jueves, 7 de marzo de 2013

Algunas propuestas en defensa del periodismo

http://www.elpuercoespin.com.ar/wp-content/uploads/2010/11/periodismo.jpeg 
El mito del "caso Watergate" está en el fondo de muchísimas vocaciones periodísticas, sin llegar al "derribo de presidentes",  las leyes han de procurar que la realidad voraz de la economía y el partidismo político no hagan imposible el ejercicio de la profesión. (Foto: Imagen de la película "Todos los hombres del presidente" de Alan J. Pakula).

"El periodismo está muerto" era la frase inicial del artículo que escribí ayer. Era una frase premeditadamente excesiva. El periodismo no muere, lo que se transforma es la manera de ejercerlo. Para entendernos, vestir es siempre vestir aunque hoy se lleven pantalones y mañana, faldas. Por tanto, en la actualidad, puesto que estamos en un claro proceso de cambio en las formas de ejercicio del periodismo, de lo que se trata es de pelear para que aquello a lo que llamamos periodismo sea de verdad periodismo y no simulación, apariencia o trampa. Periodismo, ni más ni menos, "ese en el que no hay intereses sino realidades. En el que no existe una línea editorial sino opiniones de todos los tipos, que no se mezclan ni confunden con las noticias", por decirlo como lo escribía Héctor en un comentario a mi artículo de ayer.
No hay una solución definitiva para garantizarnos un periodismo de calidad (como si pudiera haber de otro tipo, un periodismo que no es de calidad no es periodismo) pero lo que si hay son leyes, reglamentos o normativas que pueden ayudar en la tarea. Sí, de una forma u otra, de lo que se trata es de limitar la libertad de los dueños de los medios en la gestión de sus empresas y de controlar más la faena de los periodistas pero eso no es ni censura, ni manipulación, sino todo lo contrario. Periodistas y dueños, lectores y políticos, ciudadanos y altos directivos, no están en igualdad de condiciones, por tanto, la ausencia de normas no es que garantice la libertad, lo que asegura es la injusticia.

http://4.bp.blogspot.com/_BYw2PWV6l6k/THYBTfyuz6I/AAAAAAAAABc/28f4AFc9HHs/s1600/Bernstein+-+Woodward+Washington+Post.jpg 
Carl Bernstein (izq) y Bob Woodward, los dos periodistas del "Washington Post" que destaparon el "caso Watergate", en 1972, en el momento de los hechos. 

En el diseño de medidas que pretenden mejorar la calidad, la libertad y la veracidad de la información que llega a los ciudadanos , los medios públicos tienen un papel fundamental. Las noticias no son una mercancía más y, por lo tanto, la información no puede quedar en manos del mercado. Al contrario, los medios públicos han procurar que la gente tenga asegurados unos mínimos de información veraz y, al mismo, tiempo, han de servir de referente para los medios privados.  Voy a dar algunas ideas:

1. España necesita con urgencia la puesta en marcha de un Consejo Audiovisual que ejerza el control de los contenidos tanto de los medios audiovisuales públicos como de los privados. Sus miembros deben ser elegidos en el Parlamento, por mayoría cualificada y con participación de los grupos minoritarios. Sus mandatos han de superar los ritmos de las legislaturas y renovarse por tercios. El Consejo ha de ser quien escoja a los máximos responsables de los medios públicos, así como también quien coloque un miembro en los consejos de los canales privados. Ha de tener un potente poder de sanción.
2. Todos los medios, igual que en lo laboral tienen comités de empresa, han de disponer de Comités de Redacción para velar por el cumplimiento de los principios básicos de la tarea perdiodística, proteger el trabajo de los periodistas y evitar manipulaciones o abusos en los contenidos. Este organismo ha de elaborar una Memoria Anual de su trabajo y hacerla público con el máximo de publicidad, empezando por su publicación o emisión en el propio medio de que se trate.
3. Las reuniones de Redacción en los que se decidan los contenidos estarán siempre abiertas a todos los trabajadores que participen en su elaboración y un representante del antes mencionado Comité de Redacción tendrá presencia obligatoria en esas reuniones
4. Cuando la Redacción, con una mayoría cualificada y de forma razonada, no comparta el tratamiento informativo dado a un determinado tema, tendrá derecho a expresar su opinión discrepante en en el propio medio y en un plazo lo más breve posible.
5. Todos los cargos directivos importantes que afecten al trabajo de la Redacción habrán de someterse a una consulta en la Redacción. Una oposición mayoritaria y razonada ha de obligar a que la propuesta se considere rechazada.
6. Por debajo del puesto de Jefe de Informativos (o cargo equivalente), las propuestas de nombramientos ha de partir de la propia Redacción. De no estar de acuerdo la Dirección con el nombre propuesto, puede presentar otro candidato que será finalmente el votado.
7.  Todos los medios han de disponer de un "Defensor del Usuario" y la persona designada la han de escoger los propios trabajadores, no la Dirección.
8.  Han de desaparecer la ruedas de prensa sin preguntas y solo por cuestiones organizativas extraordinarias y razonadas se podrá impedir el acceso de los reporteros al sitio dónde se produzca la noticia y donde estén los protagonistas de la misma.
9. Los líderes políticos estarán obligados a someterse a entrevistas periódicas. Los medios públicos darán cabida a todos los partidos de forma regular y reglada. En cuanto a los medios privados, se procurará una presencia habitual y equilibrada. 
10. Las reuniones de los partidos políticos, excepto las de carácter más reducido, han de ser públicas.
11. Es obligada la aprobación de una Ley de Transparencia pensando en los intereses de los ciudadanos. Ningún ámbito de la esfera pública, ni organismo, ni institución puede quedar al margen de ella, más allá de excepciones razonadas que se basen en cuestiones de seguridad evidentes. En ningún caso se puede considerar el silencio administrativo como negación de los datos solicitados.
12. Todas las instituciones, en sus páginas web, tendrán detallada, clara y bien ordenada información sobre su funcionamiento, decisiones, ingresos y gastos.

Deberíamos empezar a dicutir todas estas cuestiones y mil más. Ante la voluntad de los poderes de secuestrar el periodismo y, por esa vía, poner la democracia a su servicio, es urgente que la sociedad arbitre fórmulas para evitarlo. Tan simple como eso.

http://cronkitehhh.personal.asu.edu/wp-content/uploads/2012/10/woodward-and-bernstein1.jpg
Bernstein y Woodward, en una imagen reciente.

1 comentario:

Fernando Bellón dijo...

Me parece una idea excelente abrir un debate sobre el Periodismo. He aquí mi contribución, que se sale del pequeño marco de un comentario. http://oliverrock.wordpress.com/2013/03/07/un-debate-sobre-el-periodismo/