lunes, 29 de abril de 2013

"Des-Informe Semanal", esta vez criminalizando los escraches

Clicando sobre la imagen se puede ver el reportaje emitido por "Informe Semanal" el pasado sábado 27 de abril titulado "Acoso a políticos" que analizo detalladamente a continuación.

A la vista del reportaje sobre los escraches del "Informe Semanal" del pasado sábado lo primero que me sale decir es que los dos supuestos periodistas que firmaban el trabajo, Ignacio Moreno y Mikel Marín, son dos pésimos profesionales indignos de un servicio público como debería ser TVE y, peor que ellos, el director del espacio, Jenaro Castro, y el jefe de Informativos de la cadena, Julio Somoano. La manipulación informativa, el periodismo basura, sería imposible sin ejecutores como ellos. Por encima de estos cuatro nombres, me parece digno de destacar que cuando un gobierno, como el de Mariano Rajoy, es capaz de llegar a estos niveles de manipulación tan evidente no merece la más mínima confianza diga lo que diga, haga lo que haga.
El trabajo de Moreno y Marín fue, desde el título ("Acoso a los políticos"), un ejercicio desinformativo de criminalización de las protestas ciudadanas y un burdo panfleto propagandístico al servicio del gobierno del PP.
El reportaje estaba lleno de juicios de valor, los autores defienden sin disimulo el argumentario del PP, todas las opiniones recogidas barrían a favor del gobierno (incluso distorsionándolas para que pareciera que decían lo que no decían) y la única aparición de la portavoz de la Plataforma Antidesahucios, Ada Colau, fue para vincularla con ETA.
Analicemos con un poco de detalle el reportaje:

El inicio es toda una declaración de intenciones:

"Sus miembros [de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH)] han emprendido en las últimas semanas una estrategia de acoso a cargos públicos del Partido Popular [...] con el objetivo de condicionar el voto de los ciudadanos..."

¿Por qué usar la palabra "emprender" y no "iniciar" o "comenzar"? Pues, obviamente, porque emprender tiene un sentido negativo, el que le da su acepción de  "emprenderla contra alguien, meterse con una persona, maltratar". Mucho más periodístico hubiera sido decir "han  iniciado", "han comenzado", pero no. También podían haber dicho "con el objetivo de influir" pero "condicionar" es más sonoro. TVE jamás usaría "objetivo de condicionar" cuando, por ejemplo, el cardenal Rouco Varela le pide al gobierno determinadas leyes o la Iglesia saca a la calle a sus fieles con cualquier demanda concreta. En cambio, con la PAH sí se habla de condicionar. No es gratuito. Este inicio apunta la criminalización a la que todo el reportaje va a someter al movimiento.

Luego aparece el título:

"Acoso a políticos"

Acoso, según el diccionario, es "persecución, sin tregua ni reposo, a un animal o persona" o "persecución con peticiones molestas e insistentes" y, por persecución se puede entender "seguimiento,acoso y maltrato a los miembros de un grupo social,político o religioso por razones ideológicas". En definitiva que el intento de criminalización es evidente. Usando simplemente la palabra adecuada para definir las movilizaciones, escraches, hubiera estado todo resuelto. Pero, claro, el argumentario del PP, ya hace un par de semanas, se ha decantado por erradicar la palabra "escrache", que la población ya había asumido positivamente, y usar en su lugar "acoso". Qué casualidad que eso sea lo que hace también el reportaje de "Informe Semanal".

Nos metemos en materia y el periodista, la voz "en off", mantiene que la PAH y el gobierno tienen distintas visiones de lo que está pasando. Lo dice así:

"La Plataforma habla de legitima reivindicación social pero  para el Ministerio del Interior podrían ir más allá del derecho a la libertad de expresión y manifestación".

Aquí entran declaraciones. Se podría esperar que se oyeran las dos opiniones apuntadas pero no. Solo aparece el Secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que habla de coacciones a la vida privada de los políticos y de violaciones de derechos fundamentales. De la versión no gubernamental, nada.

Obviaré que el vídeo usa la expresión "dación de pago" que apunta poco conocimiento sobre la materia. Lo que no me parece que se pueda pasar por alto es la aparición en pantalla del filósofo  José Antonio Marina reclamando que la limitación del derecho de manifestación:

Dice Marina: "el derecho de manifestación es un derecho fundamental que solo puede sr limitado cuando afecta a los derechos fundamental, en este caso podría ser a la seguridad ciudadana y al derecho a al intimidad, de manera que debe ser limitado según la ley".

El uso de un filósofo como si se tratara de un especialista en derecho resulta sorprendente y más que, de nuevo, frente a esta opinión coincidente con la  del gobierno no se escuche a nadie opinando lo contrario. Llevamos ya dos declaraciones a cero.

El siguiente en aparecer es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que también remacha que, igual que se debe proteger el derecho de manifestación, se debe proteger a los representantes populares. Nadie explica a que viene tanto hablar de protección sin que se explique cuál es el peligro concreto al que se ven sometidos los representantes políticos. En concreto, Rajoy habla de "proteger el derecho a representar a los ciudadanos que nos han elegido en elecciones libres y democráticas". Parece muy sensato proteger ese derecho del que habla el Presidente (de un modo un poco alambicado en su formulación, pero vamos...); lo que no está nada claro es quien está poniendo eso en peligro. El reportaje nada apunta al respecto. Llevamos ya, tres declaraciones a cero.

Aquí llega una de las perlas del trabajo de Moreno y Marín:

"La campaña antidesahucios, según la mayoría de analistas consultados por "Informe Semanal", roza la persecución e incurre en acoso  a los parlamenatrios del PP para condicionar su voto".

Aquí sería necesario saber quienes son esos "analistas" y, sobre todo, saber qué criterio se ha utilizado para su elección ya que todo el mundo conoce a muchos otros analistas que podrían haber expresado opiniones contrarias. Por otra parte, qué curioso que el juicio de estos especialistas sea exactamente el mismo, idéntico, que el expresado por el periodista al inicio del reportaje.

Más del argumentario del PP, sin contextualización alguna:

"La Plataforma de Afectados por la Hipoteca llama a manifestarse ante las sedes del PP pero no de otros partidos y convoca concentraciones de protesta frente a las viviendas de los populares".

Aparece en pantalla el diputado Esteban González Pons, de quien se dice su familia "sufrió acoso en su domicilio". De la literalidad del texto lo que se deduce es que entraron "en" su domicilio, cosa que no es cierta... pero la imagen ahí queda. Hubiera sido más exacto decir "frente" a su domicilo. De inmediato quien aparece en pantalla es González Pons que califica los hechos de "violencia". Por supuesto, es la única versión de los hechos. Estamos ya, cuatro declaraciones a cero.

Aquí el reportaje hace  una pirueta y, sin más detalles ni explicaciones, asegura que la mayoría de los partidos están de lado del PP y  presenta a  Elena Valenciano, la dirigente socialista que abandonó twitter por las cosas que se escribían allí sobre sus hijos, asegurando que el PSOE nunca va estar al lado de la intimidación a las familias de los políticos. A continuación es el expresidente socialista Felipe González quien aparece hablando de violencia psicológica y de por qué "un niño ha de aguantar una presión en la puerta de su casa".  Seis declaraciones a cero. Menuda goleada.

El reportaje no se priva de poner de manifiesto las supuestas contradicciones de quienes están contra las opiniones del gobierno. Así, se cita a la consejera de Vivienda de Andalucía, Elena Cortés, que había dicho que ella, si no fuera por su cargo, estaría dispuesta a participar en las protestas. "Informe Semanal" saca un recorte de prensa, sin citar ni de qué medio se trata, donde se deja en mal lugar a Cortés:

"Según recoge algún medio, paradójicamente, Elena Cortés, de Izquierda Unida, avaló desde que llegó al gobierno de coalición de Griñán, en mayo del 2012, 142 lanzamientos (sic) de desahucio".

No me digan que lo de "agún medio" no es impropio de un programa serio. Y aquí entran declaraciones. ¿De Elena Cortés? No, no; declaraciones de las delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, comentado las  opiniones de Cortés. Dice Cifuentes: " Me parece que es una posición, la suya, un poco contradictoria en lo personal  y,  en lo político, de una irresponsabilidad absoluta". Siete a cero.

Siguiendo con el argumentario popular, el reportaje introduce a continuación todo lo hecho por el gobierno en cuestiones de vivienda en los últimos años:

"El gobierno del PP impulsa en noviembre de 2012 un decreto de medidas urgentes para proteger a los colectivos más vulnerables y crea un fondo social de viviendas en alquiler destinadas a familias desahuciadas".

Se destaca que nadie había hecho lo que ha hecho el gobierno de Mariano Rajoy. Es la dosis contra el gobierno Zapatero:

"Por primera vez un gobierno va más allá de reformas puntuales y elabora un proyecto de ley de hipotecas. El PSOE defiende la dación en pago, fórmula que fue rechazada por los socialistas hasta en diez ocasiones en la última legislatura de Zapatero. Según el Banco de España, fue en ese periodo cuando se iniciaron el 99% de los procesos de desahucio".

Nadie del PSOE aparece para dar su versión sobre esta afirmación; como nadie contesta la siguiente,  en boca del PP, según la cual la dación en pago, entre otras cosas, aumentaría la morosidad y frenaria el crédito a las familias.

El reportaje cita a continuación a la portavoz de la PAH, Ada Colau. Se destaca que Colau ha asegurado en  un acto reciente que su organización piensa aumentar la presión sobre el PP. Sigue una declaración. ¿De Ada Colau? No; de Esteban Gonzalez Pons que asegura que:

"Lo que ahora están llamado escrache es lo mismo que durante mucho tiempo, en el, País Vasco se ha llamando kale borroka".

Vamos ocho declaraciones a cero. Nueve cuando de inmediato vuelve a salir el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, para decir que el gobierno va a proteger los derechos fundamentales. Habla del derecho de los manifestantes a protestar pero tambiénde proteger a quienes "por decisión de los ciudadanos son sus legítimos representantes, para que  puedan tomar las decisiones que corresponda libres de cualquier clase de coacción, de cualquier clase de amenaza, de cualquier clase de intimidación, de vejaciones...". En lo que no se detiene el reportaje es en reflexionar cómo se hace esta doble protección y si el gobierno sacrifica algún derecho respecto a otro.

En el siguiente pasaje se alude al exdiregente del PP, Jorge Vestrynge, como uno de los organizadores de una concentración frente a la casa de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.  Las declaraciones que siguen no son del mencionado Vestrynge sino de Sáenz de Santamaría y del Fiscal General del Estado, Eduardo Torres-Dulce. Once a cero.
La cuota de amenazas a los que protesta llega de inmediato en forma de referencia a un auto del juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, que, refiriéndose a las protestas contra diputados catalanes en 2011, mantiene que "el acoso organizado a cargos electos es un delito grave penado con hasta cinco años de cárcel".

Dos representantes de organizaciones judiciales aparecen acto seguido: Ximo Bosch, de Jueces para la Democracia, y Pablo Llarena, de la Asociación Profesional de la Magistratura. A Bosch, cuya asociación se opone a la criminaliazación de los escraches, se le recoge una manifestación centrada en la necesidad de que sean protestas pacíficas. Las palabras de Llarena son para pedir que se tipifiquen penalmente este tipo de protestas. Considerando neutras las palabras de Bosch, tenemos que el reparto de declaraciones está ya doce a cero.

El reportaje aprovecha también  para aclarar unas manifestaciones del presidente del Consejo General del Poder Judicial, Gonzalo Moliner, en las que había defendido la legalidad de los escraches. Moliner aparece para decir que él ni acusa ni defiende... No sea cosa que alguien pueda pensar que tan alto mandatario defiende las protestas.
Pegado a las  palabras de Moliner se recoge una declaración de José Luis González Armengol, de la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria, que sí dice explícitamente que en alguno de los casos conocidos "estaríamos en presencia de un delito porque hay una intimidación, es una forma coactiva y, evidentemente, seria sancionable en el código penal".

En la parte final del reportaje, el texto se centra en la presunta vinculación entre la PAH y el entorno de ETA que sugiere la delegada del gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. Se dice que el sindicato "Manos Limpias" ha denunciado a Ada Colau y, como supuesta prueba de la relación con el entorno etarra, se mantiene que miembros de la Plataforma apoyaron manifestaciones "en favor de los presos de ETA" y que un dirigente vasco de la PAH se manifestóen una  ocasión con a un destacado miembro de Herri Batasuna ante un banco. Aquí aparece, por primera vez (y única) Ada Colau. Claro que no es para hablar de desahucios sino para defenderse de las acusaciones de proximidad con ETA. Luego sale Cifuentes para desmentir a Colau y asegurar que "dentro de la plataforma se está dando cobijo a algunas organizaciones o algunos sectores como los que están en "STOP desahucios" que si están defendiendo de manera explícita las actuaciones que realiza el entorno abertzale en el País Vasco.  Me gustaría que el propio Bildu no apoyara, como está haciendo de manenra manifiesta, las acciones que está llevando a cabo la Plataforma".

La pieza acaba con el recordatorio de que la Ley Hipotecaria ya  ha pasado por el Congreso y que la PAH asegura que "seguirá con el acoso y hostigamiento a diputados y senadores del PP para que se modifique la Ley". Tal afirmación es del pedriodista, no de la PAH que, precisamente, lo que ha dicho es que, una vez aprobada la ley, los escraches pierden sentido y que se replantearán su estrategia. Lo mejor hubiera sido preguntarle a Colau al respecto y no limitar sus palabras al tema de ETA. Eso hubiera servido, además, para equilibrar las declaraciones dentro del reportaje ya que el resultado final, catorce intervenciones a favor de las tesis del gobierno; una de las de la PAH, y dos neutras, las de Bosch y Moliner, no parece ni muy informativo, ni muy profesional, ni muy democrático.

viernes, 26 de abril de 2013

Canal 9: 11 segundos para el paro y con datos equivocados

Asómbrense: Canal 9, la televisión autonómica valenciana, la que supuestamente existe para dar información de proximidad, le dedicó ayer, en su informativo de la noche, ni más ni menos que once segundos (11) a los datos del paro en el País Valenciano. A eso se le llama información completa, exhaustiva, total. Once segundo que se convierten en veinte (20) si le sumamos los 9 segundos de la declaración del conseller de Economía de la Generalitat, Máximo Buch, que, obviamente, fueron para decir que los datos de "nuestra Comunidad" están siendo mejores que los de la media estatal.
La afirmación del conseller es falsa. La tasa de paro en el País Valenciano está claramente por encima de la media española y, concretamente, según los datos conocidos ayer de la Encuesta de Población Activa (EPA), durante el primer trimestre de 2013, la valenciana fue, después de Andalucía, la comunidad con mayor incremento absoluto del paro.          
                               

                                
 Clicando sobre la imagen se accede al "Noticies 9 2a Edición" donde se puede comprobar que solo se dedican 11 segundo a los datos del paro en el País Valenciano.


De todas formas, la "bola" del conseller no fue la única ni la más grave del informativo de Canal 9 ya que en el arranque del noticiario se falseó el número de parados totales que hay en la actualidad, según la EPA, en el País Valenciano: se dijo que eran 227.000 cuando la cifra verdadera es 727.000. Vamos, un pequeño error de medio millón. Sí, luego, se dijo la cifra buena, pera nadie desmintió la que se había dado en el momento más destacado del espacio.
El conseller Buch fue la única persona que comentó los datos autonómicos, ni sindicatos, ni oposición lo hicieron. De hecho, en toda la información sobre la noticia, solo hubo tres declaraciones, la mencionada de Máximo Buch; la del secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, y la de una sindicalista de CCOO, Paloma López, que habló durante cuatro (4) segundos.
En total, el tiempo dedicado a la información de los datos de la EPA ocupó dos minutos y cuarenta y cinco segundos, de los que, como ya he dicho, solo once segundos se dedicaron al ámbito autonómico. Esos once segundo dieron para contar lo siguiente:

"En la Comunidad aumenta [el paro] en 27.000 personas  y supera los 700.000 parados, una tasa del 29%. Cifras malas pero que, según el Consell, apuntan cambios".

Se acabó. Ni una palabra más. ¿Les parece suficiente información para un ciudadano valenciano? Es evidente que no. ¿Hubieran sido tan parcos si los datos fueran buenos? Pues tampoco.
Hay que añadir que la noticia del paro ni siquiera fue la primera información del "Notícies 9". Las fuertes lluvias caídas (sin víctimas ni nada parecido) y los incidentes a las puertas del Congreso de los Diputados por causa de una concentración de protesta se colocaron antes que los datos del paro.
En el ámbito autonómico, se quedaron en el tintero cifras de interés como la comparación respecto a los datos de otras comunidades autónomas, comparación en la que la valenciana salía malparada; que el ritmo de destrucción de empleo es de 304 parados más cada día; que los números de Alicante y Castellón son todavía peores que la media autonómica, etc.
La desinformación se incrementó ya que se habló de "personas que se han apuntado al INEM", cuando los datos de la EPA nadie tienen que ver con quien se apunta o se deja de apuntar en los registros oficiales.
Por comparar, TVE le dedicó a la información del paro (también en el informativo de la noche) siete minutos y veintiséis segundos, es decir, el triple que Canal 9. Además, en TVE hablaron media docena de parados que contaron el drama que vivían y hubo dos declaraciones de las centrales sindicales y otras dos de los partidos de la oposición.
Ya ven, parece que esté destacando que los informativos de Julio Somoano y sus muchachos son un ejemplo de democracia informativa, pluralismo y profesionalidad. No. Lo que digo es que los informativos de Canal 9 son un ejemplo de todo lo contrario y, con diferencia, de los peores de España. Será por eso que la nueva directora general de la cadena, Rosa Vidal, ha ratificado a Salud Pedrós como máxima responsable de los noticiarios de la casa y ha colocado a Esmeralda Velasco al frente del departamento de Informativos. Ellas son las autoras de todo lo descrito aquí, con la colaboración, claro, de un equipo de editores y redactores que concretan su "original" manera de entender el servicio público y la responsabilidad informativa.

domingo, 21 de abril de 2013

Ramón Lobo:" Los periodistas tenemos que ser desobedientes, para obedecer yo me hubiera hecho marine o guardia civil"

Ramón Lobo es el Kapuscinski español o, al menos, uno de los tres o cuatro periodistas españoles comparables al reportero polaco.
Sus últimos 20 años de periodismo los ha desarrollado en "El País" y, desde sus páginas, no ha habido conflicto en el mundo que no haya sido narrado por Lobo. Su técnica consiste en contar lo que cuentan los demás pero procurando hacerlo a través de los ojos, las vivencias y los sentimientos de los que sufren las tragedias a las que viaja. Los textos de Lobo siempre intentan leer entre líneas, ya sea en las matanzas de Sierra Leona, en Afganistán, en Kosovo o en Palestina.
Hace unos meses, "El País" le despidió. Un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) se llevó por delante a Ramón Lobo y ciento treinta y un profesionales más.
Este fin de semana entrevisté a Lobo para "9 exili", la televisión "on line" que un grupo de extrabajadores de Radiotelevisión Valenciana, también despedidos en un ERE, hemos puesto en marcha. Las respuestas de Lobo no tienen desperdicio, son una lección de sentido común, de compromiso y, en definitiva, de periodismo.
Pueden ver la entrevista, integra, clicando sobre la imagen. Para quienes se conformen con un resumen (sería un error) o quiera tener una referencia de lo que va a encontrar, a continuación hay un resumen de lo que dijo Lobo.

Con un clic sobre la imagen se accede a la entrevista completa de "9 exili".

"Yo he perdido el trabajo pero no he perdido la profesión, sigo siendo periodista".

"Nosotros [los periodistas] hemos aceptado un puesto que no nos corresponde, el de copilotos de los coches oficiales... Tenemos que salir".

"Hemos sustituido el periodismo de calle, el periodismo de investigación, el periodismo de paciencia por el de corte y pega que es mucho más barato. Esa es una tendencia que no nos permitirá cobrar por los contenidos".

"Si perdemos nuestro trabajo de mediadores, si la ciudadanía tiene la sensación de que ellos mismos, entrando en internet, pueden informarse sin nuestro concurso, estamos muertos".

"Tenemos una crisis de talentos. En los puestos de dirección de muchos medios no hay periodistas, hay gerentes, contables.. A veces son periodistas pero con mentalidad de gerentes"

"No hay que preguntar cuánto cuesta una información, hay que preguntar si interesa o no interesa, luego, si estamos en crisis, hacerla lo más barata posibles".

"No voy a caer en la presunción de decir que sin medios de comunicación no hay democracia pero sin información libre no la va a haber y, por ahora, son los medios de comunicación los que garantizan esa información libre".

"Los grandes periódicos, las rotativas gigantes... eso se está hundiendo, eso va a cambiar, internet es una revolución absoluta, podría equivaler a la invención de la imprenta".

"Esa visión anglosajona de que "nosotros somos periodistas por encima de todo", puedes ser de derechas o de izquierdas... eso aquí, en España, no existe".

"Cuando los periódicos empezaron a regalar cosas ajenas al periódicos [...] hemos estado premiando al lector que iba a mirar a ver que me regala "La Razón", pues  me compro La Razón... me gusta más lo de "Público", pues me compro "Público"... Ese no es nuestro lector, no hemos premiado al lector fiel que buscaba información"

"Cuando se produjo el ERE de "El País" [...] somos culpables porque hemos mantenido silencio sobre muchas cosas. Cuando se han reducido los pagos a los colaboradores, cuando se ha ido precarizando, cuando hemos dejado de ir a sitios... entonces es cuando hay que dar las batallas".

"Un periódico es un sitio donde se discute, donde se pleitea... no es un sitio donde se obedece [...]  Si yo hubiera sido un tipo que me hubiera apetecido obedecer me hubiera hecho marine o uardia civil [...] Las redacciones sumisas siempre son unas malas redacciones".

"Sigue siendo un referente "El País" [...] sigue habiendo muy buenos periodistas pero la tendencia no es buena  y si no se invierte la tendencia habrá otro ERE, como ha habido dos en "El Mundo" o en ABC"

"Si recortamos en calidad de información, la gente cómo nos va a comprar. Si antes vendíamos naranjas a precio de naranja, ahora vendemos mandarinas a precio de naranja y mañana venderemos castañas a  precio de naranja, alguien se va a dar cuenta de que no son naranjas".

"Estamos ante un gran reto los medios de comunicación y los periodistas y creo que la crisis es una gran oportunidad para nosotros para recuperar el control de la información".

"A veces se lo digo a los estudiantes, en vez de estar esperando que os contraten para un contrato basura de veinte años, montad cosas".

"Yo le oigo hablar [a Juan Luis Cebrián, presidente de PRISA] y aunque discrepes en muchas cosas, a mí me causa conmoción porque es un tipo con mucho talento [...] ahora da pena que esa persona con tanto talento periodístico no esté empleándolo para transformar el periódico en algo con futuro".

"Cuando  pierdes el contacto con a realidad, cuando pierdes el contacto con las fuentes, con la calle cuando pierdes la toma tierra, te metes en una burbuja.. y eso le puede pasar a Cebrián o me puede pasar a mí".

"Hace falta un plan y  mí me da la sensación de que no hay un plan... Hay una frase de los marines que dice que nunca sopla el viento a favor de quienes no saben a dónde van [...] Me  da la sensación de que los medios de comunicación están en esa situación, no saben a dónde van, no hay plan [...] La calidad es lo único que nos puede salvar".

"Nosotros somos buscadores de complejidades, como decía Kapuscinski, somos buscadores de contextos. No hay que insultar al lector con adjetivos y decirle lo que tienen que pensar".

"Siempre va a haber interés por la información internacional pero quizá gente como Bru Rovira, que estuvo en "La Vanguardia", o yo, en las condiciones que hemos viajado, eso ha desaparecido. Nunca más un periódico te va a mandar con todos los gastos pagados un mes a Afganistan o a Bosnia. Nosotros somos los últimos dinosaurios de esa etapa dorada del periodismo".

"Los periodistas somos responsables de no haber hecho nuestro trabajo y no haber ayudado a hacer una ciudadanía crítica. Este es un país muy manso, este es un país de gente muy mansa, se nos va la fuerza por la boca en los bares pero después nadie hace nada".

"[Los periodistas] somos los primeros obedientes, hay que cambiar esto, hay que desobedecer".

lunes, 15 de abril de 2013

Un atentado mata a tres personas en Boston; otro, a treinta y tres en Irak; la Guerra Civil, a cien en Siria, y el hambre, a veinte mil niños en el mundo

http://www.navarrasport.com/files/images/news/expolo2.jpg
Imágenes y vídeos con el momento casi exacto de los atentados de Boston están ya en todas las portadas y  los noticiarios de televisión de todo el mundo.


Dos explosiones en el tramo final de la maratón de Boston han causado dos muertos (ya tres) y, al menos, cuarenta heridos. Ha habido una tercera explosión. Ha sido en la Biblioteca JFK y no ha causado daños personales. Los periódicos de todo el mundo, en sus ediciones digitales, ya se están haciendo eco de la noticia. Hay fotos. Se habla de "el lugar de la tragedia". La policía está en el lugar de los hechos investigando el origen de las explosiones. La posibilidad de que se trate de un atentado parece que es la opción más probable. Dicen los periódicos que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha sido informado de inmediata  y se mantiene  en contacto permanente con el alcalde de la localidad, Tom Menino, y con el gobernador de Massachusetts, Peval Patrick.
En Siria, según el Observatorio de los Derechos Humanos de aquel país, ayer domingo murieron más de cien personas a causa de la guerra civil que se  está viviendo allí. Treinta y uno de los muertos serían niños. En total son ya más de 40.000 los muertos en ese conflicto y el goteo de fallecidos es constante. El pasado lunes, por ejemplo, un atentado en Damasco costó la vida a quince personas y dejó más de cincuenta heridos.
Por otro lado, hoy mismo, en distintas ciudades de Irak ha habido una ola de atentados que, de momento, parece que arrojan un balance de treinta y tres muertos y más de doscientos heridos. Han explotado bombas en la capital Bagdad, en Kirkuk y en otras ciudades de prácticamente todo el país. El atentando más grave ha sido el que se ha producido Tuz Khurmato, al norte de Bagdad, donde han muerto cinco personas.
Podríamos alinear aquí muchísimas más muertes injustas. Podríamos empezar por el último suicidado por el caso de los desahucios en España, seguir por esos jóvenes africanos que se dejan la vida en las pateras con las que intentan cruzar al paraíso de los ricos y acabar por ese niño que cada cinco segundos muere en el mundo por culpa del hambre o de enfermedades fácilmente curables, casi 20.000 al día. Podríamos pero no lo haremos. Las dos muertes injustas de  Boston no dejarán espacio para todas las demás.


La versión 2.0 del carlismo de "Dios, Patria y Rey"

 http://pictures2.todocoleccion.net/fot/2008/05/25/8664328.jpg


"Dios, Patria y Rey" era, con sus variantes, el lema del carlismo. En el mismo ámbito, Sabino Arana acuñó aquello de "Dios y Leyes Viejas". Viendo la actualidad de los últimos días, da la sensación de que el poder sigue en sus trece "carlistas" mientras la sociedad va por otro lado. El distanciamiento no es raro. Abrazar los principios carlistas, aunque sea con ropajes 2.0, es huir de la realidad, cerrar los ojos a como está cambiando la sociedad y, por tanto, alejarse de ella. Estamos en tiempos de ni Dios, ni patria, ni rey, ni, por supuesto, leyes viejas y, por más que el poder se empeñe, todo lo que se haga en esa dirección está condenado al fracaso. El inmenso problema es no reconocer al diferente y negarse a convivir con él. La diversidad es lo propio de las democracias pero como aquí todavía vivimos con el espíritu de la dictadura no hay manera de entenderlo. La convivencia ha de pasar por la negociación y por la búsqueda de puntos de acuerdo en los cuales todos nos podamos sentir mínimamente cómodos, aceptando que no será la voluntad de nadie la que se imponga de forma total y absoluta. Son tiempos de geometrías variables, no de trágalas. El final de la dictadura franquista fue un punto y aparte que no se resolvió adecuadamente porque quienes venían de detentar el poder intentaron cambiar el aspecto del país para seguir, en el fondo, con los mismos privilegios de siempre en manos de las mismas personas de siempre. Se cambió la forma de poder pero sin que cambiara quien detentaba ese poder. Eso ya no vale. Ha valido durante casi 40 años pero ya no.
La Iglesia, los militares, la Banca, el Rey y sus cortesanos están en caída libre y sus mamporreros, los grandes partidos, son bultos sospechosos en los que ya nadie confía. Ahí están las encuestas para demostrarlo y eso que los grandes medios no cesan en su campaña conservadora de mantener lo existente tal como está; sin ellos, los cambios que se acercan serían ya una realidad hace tiempo. La crisis institucional que vive España es la consecuencia de la contradicción entre la voluntad del poder de mantener lo viejo y la certeza de la ciudadanía de que todo eso está caducado y que el cambio de fondo que no se hizo efectivo a finales de los 70 se tiene que hacer ahora.
¿Dios? Ese concepto solo esconde a un inmenso "lobby" que tiene en las "misas multitudinarias" sus particulares escraches, y donde no llegan las misas llegan los editoriales de su prensa. Todo para no perder privilegios, ni dinero, ni presencia en la enseñanza. Todo para irse de rositas de los recortes generalizados y para poder seguir hablando de caridad cristiana mientras usan las herencias que reciben para hacer negocio a costa de desalojar a los pobres inquilinos pobres que habitan sus nuevas propiedades.
¿Patria? La bandera esconde una gran cartera, el inmenso negocio de los que copan desde hace decenios los puestos claves de la administración española y no están dispuestos a ceder porque saben que si se muestran débiles se desmorona todo; se desmorana la administración y los inmensos negocios que permite. La misma moral religiosa que pretenden universal la traducen en una sola manera de ser español y le ponen la cruz a quien discrepa, sabiendo que en su intransigencia está la radicalización del conflicto. Les interesa radicalizar el conflicto porque eso facilita apelar a lo más primario de las personas, al odio al distinto, eso mantiene cohesionada a la tropa y, por si las moscas, siempre tienen a mano alguien para advertir de que "el ejército está para lo que está".
¿Rey? Juan Carlos y su corte se han evidenciado como una gran sociedad anónima, antidemocrática, oscura, lejana y cara. La perversión del supuesto sistema de iguales que supone la existencia de un Rey, y de un heredero, y de otro heredero, y así hasta el final de los tiempos, es un germen de corrupción imposible de controlar. Lo estamos viendo con el culebrón de la Infanta. En el momento que hay un ámbito de poder por encima del común de los ciudadanos, cuya existencia no depende de la voluntad general, solo hay que "colgar" de esa institución todo el entramado de poder real que existe en el país. Por eso, obispos, militares y banqueros (más el añadido de sus servidores en los grandes partidos) forman la corte del Rey.
¿Leyes viejas? Pues sí, la ley vieja, vieja, vieja es la Constitución de 1978 que, no hay que ser muy clarividente para verlo, da pie a garantizar los privilegios de la Iglesia, de los militares, del Rey... y ya puestos, de los mencionados manporreros que dirigen a los dos grandes partidos que pueden funcionar de forma absolutamente antidemocrática pese a ser los "supuestos agentes claves" de la democracia. Por eso el PP y el PSOE, cuando gobiernan, en lo aquí referido, son igual de conservadores. Que un supuesto nacionalista catalán "padre de la Constitución" como Miquel Roca Junyent haya sido el elegido para defender a la hila del Rey en un caso de corrupción quiere decir que, ya, ni disimulan.
Muy bien, pues por todo esto empieza a ser un clamor la necesidad de cambiar la Constitución, para cambiar de fondo el "carlismo" todavía vigente en España, para que no haya ni dioses, ni patrias, ni reyes que puedan ser impuestos. Un clamor que no se va a detener.

viernes, 12 de abril de 2013

Si Wert tiene asesores tontos y un hijo sensato, que eche a los asesores y contrate al hijo

http://estaticos.elmundo.es/elmundo/imagenes/2012/03/08/cultura/1331225310_0.jpg 
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, en el Senado. (Foto: EFE)


Hay ocasiones en que el ego desmesurado de algunas personas es muy de agradecer ya que desvela situaciones que todos suponemos pero de las cuales no se acostumbran a tener pruebas. Así, cuando en un reportaje de la agencia "Reuters" sobre "Salvados", el programa que hace en "La Sexta" Jordi Évole, sale el ministro de Educación, Cultura y Deporte,  José Ignacio Wert, calificando de "tontos" a sus colaboradores en el ministerio, es como si se corriera el manto de mentira y simulación que cubre la acción política en España. El ministro Wert se reconoce rodeado de "gente tonta". Es más, confiesa que esa "gente tonta" le aconsejó participar en "Salvados" pero si hijo, "que es más sensato", le dice que de ninguna manera. Y Wert desoye a sus asesores y hace caso a su hijo: no va al programa de Évole. Lo primero que nos debería explicar el ministro Wert es por qué esta rodeado de asesores "tontos" en el ministerio. ¿Por qué no cambia de asesores? Es de tontos tener claro que se está rodeado de "tontos" y no sustituirlos. Sustituirlos o prescindir de ellos. Tener colaboradores "tontos" a los que no se hace caso y que su sueldo se pague con dinero público no deja de ser manera de prevaricar. Se plantea una duda: Esos colaboradores "tontos" a los que Wert ignora, ¿son los que le asesoran en materia de legislación educativa? ¿Son los que le aconsejan sus políticas contrarias, por ejemplo, a la inmersión lingüística en Catalunya? ¿Son los que le soplaron aquello de "españolizar a los niños catalanes? Estaría bien que el ministro contestara a estas preguntas ya que, si la respuesta es afirmativa, ya se entiende todo: Wert se deja guiar por "gente tonta" y sus políticas se llenan de tonterías y,  lejos de solucionar los problemas de la Educación en España, lo que hacen es echar más gasolina al fuego. Claro que si Wert piensa que sus asesores no tienen talla suficiente para ser tenidos en cuenta cuando le aconsejan aparecer en un programa de televisión, sorprende que los considere cuando se trata de decisiones políticas de importancia. Porque, claro, si no les hace caso nunca, ¿para qué los tiene? En definitiva, igual lo mejor sería que José Ignacio Wert hubiera consultado también a su hijo, "el sensato", antes de meterse en todos los charcos que se ha metido en temas de Educación. Quizá los consejos de su hijo, "el sensato", hubieran evitado que todo el sector educativo fuera unánime en su rechazo a las decisiones del ministerio, y todos estaríamos un poco más tranquilos respecto a la educación de nuestros hijos. Claro que la sensatez es una cosa y las convicciones democráticas, otra. Wert será todo un ministro y su hijo emanará sensatez por todos los poros pero un servidor de la cosa pública no debería tener que consultar cuando un programa informativo de máxima audiencia le invita para contestar a preguntas sobre su gestión; debería ir y se acabó. Parece mentira que el ministro no tenga eso claro y que su hijo, tan sensato como dice que es, no se lo haga ver. A mí, en términos personales y, sobre todo políticos, el que me parece un "tonto" es el ministro Wert cuando dice las cosas que dice.

jueves, 11 de abril de 2013

Alberto Fabra o cómo ser, a la vez, presidente autonómico y jefe de Informativos

http://estaticos.elmundo.es/elmundo/imagenes/2012/12/07/valencia/1354880049_g_0.jpg
El president de la Generalitat, Alberto Fabra, se asegura con los nombramientos en RTVV ser él quien decida el "color del  cristal" con el que se mire la realidad en los informativos de la cadena. (Foto: EFE).

No es necesario esperar a que pasen 100 días para enjuiciar lo que está haciendo la nueva directora general Rosa  Vidal. Un plazo de gracia se le debería dar a quien dispusiera de un currículum que le legitimara para el nuevo cargo o, como mínimo,  su nombramiento respondiera a condiciones distintas a las de sus predecesores. Vidal no cumple ninguna de los dos aspectos. Se trata de una abogada sin experiencia  en la gestión directa de grandes empresas y, lo que es más importante, no ha pasado por cargos de responsabilidad en medios de comunicación y, mucho menos, públicos. En cuanto a por qué ha sido ella la escogida para capitanear RTVV y cómo se ha llevado a cabo su designación, tampoco hay nada que mueva a la confianza. Vidal ha sido señalada a dedo por el president de la Generalitat, Alberto Fabra, sin que haya un solo argumento para defender su nombre frente a cualquier otro en el que se pudiera haber pensado. Es decir, la nueva directora general es exactamente lo mismo que Vicente Villaescusa, que Genoveva Reig, que Sánchez Carrascosa, que Pedro García o que José López Jaraba por señalar a los exdirectivos más significativos. Gente de confianza del president de turno y, por tanto, gente a su servicio.
En el caso de Vidal es muy evidente el  reparto de papeles: ella viene a administrar los recursos disponibles y a poner orden en la organización interna, aunque sea para acabar cerrando la empresa, y se desentiende de los contenidos más sensibles. Con sus primeros nombramientos ha cogido las riendas administrativas de la casa y ha dejado, sin ni meter baza, al entorno de Fabra el control directo de los informativos.
Me parece de una candidez inaceptable decir: "bueno, se trata de una abogada de prestigio...". Es como cuando se decía: "No, Camps es otra cosa, no es Zaplana... Camps tiene principios...". O, cuando al llegar Villaescusa se defendía "es un intelectual y es un demócrata". O con Carrascosa, "este, al menos, es valiente y tiene personalidad". O con Jaraba, "no se olvide que es un periodista con experiencia...". Siempre hay excusas para la fe. Incluso se les hacía caso cuando llegaban con buenos propósitos, con buenas palabras y, rebuscando, rebuscando, hasta con algún gesto esperanzador. Todo mentira. Los relevos al frente de RTVV solo han sido, según el modelo Lampedusa, cambiar para que nada cambiara. Los máximos responsables de RTVV han sido siempre agentes al servicio del president de la Generalitat y de los intereses del PP. Personas que venían a poner los medios públicos al servicio del PP y los presupuestos a disposición de los amigos. Siempre ha sido así y cuando se han desgastado en el puesto ha llegado otro. Y hemos salido con los 100 días de gracia. Y antes de que pasara el plazo ya habían preparado y cimentado todos los abusos que habían venido a perpetrar. En realidad, al frente de RTVV solo ha habido en los últimos 18 años un director general, el Partido Popular y su potente red clientelar. El hombre o mujer que han puesto al mando, ya sea como director general o como director de Canal 9, solo le ha dado su "toque personal" pero el guión se lo hacían desde fuera. Con Rosa Vidal va  pasar lo mismo. Mejor dicho, con Rosa Vidal ya está pasando lo mismo.
En la primera reunión del Consejo de Administración, cuando se propuso como presidenta del órgano, todos los miembros escogidos a propuesta del PP le votaron sin dudar. Vamos, como siempre. ¿Dónde está el cambio respecto a lo vivido hasta hoy? Ni uno solo de ellos hizo observación alguna. Silencio generalizado y a votar en primer tiempo de saludo. Lo máximo que se escuchó de esos miembros fue al exrector del CEU San Pablo, Vicente Navarro de Luján, pedir que se contratara un seguro de responsablidad para los componentes del Consejo por si alguna de sus decisiones acababa en los tribunales.
En definitiva, Directora General de RTVV y presidenta de su Consejo de Administración, Vidal no va a dejar ni una posibilidad, por remota que pudiera ser, de que nadie pueda hacer de contrapeso a sus abusos, delirios, errores o excesos. Por si faltaba alguna cosa, el Consejo de Administración tendrá de secretaria a una compañera que Vidal se ha traído del despacho de "Broseta Abogados" donde trabajaba, Beatriz Montes que, además, desempeñará la tarea de letrada asesora y ocupará la Dirección de Servicios Corporativos de RTVV. Montes será, pues, la responsable de los temas jurídicos, del área de gestión y de recursos humanos. El trío de mujeres procedentes de "Broseta Abogados" que ha llegado a la cúpula de RTVV se completa con Concepción Gómez que estará al frente del área de Desarrollo Profesional. Resumen: Rosa Vidal y sus fieles dueñas y señoras incontestadas de todos los resortes del poder interno.
En cambio, miren que diferente ha sido todo con el tema de contenidos. En programas todavía no han encontrado el responsable que, finalmente, dependerá que como se negocie con las productoras externas que han de cubrir la rejilla, y en informativos, la joya de la corona, Vidal se ha puesto de perfil,  ha pasado sin mirar, como si eso no fuera con ella... y es que no ha venido a eso. Los informativos ya tienen quien los dicte y su nombre no es otro que el del president de la Generalitat, Alberto Fabra. Salud Pedrós, la elegida para el cargo de directora de Medios, no es más que la intermediaria de Fabra para el control de la Redacción. A ella, en este caso, y en negativo, sí le avala su currículum. El caso es de una gravedad enorme. Los informativos de los medios públicos son lo que da la talla del servicio que se ofrece a los ciudadanos. Unos informativos democráticos, plurales y profesionales justifican la existencia de los medios públicos porque ayudan al espectador a formarse las opiniones que necesita para poder ejercer de ciudadano. Unos informativos manipulados pervierte la función de los medios públicos y los convierten en herramientas de propaganda y prueba del talante antidemocrático de los responsables políticos gubernamentales.
Pedrós viene de ser la responsable de informativos de Canal 9 y, ahora, suma también los de la radio.  Si nos tuvieramos que creer que Vidal viene a poner RTVV al servicio de los ciudadanos, la gestión reciente de Pedrós debería estar reconocida como plural, democrática y profesional. Todo lo contrario. Los informativos de Canal 9 con Salud Pedrós al frente  se han caracterizado por la manipulación, la superficialidad y la propaganda al servicio del PP. Los numerosos casos de corrupción que han afectado a los populares han sido sistemáticamente censurados; las malas cifras económicas se han obviado o, en el mejor de los casos, se han maquillado; la oposición ha sido silenciada; los incumplimientos gubernamentales, tanto del gobierno de Madrid, como del de Valencia, no se han ni planteado y, como no, el president de la Generalitat, Alberto Fabra, ha tenido siempre una presencia en pantalla aboslutamente desproporcionada. Por tanto, el nombramiento de Pedrós despeja cualquier duda que se pueda tener respecto de lo que viene y no viene a hacer Vidal a RTVV. No viene a mejorar la calidad de los contenidos y, sobre todo, no viene para acabar con la manipulación informativa de la cadena (esa que hasta destacaba en su blog la nueva Jefa de Informativos, Esmeralda Velasco, aunque después intentara borrarlo). Vidal no tocará los informativos porque ni sabe, ni quiere; no serán de su competencia. Para eso, repito, está Pedrós que seguirá a lo suyo: hacer de RTVV una plataforma de propaganda de Fabra y el PP (las elecciones no pintan bien y tocará apretar al máximo (es un error, pero no entienden otra forma de hacer las cosas). Pedrós es "personal de confianza" de Paula Messeger, la mujer que, desde la Generalitat, desde la Secretaria  Autonómica de Medios, será, de verdad, quien decidirá lo que va y lo que no va en los informativos. Más claro, Vidal no pintará nada en informativos, por que eso será cosa de Pedrós, que quiere decir, cosa de Paula Messeguer, que, obviamente, quiere decir, cosa de Alberto Fabra.
Luego, si los informativos siguen siendo desinformativos, si los programas los han de hacer unas cuantas productoras mayormente de Madrid para llevarse un puñadito de euros, si los posibles retoques que se introducen en el ERE es para hacerlo un poco más arbitrario de lo que ya era, si ahora resulta que lo hecho por su predecesores en el cargo ya no vale y si, como en el caso de Telemadrid, los tribunales acaban, como mínimo, multiplicandopor tres las indemnizaciones de los despedidos, ¿qué sentido le va a quedar a RTVV? Una posibilidad sería garantizarle la victoria electoral al PP, pero ya ni eso. Al revés, la vergüenza y el gasto de la cadena serán manchas añadidas a la gestión de Fabra y los suyos. Así las cosas, los próximos dos años de RTVV me temo que no van a pasar de ser la cuenta atrás esperando que el cambio político al frente de la Generalitat venga con un nuevo modelo de medios audiovisuales públicos. Mientras, Vidal no va a pasar de ser una pobre imitadora de la orquesta del Titánic que intentará hacer que la gente olvide que el barco se hunde y Alberto Fabra desaprovechará la ocasión de quedar como un president que perdió las elecciones dignamente y sin hacer trampas.

martes, 9 de abril de 2013

Telemadrid: buena sentencia para los trabajadores, mala para los ciudadanos

http://imagenes.publico.es/resources/archivos/2012/12/3/1354569810622telemadriddn.jpg 
Protestas de los trabajadores de Telemadrid antes de la ejecucuión de su ERE (Foto: EFE)

Ya tenemos sentencia sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Telemadrid. El ERE es improcedente. Así pues, enhorabuena para los 861 trabajadores afectados: o los readmiten o, en muchos casos,  les casi triplican sus indemnizaciones. No está mal. Una sentencia como la que acaba de emitir el Tribunal Superior de Justicia de Madrid refuerza la democracia en tanto que frena un evidente abuso de poder. Lo que no está tan claro es que estemos ante una buena noticia para los ciudadanos de Madrid en general. Puede parecer contradictorio, pero no lo es. No lo es porque aquí hay un elemento que lo distorsiona todo, me refiero a los dirigentes políticos de la Comunidad de Madrid que no van a reconsiderar su utilización personal y partidista de Telemadrid y a quienes les importa muy poco el pago de los despidos porque el dinero con el que pagarán no es suyo. La reacción del presidente autonómico Ignacio González declarándose satisfecho con la decisión judicial da la medidad de su nivel. Un juez le dice a un dirigente político que ha despedido de forma improcedente a más de 800 trabajadores de una empresa pública y él lo celebra. ¿Cómo se puede confiar en un gobernante para que diriga todo una comunidad si no es capaz de hacer bien ni un despido colectivo? ¿Cómo sacará a Madrid de la crisis quien no sabe ni hacer mínimamente bien la dirección laboral de una empresa? Más de 800 despidos improcedentes y dice que está satisfecho... para echarse a temblar.
La sentencia es un varapalo la gestión de los políticos del Partido Popular que han dirigido la emisora. No es que lo necesitaran para evidenciar su fracaso. La situación de Telemadrid, su calidad, sus contenidos, su política de personal, su prestigio, su situación económica, todo, es en si una muestra incontestable de la incompetencia de quienes la han gestionado en los últimos años: desde Gallardón a Ignacio González, pasando por Esperanza Aguirre o sus directores generales, llámese Silvio González, Manuel Soriano o José Antonio Sánchez. Así las cosas, para los ciudadanos de Madrid, al margen de los 800 y pico extrabajadores que verán crecer sus indemnizaciones, se corre el peligro de que todo siga igual (igual de mal) pero con unos 100 millones más malgastados. Con cual, su gozo en un pozo. ¿De qué le serviría al contribuyente que los médicos despedidos irregularmente de un hospital cobraran más indemnización, si el hospital sigue funcionando mal y, en lugar de curar las enfermedades, las propaga y las agrava? Para que luego se ponga en duda al servicio de quién están hechas las leyes: Ignacio Gonzalez despide ilegalmente a 861  personas, las indemnizaciones las pagan los ciudadanos e Ignacio González sigue controlando Telemadrid para manipularla a su antojo y engañar a esos mismos ciudadanos que han "corrido con sus gastos". ¿No me digan que no es genial?
Se calcula que la Comunidad de Madrid deberá invertir 100 millones más en pagar a los despedidos, pero la cuestión no es esa. En democracia, nunca se debería haber llegado a donde se ha llegado aunque, ya puestos, la sentencia debería servir, más allá de pagos o no pagos, para empezar de cero la reforma y modernización de Telemadrid. Lo primero sería destituir a toda la cúpula directiva. Toda. Y hacer un "resset". Reunir a los trabajadores, a los distintos grupos políticos de la comunidad, a los agentes sociales más directamente implicados, desde sindicatos a la Universidad pasando por organizaciones de consumidores, empresas de producción audiovisual o grupos ligados a la educación. Discutir, consensuar. Diseñar un modelo útil para el futuro de la radiotelevisión pública madrileña y, sobre todo, para los madrileños. Hacerlo de forma ajustada a derecho y, por supuesto, también ajustada a las posibilidades económicas disponibles. Por encima de todo se trataría de poner en marcha un verdadero servicio público en defensa del derecho a la información de los ciudadanos, plural, democrático, profesional y comprometido con la necesidad de facilitar el debate democrático imprescindible y la cohesión social necesaria. Esa es la cuestión y no que se tripliquen las indemnizaciones.

http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/08/21/valencia/1345581994_620905_1345642346_noticia_normal.jpg 
Trabajadores de RTVV protestan ante el Consejo de Administración de la empresa el día de la aprobación de su ERE (Foto. Tania Castro)

La sentencia de Telemadrid es un precedente para un ERE todavía mayor que está en espera de juicio, el de Radiotelevisión Valenciana (RTVV). Allí no son 861, sino 1.200 los afectados, con lo cual las indemnizaciones todavía pueden ser más altas. Si Telemedrrid arrastra una deuda de 250 millones, RTVV la multiplica por cinco. Haría muy bien el gobierno autonómico del PP, el Consell de Alberto Fabra, en no esperar una nueva sentencia para ponerse a trabajar, de verdad, en un modelo de futuro para RTVV. Utilizando el conocido refrán, Fabra haría bien en poner sus barbas a remojar visto lo que les ha pasado a sus vecinos/compañeros de Madrid. Todavía está a tiempo de ser el dueño de sus propios actos y no haber de ir a remolque de los tribunales. Toca, como en el caso de Telemadrid, mandar parar y volver al principio. Negociar con los trabajadores y diseñar con ellos el futuro. Con ellos y con la sociedad, con sus representantes, con los que más sepan. No con los buitres espabilados que ven en RTVV un botín, sino con aquellos que tienen claro que se trata de un servicio público esencial. RTVV no existe para enriquecer a cuatro productores de Madrid, ni para facilitar la victoria electoral del PP a través de informativos manipulados y políticas clientelares. Además, el señor Fabra ha de saber que es muy probable que dentro de poco más de dos años ya no sea él quien gobierne. No es solo cuestión de una sentencia, sino de que nada es eterno, ni hay victorias absolutas. Lo que no haga para el futuro de RTVV con el acuerdo de todos no servirá dentro de dos años y será desmantelado. Así que, aunque sea por una vez, haría bien en pensar como un político en mayúsculas y no como un vividor de la política. Su reto es poner las bases de una RTVV útil para la democracia, para el país y para su gente. No se trata de pagar las indemnizaciones y que todo siga igual, mejor dicho, peor, sino de ganar el futuro evitando incluso más despilfarro en forma de indemnizaciones innecesarias. Ya sé que Fabra no juega con su dinero, pero si juega con su país. Pues eso, un poco de responsabilidad. Si no la tiene ahora, lo lamentará en el futuro.

viernes, 5 de abril de 2013

La nueva directora de RTVV pide ilusión y compromiso hasta a los despedidos

http://estaticos03.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2013/04/09/valencia/1365520933_0.jpg
La, desde ayer, nueva directora de RTVV, Rosa María Vidal. (Foto: J. Cuellar).

Decenas de trabajadores que ya se saben despedidos de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) recibieron ayer un comunicado de su nueva directora general, Rosa María Vidal, pidiéndoles ilusión, implicación, compromiso y responsabilidad. Una veintena de los que pudieron leer la carta de su nueva (y efímera) jefa hoy han de pasar ya a firmar su salida de la empresa. La ilusión, y todo lo demás, les habrá durado apenas 24 horas. El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de RTVV funciona así; por eso el comunicado de Vidal es especialmente sangrante. Eso no fue todo, la directora se paseo por las instalaciones de Canal 9 saludando a unos y otros. Les preguntaba qué tal. Mientras pasó por Redacción no hubo problemas. Los periodistas, y más los que se han quedado después del ERE son gente dócil, que aspiran a pluses, a presentar algún programa, a viajar aquí o allá e, incluso, quien sabe, igual pillan un carguito. Lo peor para Vidal fue cuando pasó por departamentos más técnicos. Los técnicos, primera, acostumbran a gastar sinceridad y poco peloteo y, segunda, a la mayoría de ellos no les quedan más de dos meses en su puesto de trabajo. Así que, cuando preguntó, a reportero gráficos, a realizadores, a operadores de equipo eso de "qué tal", se encontró con respuestas del tipo: " ¿cómo estamos? ¿Cómo vamos a estar? Fatal, de puta pena... Me marcho en junio, se han cargado a todos mis colegas, me han jodido, solo habéis dejado a los pelotas, os lo habéis cargado todo, y ese está como yo, y ese, y aquel, y aquel otro...". Por si faltaba alguna cosa, Vidal se hizo acompañar por el director de Canal 9, Luis Redondo, un hombre que a la sombra de Vicente Sanz, el secretario general acosador sexual, pasó de becario a director en cuatro días y sin otro mérito que el favor de sus valedores. Con el se ha hundido la audiencia, se ha manipulado la información más que nunca y, para finalizar, se ha ejecutado el destrozo laboral, profesioanl y empresarial que ha significado el ERE. Vamos, que no podía escoger peor cicerone.
Es de suponer que Rosa María Vidal cuando escribía su nota, igual que cuando hizo su paseo de sudo y reconocimiento, estaba pensando en los 400 "supervivientes" que habrán quedado en RTVV cuando se consume el ERE que ha de dejar en la calle a 1.200 de los 1.600 trabajadores que tenía la empresa; lo que sucede es que las salidas van a prolongarse hasta agosto, así que la casa todavía está llena de profesionales que ya saben su fecha de "caducidad laboral" a quienes los ánimos de Vidal les habrán sonado a broma de mal gusto o paradoja cruel.
Después de dos años de tramitación secreta, después de que dos empresas externas se llevaron 400.000 euros por dejarse utilizar por el Partido Popular para buscar las excusas que justificaran el despido en masa de del 75% de la plantilla, después de una selección de afectados arbitraria que ha salvado a todos los directivos, jefes y personal afín al PP, el comunicado de la nueva "jefa" parece muy poco oportuno. Estamos ante el mayor ERE que se ha hecho nunca en un medio de comunicación en España. La empresa se negó en todo momento a negociar otra posible solución. Padres de familia numerosa con oposición aprobada se han ido a la calle mientras, en la misma categoría, matrimonios completos sin plaza fija y sin hijos, se han quedado. Incluso las tres mujeres que habían denunciado por acoso y abuso sexual al secretario general de la empresa, Vicente Sanz, han ido a la calle, mientras otras que callaron también se han mantenido.
Pues bien, con todos estos antecedentes y sin referirse nunca a ellos, Rosa María Vidal tomó posesión ayer del cargo de nueva directora general de RTVV. Se trata de una abogada castellonense, socia de un gabinete que habitualmente trabaja para la Generalitat, "Broseta Abogados".  A Vidal la escogió directamente el President autonómico, Alberto Fabra, y la principal condición que puso pasa aceptar el puesto fue que el ERE, o sea la "carnicería laboral", no tuviera que hacerlo ella. No quería que le salpicara la brutalidad cometida. Su reino es el futuro (ya se verá cuál)  y de ahí la carta a los "supervivientes" que transcribo a continuación (el texto original era en valenciano):

"Buenas tardes.
Quiero con este comunicado saludaros a todos; espero poder hacerlo personalmente en los próximos días. Mientras, a todos los que trabajáis en esta casa, que a partir de hoy tengo la responsabilidad de dirigir, deciros que me pongo a vuestra disposición. Como ya anticipé en mi comparecencia parlamentaria, el principal objetivo que tengo en esta nueva etapa es conseguir un nuevo modelo de televisión y radio de referencia que comporte un servicio público esencial de calidad, vertebrador de las señas de identidad valencianas, gestionado económicamente de modo sostenible, austero y eficaz y con un funcionamiento plural y democrático, y en consecuencia que todos los valencianos y valencianas quieran su Radiotelevisión Valenciana. Esta responsabilidad solo la podremos tirar para adelante con los equipos de profesionales necesarios para implantar el nuevo modelo y con vuestra participación. Por eso, os pido una plena implicación.
Hoy, cuando hace 23 años aproximadamente de la creación de Canal 9, estamos viviendo una época histórica muy difícil en la cual la decisión de mantener este Servicio Público, estoy convencida, ha sido muy pensada y valorada. Su mantenimiento supone un esfuerzo económico para todos los valencianos. Ésto nos exige, como gestores, ser muy eficientes y transparentes en nuestro encargo y a todos nosotros una firme voluntad de trabajar para todos los ciudadanos con plena dedicación, priorizando la función y misión pública de la Radiotelevisión Valenciana respecto de cualquier otra reivindicación.
Querría que este comunicado os invite a reflexionar y os ilusione para hacer realidad este proyecto y nuevamente me pongo a vuestra disposición para conocer vuestras aportaciones.
Saludos cordiales y muchos ánimos.
Rosa maría Vidal Monferrer".

Así se pasa página del desmantelamiento de los medios audiovisuales públicos de una comunidad autónoma en España; así se borran de un plumazo 1.200 despidos, 1.200 millones de deuda y casi 24 años de historia. En tanto que extrabajador de la casa, no voy a añadir ningún comentario más. Ni siquiera me detendré en lo mal escrita que está la carta, cosa que simplemente digo para que quede claro que  el redactado no es mío. Me ha parecido que la transcripción del texto evidencia la actitud que tiene la administración para con sus administrados y, en este sentido, puede servir de pista para saber lo que está por venir... Un aviso a navegantes.

jueves, 4 de abril de 2013

Si España fuera una República y Juan Carlos, su presidente...

http://www.que.es/archivos/201203/rey_urdangarin_n-365xXx80.jpg
 El Rey Juan Carlos y su yerno, Iñaki Urdangarín. (Foto: Reuters)

Hagamos un ejercicio sencillo, un ejercicio democrático muy simple: convirtamos al rey Juan Carlos en el presidente de una República y veamos cómo aguantaría en esas circunstancias lo que le está pasando.
Si el presidente de la República no tuviera más legitimidad de origen que haber sido señalado como su sucesor por un dictador que mandó en España durante 40 años...
Si el presidente de la República no tuviera más refrendo popular que un referéndum en el que se votó una Constitución donde se le incluía, y que de eso hiciera 35 años, con lo cual nadie que hoy tenga menos de 55 años pudo dar su opinión...
Si el presidente de la República estuviera tan delicado de salud que se dudara de su capacidad para ejercer el cargo...
Si el presidente de la República tuviera un yerno acusado de prevaricación, de fraude, de blanqueo de capitales, de malversación...
Si el tal yerno del presidente de la República hubiera hecho todos sus oscuros negocios a la sombra de una supuesta fundación sin ánimo de lucro que se valía de su pertenencia, precisamente, a la familia política del jefe del Estado...
Si resultará que la mismísima hija del presidente de la República también estuviera en el ajo...
Si resultará, además, que el hombre a quien el presidente de la República había colocado para administrar la agenda de sus hijas también acabara imputado...
Si, incluso, un asesor directo del presidente de la República fuera llamado a declarar por haber colaborado en distintos negocios del famoso yerno...
Si se descubriera que el presidente de la República sabía lo que estaba haciendo el yerno y, por eso, le envió lejos con un buen contrato de una gran multinacional del país sin saberse exactamente cuál era su cometido...
Si, pese a todo, el presidente de la República nunca hubiera denunciado nada...
Si, mientras todo esto pasaba y después que el presidente de la República hubiera desconvocado sin explicaciones un despacho con el presidente del Gobierno, se le descubriera participando en una cacería de elefantes en África a más de 45.000 euros la pieza...
Si el presidente de la República estuviera acompañado en la cacería por una amiga íntima habitual colaborado en los montajes de su yerno...
Si no hubiera manera de saber el patrimonio del presidente de la República...
Si corrieran como la pólvora historias sobre el acelarado enriquecimiento del presidente de la República a la sombra de sospechosos hombres de negocios y nadie se preocupara de desmentirlo todo...
Si por más que se apelara a su transparencia, el presidente de la República nunca aclarara nada... 
Si ahora se supiera que el presidente de la República tenía en Suiza una cuenta desconocida con más de 2 millones de euros por los cuales nunca habría tributado en España...
Si el presidente de la República tuviera como número dos y posible sustituto a un colaborador directo a quien no se le conoce, sea por ignorancia o por complicidad,  ni una sola observación a todo el lodazal descrito...
Si un presidente de la República de España se viera envuelto en un lío así ya hubiera dimitido. Una República no soportaría un presidente como el Rey Juan Carlos; ni por su origen, ni por su ejercicio... Aunque, bien mirado, sabiendo como funciona España, es posible que ese presidente de la República "estilo Juan Carlos" se negara a irse y se agarrase al cargo como hacen y han hecho Rajoy, Feijoo, Griñán, Blanco, Mato, Fabra, Camps...y tantos otros. Seguramente así sería. Seguramente esquivaría las peticiones de  dimisión de la oposición y continuaría en su poltrona, pero con fecha de caducidad.
Ese presidente de la República tendría los días contados y, en el peor de los casos, en dos, cuatro o seis años los ciudadanos tendríamos la posibilidad de ponerlo de patitas en la calle. Veremos como acaba nuestro Rey y su culebrón.

miércoles, 3 de abril de 2013

Mariano Rajoy, el rey "plasmado"

http://es.nr-md.com/photologue/photos/cache/1364918215_home.jpg
Imagen de Mariano Rajoy a través de la pantalla de plasma que el PP instala en su sala de prensa para que los periodistas puedan seguir sus discursos. (Foto: J.J. Guillén. EFE)

Mariano Rajoy acaba de ofrecer un discurso ante la Junta Directiva del PP, es decir ante sus fieles. Ha glosando sus éxitos, éxitos futuros, por supuesto, y sus compañeros de partido le han aplaudido. Digamos que también son aplausos por adelantado, aplausos de fe.
El PP ha invitado a los periodistas a seguir el acto. Les ha colocado en una sala adjunta para que puedan escuchar las palabras del presidente del Gobierno a través de una pantalla de plasma, grande, nítida, limpia. El PP no ha tenido a bien dejar que los periodistas se acercaran a Rajoy, ¿para qué iban a permitirlo? Si, por un lado,  no pensaban dejarles preguntar (hace meses que no lo permiten) y, por otro, estaban convencidos de que los periodistas no iban a aplaudir, ¿para que estar todos juntos? Igual más adelante, los populares cambian de actitud. No cuando estén dispuestos a dejar preguntar sino cuando se convenzan que los periodistas ya están para aplaudir. Ya sé que no es tradicional la imagen de los periodistas aplaudiendo pero tampoco lo era la de ir a las comparecencias sin preguntas y miren ahora... En cuatro días, se puede conseguir que se les escape algún aplauso. De hecho, en las tertulias televisivas ya se ve que algunos de ellos tienen una indudable tendencia al aplauso cuando se habla del gobierno. Sirva como ejemplo, Francisco Marhuenda, el director de La Razón que, por la vía de convertirse en un personaje gracioso por caricaturesco, puede acabar creando escuela. No hay que olvidar que, por ejemplo, en Valencia, Francisco Camps, en sus buenos tiempos como President de la Generalitat, ya invitaba a comer en palacio a los periodistas que después le aplaudían con ganas en los debates de Canal 9 que presentaba Isabel Durán.

http://www.granadablogs.com/pateandoelmundo/wp-content/uploads/2013/02/191.jpg
Este montaje lo hizo la revista "El Jueves" a raíz de una anterior comparecencia vía plasma y sin preguntas de Mariano Rajoy.


Han hecho muy bien, El diario. es y Infolibre  en negarse a cubrir el discurso de Rajoy en aplicación de aquella campaña de "Sin preguntas, no hay cobertura" y esperar a ver que dice el presidente para tratar la noticia como una información más. Discursos ante los fieles, con aplausos asegurados, sin preguntas y con los periodistas de figurantes es impropio de la democracia. El dictador Franco ya lo hacía en la Plaza de Oriente de Madrid. cambiar un balcón por una pantalla de plasma no modifica lo fundamental: no se quieren dar explicaciones.
Ahora que el PSOE ya se atreve a preguntar sobre el patrimonio del Rey, no el "plasmado" sino el de verdad, a ver cuando "El País" también boicotea estas farsas informativas, y luego la SER, y luego "El Periódico", y "El Mundo"y, al final , al final, incluso TVE... hasta que los que vayan hagan abiertamente el ridículo o sea el PP quien, avergonzado y, sobre todo, consciente de que su falta de transparencia se le vuelve en contra, admita preguntas.