martes, 19 de febrero de 2013

Suplantación periodística en TVE

http://estaticos.elmundo.es/elmundo/imagenes/2013/02/19/comunicacion/1361270728_0.jpg
 Julio Somoano, director de Informativos de TVE, recogiendo el Premio Nacional de Televisión concedido por el ministerio de Cultura y que le entrega el Príncipe Felipe (Foto: RTVE).

Imaginen por favor a José Ibáñez Martín, el ministro de Educación franquista entre 1939 y 1951, recogiendo un premio otorgado al gobierno de la II República en reconocimiento de las "Misiones Pedagógicas" impulsadas por Manuel Bartolomé Cossio. No me digan que no sería una escena extraña, una imagen cruel: un galardón pensado para reconocer el esfuerzo por multiplicar el número de maestros y erradicar el analfabetismo rural que, por culpa de la tardanza en entregarlo, acaba en manos del responsable de represaliar a más de 20.000 docentes. El verdugo colgándose la medalla ganada por su víctima.
Hoy, con setenta años de diferencia, ya superado el franquismo,  se ha vivido en Madrid un hecho como el que yo les pedía que imaginaran: Julio Somoano, director de Informativos de TVE, que llegó al cargo en julio del 2012 con la misión de acabar con la "era Llorente", ha recogido el Premio Nacional de Televisión que, en 2011, el ministerio de Cultura concedió a los Informativos que, por aquel entonces,  dirigía el mentado Fran Llorente.
Llorente, en sus ocho años al frente del departamento (2004-2012), demostró que ese fatalismo que pesaba sobre los informativos de TVE, y sobre los de cualquier televisión pública, en el sentido de que tenían que ser simples "voceros" del gobierno de turno es mentira. Los Informativos de TVE durante los años de Llorente (años de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y el PSOE, no se olvide) fueron más plurales, más profesionales, más críticos y mejores que nunca. No eran perfectos, ni mucho menos, pero valía la pena verlos. Informaban, tan simple como eso. Precisamente porque informaban, y lo hacían bien,  ganaron en noviembre de 2011 el Premio Nacional de Televisión. El fallo del jurado les reconoce: "el tratamiento escrupuloso de la diversidad de la opinión como reflejo de la pluralidad social, el trabajo siempre atento a la dimensión ética y de valores, así como la altísima calidad profesional de sus equipos...".


El día de su despedida, Llorente, fue aplaudido por la Redacción.


La llegada del PP al gobierno en 2012 acabó con todo eso. Se colocó al frente de RTVE a un hombre ligado al PP,  Leopoldo González-Echenique y, como jefe de Informativos, se buscó a Julio Somoano que venía de dirigir noticiarios en la Telemadrid de Esperanza Aguirre, cadena ejemplar en abuso partidista y manipulación informativa. Llegaron las depuraciones de periodistas. Cambiaron los presentadores (con la excepción de la inconmovible e inamovible Ana Blanco). Aterrizaron jefes y más jefes provinientes de la mencionada Telemadrid o de cadenas privadas marcadamente pro-PP. Las estupendas entrevistas matinales  de Ana Pastor (con repreguntas y repreguntas) se sustituyeron por los cuestionarios tipo "me-alegra-que-me-plantee-esta-cuestión..." de María Casado. Todo así. En lugar de "Informe Semanal", ahora emiten un espacio, con el mismo título y también de reportajes, más dedicado a tapar que a descubrir  ("caso Bárcenas" por ejemplo), más propaganda que información.
Así que hoy, como si todo fuera normal, Julio Somoano ha recogido de manos de los Príncipes de Asturias el Premio Nacional de Televisión. Desde TVE, han aclarado que Fran Llorente había sido invitado al acto pero que no había querido asistir ("declinado la invitación"). Igual tenían previsto recoger el premio a cuatro manos y les han arruinado la foto. Lo significativo no es la ausencia de Llorente sino que Somoano, sin ningún tipo de reparo, haya ocupado un sitio que no le pertenecía. Me dirán que las ceremonias oficiales tienen estas cosas, pues si es así, si circunstancias como las de hoy se pueden dar con normalidad, acabemos con los premios periodísticos. Que los Príncipes se hayan prestado al paripé como si tal cosa también dice mucho de su nivel de exigencia ética, aunque claro, teniendo en cuenta los informativos que presentó en su día la Princesa, con Urdaci de jefe, no me extraña su falta de sensibilidad.
Lo sucedido hoy en Madrid, me recuerda un caso que se dio en Valencia hace algo más de diez años. La Unió de Periodistes del País Valencià concedió su premio anual "Llibertat d'Expressió" al Comité de Redacción de Canal 9 por su lucha contra la manipulación informativa en la cadena. Pues bien, al día siguiente, en los noticiarios de la cadena autonómica, el titular fue: "La Unió de Periodistes concede a Canal 9 su premio Llibertat d'Expressió". No me digan que no es bueno... Vamos, como si concedieran el Nobel de la Paz a las Madres de la Plaza de Mayo y la televisión de Videla dijera que se lo han dado a Argentina.
TVE anda ahora a la caza de otro premio: han presentado la candidatura de "Informe Semanal" a los premios de la"Academia de Televisión". Consideran que el 40 aniversario del programa es una buena ocasión para que se lo den. A continuación destaco algunos párrafos de la carta que la dirección de TVE ha enviado a los académicos para defender sus merecimientos. Los subrayados son míos:


Queridos académicos:

El próximo mes de marzo el programa Informe Semanal de TVE cumple 40 años en antena. Una cifra importante, pero no extraña en las televisiones de Centro Europa y Estados Unidos, donde las apuestas de la audencia son más estables y atemperadas. Pero en España, cumplir 40 años de emisión es un auténtico récord. En estas cuatro décadas Informe Semanal se ha convertido en un clásico de la información, en la noche de los sábados, tras el Telediario [...]
Con el paso de los años, y a pesar de la competencia del fútbol en directo, fue ganando peso específico entre los informativos de gran formato [...] Una apuesta que, por económicamente cara y profesionalmente arriesgada, no todas las emisoras se atrevieron a afrontar de forma continuada [...] Nacido con los estertores del "franquismo" y reforzando su trayectoria a lo largo de la Transición, Informe Semanal ha acompañado a la Democracia española hasta su edad adulta... Varias generaciones de españoles se han ilustrado con sus contenidos. Y cuarenta años después sigue cumpliendo su objetivo de ser un referente de rigor y calidad en el tratamiento de la información audiovisual [...] Al cumplir cuarenta años un reconocimiento por parte de los "grandes maestros" de la profesión parece una excelente oportunidad para dar un respaldo a un modelo y a un formato, que marcó un camino que aún sigue vigente.

Solo tres comentarios:

1. Lo de entrecomillar franquismo resulta muy difícil de entender. Parece un intento de relativizar el régimen de Franco en sus últimos años, como si fuera, digamos, dictadura, sí, pero menos. Unas comillas de lo más curioso que igual tienen una explicación diferente a la que he dado pero, en todo caso, a mí  se me escapa.
2. La frase "cuarenta años después sigue cumpliendo su objetivo de ser un referente de rigor y calidad..." parece poco adecuada. Ver actualmente "Informe Semanal", tanto por la selección de temas como por los contenidos cuando la noticia es "sensible", el espacio ni es riguroso ni es de calidad. Podían haber apelado a su trayectoria, a sus cuarenta años, pero citar el momento presente del programa es como mentar la bicha.
3. La apelación a los "grandes maestros" del último párrafo es un exceso de adulación innecesario e impropio de la candidatura de un espacio como "Informe Semanal". Un programa "riguroso" no puede ser tan obsequioso cuando reclama un galardón.

1 comentario:

VENENO dijo...

Canal 9 fue premiada por la maravillosa retrasmison del "V Encuento Mundial de las Familias". Tarea que simultaneo con la maravillosa cobertura del "Mayor accidente de metro de España" del que tambien se recogieron elogios.
Hoy, siete años despues, los responsables estan siendo renovados en sus cargos directivos a mayor gloria y los trabajadores que lo hicieron posible despedidos a mayor ensañamiento. Esto no lo arregla ni "Chicote".