de Pedrós debería estar reconocida como plural, democrática y profesional. Todo lo contrario. Los informativos de Canal 9 con Salud Pedrós al frente  se han caracterizado por la manipulación, la superficialidad y la propaganda al servicio del PP. Los numerosos casos de corrupción que han afectado a los populares han sido sistemáticamente censurados; las malas cifras económicas se han obviado o, en el mejor de los casos, se han maquillado; la oposición ha sido silenciada; los incumplimientos gubernamentales, tanto del gobierno de Madrid, como del de Valencia, no se han ni planteado y, como no, el president de la Generalitat, Alberto Fabra, ha tenido siempre una presencia en pantalla aboslutamente desproporcionada. Por tanto, el nombramiento de Pedrós despeja cualquier duda que se pueda tener respecto de lo que viene y no viene a hacer Vidal a RTVV. No viene a mejorar la calidad de los contenidos y, sobre todo, no viene para acabar con la manipulación informativa de la cadena (esa que hasta destacaba en su blog la nueva Jefa de Informativos, Esmeralda Velasco, aunque después intentara borrarlo). Vidal no tocará los informativos porque ni sabe, ni quiere; no serán de su competencia. Para eso, repito, está Pedrós que seguirá a lo suyo: hacer de RTVV una plataforma de propaganda de Fabra y el PP (las elecciones no pintan bien y tocará apretar al máximo (es un error, pero no entienden otra forma de hacer las cosas). Pedrós es "personal de confianza" de Paula Messeger, la mujer que, desde la Generalitat, desde la Secretaria  Autonómica de Medios, será, de verdad, quien decidirá lo que va y lo que no va en los informativos. Más claro, Vidal no pintará nada en informativos, por que eso será cosa de Pedrós, que quiere decir, cosa de Paula Messeguer, que, obviamente, quiere decir, cosa de Alberto Fabra.
Luego, si los informativos siguen siendo desinformativos, si los programas los han de hacer unas cuantas productoras mayormente de Madrid para llevarse un puñadito de euros, si los posibles retoques que se introducen en el ERE es para hacerlo un poco más arbitrario de lo que ya era, si ahora resulta que lo hecho por su predecesores en el cargo ya no vale y si, como en el caso de Telemadrid, los tribunales acaban, como mínimo, multiplicandopor tres las indemnizaciones de los despedidos, ¿qué sentido le va a quedar a RTVV? Una posibilidad sería garantizarle la victoria electoral al PP, pero ya ni eso. Al revés, la vergüenza y el gasto de la cadena serán manchas añadidas a la gestión de Fabra y los suyos. Así las cosas, los próximos dos años de RTVV me temo que no van a pasar de ser la cuenta atrás esperando que el cambio político al frente de la Generalitat venga con un nuevo modelo de medios audiovisuales públicos. Mientras, Vidal no va a pasar de ser una pobre imitadora de la orquesta del Titánic que intentará hacer que la gente olvide que el barco se hunde y Alberto Fabra desaprovechará la ocasión de quedar como un president que perdió las elecciones dignamente y sin hacer trampas.

4 comentarios:

VENENO dijo...

Una vez más Julia estoy contigo…por delante, por detrás, según, sin, son, sobre y tras. Tu artículo es claro, con nombres y sin recovecos. Mi comentario lo realizare sobre un aspecto que me llamo la atención de la programación: la cantidad de anuncios (sobre todo de productos de limpieza) que emite canal nou. Teniendo en cuenta la ínfima audiencia, solo encuentro una explicación: una brutal bajada de precios por pase de anuncios, rebajas fantásticas hasta fin de temporada. Lo que incide directamente en la privatización de los espacios no esenciales. Es decir: ¿cómo va a costear una productora su franja horaria si las ventas de publicidad no cubren gastos., No va a poder, tendrá que financiarse con aportaciones directas de la cadena que debe 1500 millones de euros, con un contrato programa firmado con la comunidad más endeudada, con una lista de impagos que sobrecoge y unas demandas judiciales millonarias a meses vista. “Yo de ti no lo haría productora forastera….en los cementerios próximos, aún quedan zanjas vacías”. Siempre nos quedara la producción propia, hecha con profesionales cualificados, muchos de ellos con oposición y experiencia, tenemos sus datos, sus teléfonos. Háganlo…daremos trabajo, evitaremos indemnizaciones, gastos al Servef y rescataran una programación suicida. La sociedad lo demanda, tienen los medios, solo les falta la voluntad.

Anónimo dijo...

Perfecte, company. Sols t'ha faltat recordar, per a ser justos, que també Amadeu Fabregat va ser nomenat pel govern del PSPV abans de l'arribada de les ordes peperes. De aquellos polvos....
I, si m'ho permets, un afegit: no li lleve una coma a l'article. Tal volta, caldría recordar qui és Paula Messeguer, es dir, de quí es filla.

AGómez dijo...

Ni audiències, ni publicitat, ni productores, ni producció pròpia, ni niños muertos, això de Canal 9 té una pinta de cadàver que espanta. Al cementeri el que va és Canal 9 en un paquet i els que ara es queden poden demanar al cel que un miracle els faça arribar al 2015 i perga el PP perqué si no passa això se'n aniran tots a la puta calle con lo puesto i lamentant no haver entrat en l'ERE.

Luis Lizarán dijo...

Completamente de acuerdo, contigo y con VENENO. Ahora, los que seguimos en RTVV, estamos en manos de una directora "adolescente", en el más amplio sentido del término.
Dará que hablar su total desconocimiento del medio y de la situación de la empresa que dirige.
Y ratifico el dato: hay franjas horarias en la que únicamente hay anuncios de detergentes. ¿Querrán limpiar tantísima mierda con sólo una gota de Fairy??