lunes, 4 de marzo de 2013

Se anuncian novedades en la política española

 http://2.bp.blogspot.com/-5p1VR06SHY8/T0OL1iDDtFI/AAAAAAAAC18/vj-t800ihX0/s1600/elecciones-generales.jpg
Encuesta tras encuesta, los grandes partidos (PP y PSOE) retroceceden y, más allá del ascenso de Izquierda Unida y UPyD, cerca del 30% de los consultados se inclinan por votar a "otros" o en blanco.


Estamos en un cambio de ciclo político, las capas más comprometidas y transformadoras de la sociedad apuestan abiertamente por un cambio de sistema. No estamos, es evidente, en tiempos de revoluciones al estilo clásico. No se pueden esperar tomas de "bastillas", ni siquiera "grandolas vilas morenas". Por tanto, los cambios han de venir vía presión social y desembocar, seguramente en varias fases, en las urnas. El proceso está en marcha.
Valga toda esta introducción para contextualizar la encuesta publicada ayer por el diario "El País" que constata el hundimiento en España del bipartidismo (PP-PSOE) reinante. Por cierto, qué poca atención le dedicó "El País" a algo más que no fueran los números de Rajoy y Rubalcaba, del PP y del PSOE. Qué poca atención a todolo demás. Claro que no obviaron que Izquierda Unida y UPyD (faltaría más) pero pasaron por alto un elemento que me parece incluso más importante: el apartado "otros" es el que se dispara.
Veamos unos datos.
En las últimas cuatro elecciones generales, PP y PSOE, sumados, han representado, el 78'6% (2000), el 80'2 (2004), el 83'7 (2008) y el 73'3 (2011). Ahora, según el sondeo de Metroscopia publicado ayer, se quedarían en el 47'4. Ciertamente, como destacaba "El País", la caída, que ya viene arrastrándose desde las elecciones del 20N de 2011, es inmensa.
A continuación, se concluye que el espectacular descenso de los dos grandes da alas a IU y UPyD que llegarían al 15'4 y 10%, respectivamente. Pues bien, volviendo a los resultados de las cuatro últimas elecciones generales pero, ahora, sumando los porcentajes de IU y UPyD a los ya comentados de PP y PSOE,  tenemos estos  porcentajes: 84'1 (2000), 85'2 (2004), 88'7 (2008) y (84'8) en 2011.  Según el sondeo publicado por "El País", si mañana hubiera elecciones la suma se quedaría en el 72'8.
Creo que se ha prestado poca atención a estos 12 puntos de intención de voto que se han quedado por el camino.  Si menos del 73% de los votantes dicen decantarse por los "nuevos" cuatro grandes, quiere decir que estamos ante más de un 27% que puede votar a "otros". Una cifra muy grande, que nunca antes se había ni siquiera imaginado en la democracia española y sobre la que, por tanto, será necesario reflexionar de cara al futuro. El hueco para "otros" se ha casi doblado. Ese es un aspecto tanto o más importante que el crecimiento de IU o UPyD, a costa de PP y PSOE. Me temo que sin los "otros" resultará imposible entender lo que puede ser el futuro de la política española.
El trabajo de Metroscopia cifra concretamente en un 20'7% los consultados que se decantan por "otros partidos ". En las generales de 2011 fueron un 13'7. En cuanto a los que se dicen dispuestos a votar en blanco el crecimiento respecto de 2011 es muy significativo, del 1'4 a 6'5%.
Creo que hay otro ejercicio muy interesante a hacer. Se trata de traducir a diputados las cifras que ofrece "El País". Es imposible dar números exactos de diputados ya que, al hecho de que se trata de una encuesta y, además, sin los datos divididos por demarcaciones electorales, hay que añadir que no se habla de número absoluto de votos.
En todo caso, me parece que vale la pena destacar que el actual Congreso de los Diputados, descontados PP, PSOE, IU y UPyD, es decir 312 escaños, deja sitio solo para otros 38. Pues bien, a partir de los datos de la encuesta publicada ayer, los "cuatro grandes" difícilmente llegarían a los 250 escaños, con lo cual los diputados a repartir en el apartado "otros" pasarían pues de 38 a más de 100.  Quiere esto decir que hay más de 60 escaños en busca de propietario. Claro que muchos de ellos pueden acabar en el redil de formaciones ya existentes pero también queda claro que hay espacio para nuevas formaciones. En este sentido, lo sucedido en Grecia o en Italia, con la poderosa aparición de nuevos partidos, no es tampoco un referente descartable. En todo caso, y a diferencia de lo que ha venido sucediendo desde 1977 hasta hoy, lo cierto es que hay espacio para novedades. Todavía podríamos hacer un añadido más, referido a Convergència i Unió, el mayor de los grupos dentro de "otros". En estos momentos, los convergentes tiene 16 diputados pero, en la últimas encuestas hechas en Catalunya, ya aparecen por detrás de Esquerra Republicana en votos. El descenso de CiU representaría, pues, todavía más espacio para los partidos pequeños.
Convendrá estar atentos nuevos sondeos y no dar nada por asegurado.

No hay comentarios: