viernes, 15 de marzo de 2013

¿Dónde estábamos los trabajadores de Canal 9/Ràdio 9 cuando el accidente del Metro?


http://periodismohumano.com/files/2011/06/Beatriz-Garrote-200x300.jpg
Cuando ayer, Beatriz Garrote, en nombre de la "Víctimas del Metro", preguntó dónde estaban Canal 9 o Ràdio 9 cuando se les necesitaba, estaba definiendo un fraude y una ausencia que va mucho más allá de su caso concretro... (Foto: G.M.)

Ayer, durante la presentación de la "Plataforma d'Afectats per l'ERO de Radiotelevisió Valenciana (RTVV)", la presidenta de la Asociación de Víctimas del accidente del Metro 3 de Julio, Beatriz Garrote, hizo la pregunta clave: "¿Dónde estaban los trabajadores de Radiotelevisión Valenciana cuando se censuraba (y se censura) toda la información sobre aquel accidente del Metro que costó la vida a 43 personas e hirió a otras 47?"
Yo, vicepresidente de esa plataforma de "Afectats per l'ERO de RTVV", casi no atendí al resto del acto. Las palabras de Garrote se me clavaron en la conciencia, me estallaron en ella. Garrote resumió con su pregunta la relación entre RTVV y la sociedad valenciana, en realidad, entre los trabajadores de RTVV y la sociedad: ¿Dónde estábamos los trabajadores, dónde estábamos los periodistas (que es lo que yo soy) cuando lo del Metro? Simplemente no estábamos. No estábamos, al menos, cumpliendo con nuestra profesión, ni con el servicio por el que se nos pagaba.
Me avergonzó que en mi parlamento durante el acto, que fue un poco antes del de Garrote, no hubiera dicho lo que ella dijo con la claridad que lo dijo, porque lo creo. Estoy absolutamente de acuerdo con ella. Lo he escrito muchas veces. Los trabajadores de RTVV, durante todos estos años de plomo del Partido Popular en la dirección de la empresa, no hemos estado a la altura. Nos movilizamos cuando entre 2002 y 2003 se pretendió privatizar la casa. Salimos a la calle reivindicando una RTVV pública, en valenciano y de calidad pero cuando, gracias a una sentencia judicial, nos garantizamos que la  privatización no se iba a producir, que íbamos a seguir siendo "públicos", es decir nos aseguramos nuestra "seguridad" laboral, olvidamos lo de en valenciano y de calidad. Para esas dos reivindicaciones no hubo protestas, manifestaciones, concentraciones, ni plantes. Hemos sido unos malos servidores públicos, unos malos periodistas y, como trabajadores, muy miopes ya que en tanto que abandonamos nuestro "producto", abandonamos nuestra razón de ser, nuestras conexión con la sociedad y, al final, hemos perdido también nuestro puesto de trabajo. ¿Qué otra cosa esperábamos?
Garrote, que advirtió que no pretendía juzgar, se cuestionó qué tiene que suceder para que un medio de comunicación público se pueda desactivar como se desactivó RTVV, cómo se puede conseguir que sea tan insensible a la realidad. Mi respuesta, que no tiene nada de excusa, es que a la voluntad manipuladora, censuradora y antidemocrática del PP no se le pudo, ni supo plantar cara. Los trabajadores de RTVV, los trabajadores de los informativos, en concreto, no le aguantamos el pulso a la dirección. A finales de los 90, hubo un primer intento de no ceder, se opuso resistencia, se creo un Comité de Redacción inédito en España, se denunciaron mil abusos públicamente, incluso comparecimos en el Parlamento para contar lo que estaba pasando. Nada. No fue suficiente. Empezaron las represalias, las amenazas, los traslados, los despidos... Y la Redacción quedó desmantelada. El miedo fue mayoritario. Con unos jefes simples comisarios políticos y unos redactores dispuestos a escribir al dictado, la resistencia dejó de ser posible. Nos ganaron la batalla. Nos dividieron, nos marginaron y, desde esa sensación de aislamiento, no fuimos capaces de organizar nada efectivo.
Eso no es todo. Es necesario levantar un poco la vista y añadir alguna otra cuestión; ver más allá de los trabajadores de RTVV. ¿Defendió alguna vez la sociedad valenciana sus medios de comunicación públicos? No. La sociedad valenciana nunca, ni cuando la resistencia fue firme e inédita en cualquier otro medio de comunicación (que lo fue), participó de las reivindicaciones. Es posible que no le llegaran las protestas, que las voces críticas en RTVV se perdieran en el vacío de otros medios o en la particular manera de ser de la sociedad valenciana (indolente y repleta de trincheras). El equivocado proyecto que fue desde 1989 RTVV no llegó nunca a conectar con la parte de la sociedad gracias a la cual se podía haber defendido y consolidado. El caso es que, por volver al principio, cuando en 2006 hubo el accidente del Metro, RTVV ya no le pertenecía ni a sus trabajadores, ni a su ciudadanía.
Las cosas han acabado como tenían que acabar, con despidos masivos y con una RTVV más secuestrada que nunca. Los trabajadores y extrabajadores de aquella casa no vamos a recuperar nada de lo perdido con lamentaciones, ni con excusas, ni diciendo lo buenos que somos nosotros y lo malos que son todos los demás. Eso son discursos de consumo interno que nos alejan de la sociedad y de nuestra tarea, que se dan de bruces con las palabras iniciales de Beatriz Garrote. El reto está en entender que un medio de comunicación público pierde su sentido el día que deja de ser útil para la ciudadanía sin que importe quién tenga la culpa. Sirva, pues, lo sucedido como lección cara al futuro ... y como no estoy seguro de que así sea, convendrá recordarlo a menudo.

28 comentarios:

Benet dijo...

Te honra reconocerlo.
Pero toda la sociedad valenciana progresista también ha sentido lo mismo alguna vez, yo como ejemplo te pongo al Cabanyal, ¿cuántas veces habéis silenciado el nombre de Salvem el Cabanyal?
Toda nuestra desunión ha hecho que ahora acaben con todos poco a poco sin que la sociedad valenciana se defienda conjuntamente.
Tampoco te critico a ti directamente, precisamente tú has dicho siempre las cosas claras, pero el colectivo de periodistas siempre ha obedecido ciegamente.

Un saludo

Julius Marx dijo...

És el primer article que llegeixo amb un tò d'autocrítica, i això t'honora.
Aprofito per expresar la meua perplexitat per un altra raó.
Sou periodistes. Se us ha format en buscar la veritat, en ser icissius, en recopilar i contrastar informació.
No em puc creure que ningú no haja pogut recopilar la suficient informació com per a portar als responsables del desballestament de RTVV davant la justícia, o, al menys, assenyalar-lo de tal manera que no puga alçar la cara de pura vergonya.
Pot ser este dossier existeixi i estiga en mans d'algú que ha continuat al seu lloc de treball...
D'altra banda, demane perdó, com a societat, per haver vist des de fa molts anys la degradació de Canal 9 i no fer res per a evitar-la.
Senzillament vaig girar la cara i no vaig considerar que Canal 9 / Radio 9 foren les meues Radio/Televisió. No vaig voler ni vore ni escoltar-les. Cada vegada es notava més i més la manipulació, el ús partidista d'este mitjà de comunicació, que el PP es va fer seu, quan era de tots els valencians.
Ho vaig donar com a algo natural i vaig pensar "que s'el queden", quan deuria haver fet alguna cosa més.
Ànims en la vostra nova etapa. Espere i desitge que el 9exili siga un mitjà que faça sentir orgullosos a vosaltres i a tots els valencians.

Anónimo dijo...

Yo soy unos de los pocos que se queda en Canal 9.
Y tengo que reconocer que hace años que no veo la cadena, porque me da vergüenza ajena.
Ajena y no propia porque yo nunca he dejado de grabar-editar o locutar todo lo que he visto, jamás he manipulado, aunque muchísimo del trabajo que yo he elaborado jamás ha visto la luz.
Es imposible que un cámara grabe algo cuando su jefe no le ha mandado a ese acontecimiento. Es imposible que un montador edite una noticia con unas imágenes que no tiene.
Yo he ido a manifestaciones para mantener TV3 en la que casi se podían juntar 1000 personas, y a otras en que se pretendía una Canal 9 pública, en valencià i de qualitat en la que apenas éramos 400, todos trabajadores. La sociedad valenciana, en su conjunto, ha sido tan culpable de la degradación de Canal 9 como sus periodistas.
Se ha pretendido, desde muchos sectores, que se defiendan los derechos de los valencianos con el pan de los hijos de los trabajadores de TVV, mientras ellos tomaban paella los domingos en la malvarrosa con la familia.
Esos 1000 despedidos y muchos de los que se quedan, no son los únicos culpables de la degradación y manipulación de la televisión pública valenciana.
Muchos de los que nos quedamos deseamos ardientemente que la cosa cambie y que algún día lleguemos a casa y pongamos Canal 9 para observar, satisfechos nuestro trabajo.
Se ha hecho un purga ideológica en Canal 9, pero ni todos los despedidos son adalides de la libertad de expresión ni todos los que se quedan adeptos al régimen.
Esperemos tener la suficiente fuerza para cambiar el rumbo y esperemos que la sociedad, ahora sí, nos refuerce en nuestro empeño.
Por último quiero dar las gracias a Julià Alvaro por su trabajo comprometido, por su tiempo en el comité de redacción y por su compañerismo. Si alguien no merece los reproches de la sociedad valenciana, eres tú.
Bona barca i bon vent.

Alfons Pérez dijo...

Demoledora reflexió de Julià Álvaro davant uns fets que ens han marcat per a sempre: hem sigut covards i acomodaticis. Després de tants anys, si un no es un mineral, esta xacra professional ens acompanyarà encara que no enfoquem correctament la nostra biografia. La falta d'ètica en la informació i la banalització absoluta i folclòrica de la 'realitat' televisada són una taca permanent que ningú, i amb raó, ens ha d'ajudar a netejar.

He de puntualitzar que sóc assalariat de C9 des fa dos dècades i no he sigut 'afectat per l'Ero'. Conec un poc uns quants departaments i crec que, quant més passa el temps, això de 'No som culpables' sóna davant la societat que encara no dorm a justificació interessada. L'egoïsme i l'argumentari que generem al voltant de la manipulació informativa intenta -en alguns casos i per la intensitat amb què ho prediquem- alliberar les nostres consciències. Ja sé que no tots som iguals. És cert que hi ha graus de culpabilitat, però endisar-nos en l'oceànic món de les eximents personals ens faria perdre l'objectiu. De fet no ser periodistes, sino tècnics, locutors, informàtics o meteoròlegs, no elimina la culpa però és una atenuant que alguns hem abraçat amb una convicció ben retribuïda i maquillada. En este sentit, és cert que en esta vida, en tot, hi ha graus i que per això es podia haver reclamat el martirologi econòmic als llicenciats en 'Ciències de la Informació', aquells per als qui "l'ètica" hauria de ser part irrenunciable de la seua professió -perque si no és per a contar la veritat, per a què collons cal el 'periodisme'-. Un dels fets que més sobta és que esta exigència professional que hauria de ser bàsica entre nosaltres -els qui encara som a dins de C9 i els qui fins fa no res també hi estaven-, ha sigut una excepció. I no parle dels qui han donat un pas endavant amb l'edició, direcció, o en càrrecs executius que només per això ja assumeixen la conjuntura del desprestigi professional. Parle de la plantilla en general on ,en honor a la veritat, amb algun escàs nom més, esta excepció té una identitat concreta i real: el company Julià, per exemple..., i quasi també que per final.

De la resta, de la immensa majoria en què m'incloc, per a conviure amb els amics, conegut o saludats, amb esta llosa de poca deontologia que ens acompanya, els recursos solen ser previsibles i infantils: 'aquell s'ha venut més que jo', 'cobra més que jo', 'si el poble no demana altra cosa perque m'he de sacrificar', 'si no ho faig jo ho farà algun altre i encara serà pitjor'. Què vol dir pitjor? Que manipularà la informació amb menys faltes d'ortografia que nosaltres? Que no es gastaran els diners guanyats amb la construcció -segons nosaltres- del País? Però, de quin País?

Hem tingut una oportunitat d'or, una empresa nova, amb futur, amb pressupost, amb gent preparada -i altra que no-, però també des del començ amb túmors que han acabat generalitzant-se i que provoquen molts interrogants. El que ha passat és un desgavell i el futur....ara per ara és silenci, però un silenci covat amb por generarà novament contaminació i manipulació. Vorem.

Lamente la pèrdua del sou de molta gent digna, qualificada i treballadora però també celebre alguns cadàvers que el foc amic ha provocat. La realitat no és plana...només ho és Castelló.

Anónimo dijo...

Els mestres tampoc.tenim molt motius per a defensar als treballadors de rtvv. Lamente la situacio pero no podeu demanar ajuda a qui heu maltractat informativament de form habitual.

Santi.es dijo...

Interesante autocritica, pero habría que recordar que como trabajadores, se deben de seguir las instrucciones del jefe, que para eso lo es y para eso cobra por ello, si el jefe es malo, el trabajador no tiene la culpa, la culpa es de quién puso a ese jefe, dónde nunca tuvo que estar.

Anónimo dijo...

Hay cosas que no se deben silenciar, y no hay excusa que valga para ello. Esto demuestra poca dignidad, y aprecio por la vida humana.

Anónimo dijo...

Honestedat la de Julià, vaja per davant de tot, crec que no sols és una responsabilitat dels periodistes, que és clar que en tenen, és una responsabilitat de tota la societat i crec que un factor molt important a tindre en comte és el clientelisme polític. Afectats podeu fer una radiotelevisió privada en català/valencià, per eixemple en cooperativa amb la gent més compromessa? ànim!

Maria Montava Gadea dijo...

Jo no puc defensar una cosa que no sent meua, canal 9 i ràdio nou no els sent meus. Tan de bo fos d'altra manera. Però hi ha una cosa que no acabe de comprendre: la defensa d'una televisió en Valencià es fa escrivint en castellà?

No us estranyeu que eixirem al carrer a defensar TV3, aquesta si la sentim nostra, i l'última vegada no fórem 1000 persones defensant TV3 fórem moltissimes més.

Anónimo dijo...

Es triste, pero las cosas son así. Uno se da cuenta de las cosas cuando no las tiene. Ese mea culpa no justifica que los trabajadores se hayan dejado manipular siendo conscientes.
Ya saben aquello de....
Primero vinieron a por mi amigo y no me importó.
Luego vinieron a por mi vecino y tampoco me importó.
Ahora vienen a por mi ¿ Es que no le importo a nadie ?.
Pues creo que os habeis ganando el dudoso honor de no importar a nadie por encubridores.

Anónimo dijo...

No es sólo el asunto del metro, Canal 9 ha informado intencionadamente mal o con omisiones muchos asuntos, y la responsabilidad no sólo es del jefe, también es del profesional que sólo le preocupa mantener su empleo.

Ahora ya les queda empleo, ni la dignidad de ser despedidos por ser íntegros.

recomendaciones dijo...

En el futuro la TV no existirá, lo veo

imperfecta dijo...

Com a estudiant de Periodisme a València, comprenc la teua situació ja que és el futur que m'espera: mitjans de comunicació que funcionen com a institucions polítiques. El que ens ensenyen a classe, a ser crítics amb la política, probablement és una utopia quan ens toque ficarnos al mercat laboral en acabar, si es que ho aconseguim.

Però aprecie llegir paraules de un "insider", un periodista que ha arribat allà, ho ha viscut i és capaç de fer autocrítica. Demostra que, encara ser marionetes de la direcció del mitjà, siga del color que siga, no heu perdut els vostres valors. No es pot anar culpant als demés dels propis fracasos, que és una activitat massa extesa en la nostra societat aquestos dies. Gràcies per la teua reflexió i ànim, per a tu, per a mi i per a tots.

Anónimo dijo...

Valiente y sincero, Julià!
Pero para tu tranquilidad, creo que son muchas las instituciones públicas valencianas donde podemos hacer la misma reflexión.
¿Quieres que te cuente lo que se vive en las Universidades...?

Anónimo dijo...

Los responsables hemos sido todos los ciudadanos de esta comunidad que hemos dejado que la corrupción fuera parte intrínseca de este paisaje, que no nos hemos movido hasta que han tocado nuestros bolsillos, la educación y la sanidad, las pensiones, los dependientes etc. RTVV y su programación, su manipulación informativa es solo una parte más de lo que todos hemos permitido, no solo los trabajadores... la pregunta no es : dónde estaba Canal 9? La pregunta es dónde estabamos todos los ciudadanos que lo permitiamos? Antes de acusar a los trabajadoes de Canal 9 deberíamos primero mirarnos al espejo y preguntarnos, no qué hice, sino qué no hice para evitar todo esto.

Anónimo dijo...

On estavem tots? En el cas del Metro i en 200 més. Quants van cada dia 3 a la concentració del Metro? Van els del Metro a les concentarcions de l'enseyament? Sigam 1000 el pròxim dia 3. Agafemtots el compromís d'estar allà, fem costat a les víctimes cada vegada que hi ha un injustícia.Podem multiplicar en facebook o en twitter les invitacions pel pròxim dia 3. Els periodistes de RTVV no són el problea, són tal sols un símptoma del problema. El problema som tots i, precisament, Julià Alvaro és l'únci que se la ha jugat mil vegades parlant amb llibertat i denunciant sense por. Ara, fa deu anys i amb els sociates.

Toni Esteve dijo...

Xe!, he rellegit "TELE IAIA", dedicada fa 10 anys per "Salvem el Botànic" als treballadors de RTVV, i he volgut reiterar el suport als ara seus NÉTS A L'EXILI :( i compartir aquest trosst de memòria.
Salut!
Toni Esteve

TELE IAIA
( Llegit des de la reixa ... “Als companys ” de Canal 9 )

Benvolgudes companyes :
La Coordinadora “Salvem el Botànic.Recuperem Ciutat” es solidaritza amb les mobiltzacions de les treballadores de RàdioTelevisió Valenciana “en defensa d’uns mitjans de comunicació públics , de qualitat i en valencià i en contra de la seua privatització” , com correspon a l’estima per aquest maltractat patrimoni de tota la ciutadania.
Ara fa 8 anys que des de “Salvem el Botànic” venim lluitant també en defensa del patrimoni valencià , en aquest cas arquitectònic, urbanístic i paisatgístic , reclamant la participació ciutadana en la planificació i gestió de les viles que habitem.
Pensem que l’existència i les activitats dels moviments socials,cívics,culturals i artistics del País Valencià no es veuen reflectides a la “nostra” televisió: nostra perque nostres seran els seus deutes ; aliena perque d’uns altres seran els beneficis de la seua manipulació particular i interesada.
A nosaltres ens agradaria que la radiotelevisió pública fos com una iaia qui canta amb gust les excel.lències dels seus néts i nétes.
Com també les seues lluites i misèries : la realitat del poble valencià. Ara , però , la iaia està captiva.
Ens fa vergonya la projecció de programes detritus i falsejadora propaganda. I ens fa coratge que ningú intente vendre-la , esclava , “als nous amos” , sense adonar-se’n que l’únic amo de la iaia sou vosaltres , treballadors i treballadores de Canal 9 . Vosaltres sou els qui en aquests moments representeu la seua dignitat.Vosaltres sou... els seus néts preferits.
Salut i endavant cosines i cosins .

Toni Esteve i Pilar Marín
(portanveus C. Salvem el Botànic Recuperem Ciutat)
30 de Gener de 2003.Burjassot de l’Horta

Beatriz Garrote dijo...

Moltes Gràcies.

Anónimo dijo...

"Roma no paga traidores"

Anónimo dijo...

La educación en Valencia es una de las peores del estado español. A su vez la educación en España es una de las peores de Europa.
Se podría pensar que la culpa es de los profesores, que no enseñan bien a nuestros hijos, que tienen excesivas vacaciones, que no están motivados...
Pero yo no pienso eso. Pienso que la culpa es de nuestros políticos, que colocan a gente al mando para conseguir sus verdaderos propósitos , como por ejemplo la degradación del sistema público educación para favorecer al privado.
Lo mismo se podría aplicar a la sanidad, por ejemplo.
Sin embargo, en cuanto a Canal 9 siempre se ha pensado que los culpables eran los trabajadores.
Y eso es tan mentira como que los causantes de nuestra mala educación sean los maestros o los de la mala sanidad los enfermeros.
Hay algún trabajador de TVV, no obstante, con sentimiento de culpabilidad. Quizá se deba a que en algún momento hizo o dejó de hacer algo que su ética profesional le exigía. Eso es algo que él debe plantearse de forma privada y llegar a purgarlo con confesión pública si con eso consigue paz espiritual (como ya hizo Frederic Ferri, por ejemplo, en un vídeo de la asociación de vítimas de metro)
Yo por mi parte, como trabajador de Canal 9, tengo la concienza completamente tranquila.
PD: estic a favor que TV3 emeta a la Comunitat Valenciana. No obstant sempre ha sigut un canal en una audiència tangencial, tendent a zero, inclús quan tènia senyal a tot el territori. Dit aixó, pense que qualsevol minoria te el dret de tindre els mitans de comunicació que desitje.

Anónimo dijo...

Sense oblidar que al País Valencià, TV3 genera l'increïble xifra de 3 llocs de treball (hi ha una periodista, un càmera i un productor, dels quals soc gran amic) . I sense oblidar que la TV3 al País Valencià genera l'increïble xifra de zero euros de negoci per a les productores locals

Fulanot dijo...

Durante todos estos años (muchos años), y viviendo en Valencia, me han llegado mas noticias de protestas por la censura y demás despropósitos, de trabajadores de Telemadrid que de Canal 9.

Así que .....demasiado tarde.

Anónimo dijo...

Em quede amb el comentari de Maria Montava:

Jo no puc defensar una cosa que no sent meua, canal 9 i ràdio nou no els sent meus. Tan de bo fos d'altra manera. Però hi ha una cosa que no acabe de comprendre: la defensa d'una televisió en Valencià es fa escrivint en castellà?

No us estranyeu que eixirem al carrer a defensar TV3, aquesta si la sentim nostra, i l'última vegada no fórem 1000 persones defensant TV3 fórem moltissimes més.

Santi Vallés dijo...

Crec que tots som un poc culpables del que ha passat en RTVV, alguns per no denunciar des de dins el que estava passant des de feia anys i altres perquè des de fora no els hem ajudat a fer-ho. No crec que siga ni just ni ètic retraure ara als altres el que nosaltres mateixos no hauríem sigut capaços de fer ni hauríem estat disposats a fer. No es tracta de demanar heroïcitats a ningú. I encara menys ho hauríem de fer els qui no hem patit una situació així. Però sí, pot ser fóra ara un bon moment per a reflexionar sobre el que ha passat i què és el que no hauríem d'haver fet. És això el que ens ha perdut com a societat en general: el nostre comportament egoista i insolidari. Només ens menegem si la cosa ens toca a nosaltres. Això és el que hem fet i continuem fent la majoria. No cal dir que testimonis com el de Julià Álvaro, d'una sinceritat aclaparadora, així com la iniciativa MILDENOU, que es presentà el passat dia 14 de març en la Universitat, són dos exemples que inviten a l'esperança i a creure que alguna cosa està canviant al si de la societat valenciana. Només així, des de la solidaritat i l'empatia amb el patiment de l'altre, és com serem capaços de ser una societat cívicament vertebrada i amb la suficient consistència per a transformar l'estat actual de les coses. La unió d'unes forces que cal aprofitar per a virar el rumb d'un desficaci que ja dura massa anys.

Anónimo dijo...

me consta que un cámara de informativos fué a cubrir la noticia y le increparon diciendole (con toda la razón) que para qué grababa si no lo iban a emitir. El cámara les dijo que el hacía su trabajo y que de él no dependía, pero les pidió que dijeran todo eso a cámara y que él se lo enseñaría a sus jefes. Volvió a la redacción y les puso las imagenes y los mensajes a cámara a los editores y directora de informativos...Esta es la realidad, les dijo. Nadie hizo nada. Por cierto... todos esos jefes se han quedado y el cámara está afectado por el ere

VENENO dijo...

Entiendo a Julia, asi como los comentarios aqui realizados, pero cometemos el error de examinar la situación desde un angulo zenital, propio solo de dioses. Solo la sociedad es responsable de haber reiterado cuatro mandatos al mismo partido por mayoria absoluta. La ultima, con su lider sentado en el banquillo. Todos han adorado su figura, su porte, sus trajes y sus decisiones, como prorogar la locura de la formula 1, dos dias antes de su dimisión. Como estrella rutilante del firmamento valenciano, cegaba, prometia y encandilaba a propios y extraños. Canal 9, igual que el resto del entramado empresarial del gobierno autonomico, servia fielmente las directrices de Roma, a mayor gloria de su Cesar. ¿Que donde estaba yo cuando el circo gritaba: ¡Muerte! ?, limpiando sangre e hirviendo aceite. Espartaco era un romantico que cargo con la culpa de todo el Hemiciclo. Aqui no vale el "mea culpa", si no nos gusta el guion, votemos una realidad nueva, pero no busquemos entre nosotros un martir al que crucificar.

Anónimo dijo...

Yo también me arrepiento de algunas conductas que tuve en el pasado. No me trajeron nada bueno. Para todos los que dicen que la RTVV se tiene que defender en valencià les digo que no. Yo soy bilingüe y tengo derecho a expresarme como quiera. Molts dels què heu treballat en canal nou durant anys en el carrer parleu castellà sense problema, no censureu a qui vol expressar-se en castellà. És una ràdio televisió pública en una comunitat bilingüe.
Y tanto papa, tanto president camps trae lo que trae. Os comprendo, os entiendo y os respeto...

Anónimo dijo...

Pues tornar a votar PP cada poble te el que es mereix