miércoles, 12 de diciembre de 2012

Se busca miserable para RTVV


Balance 2012 en RTVV: Mirar a tu alrededor y saber que tres de cada cuatro personas van ser despedidas pero no saber cuándo (hoy, mañana, la semana que viene...), ni en base a qué criterios  Así un año entero. (Foto: thrig)


Me propongo siempre no hacer un "post" semanal sobre Radiotelevisión Valenciana (RTVV), empresa en la que trabajo, pero no puedo. Me gustaría escribir (suponiendo mis conocimientos llegaran para ello) sobre cuestiones más elevadas y no haber de rebuscar en el fango de lo que veo a mi alrededor. Llevamos un año con la tortura de saber que nuestro puesto de trabajo huele a muerto. Un año con la sensación de estar (laboralmente) de prestado. Doce meses largos con nuestra vida profesional en entredicho, nuestra hipoteca en riesgo y mirando con miedo nuestro futuro y el de nuestros hijos. Un año entero con los pasillos y las mesas reventando a rumores, rodeados de secretismo, de indefinición y de opacidad. Sabiendo que el 75% se va pero sin saber quién, ni con qué criterios, ni cómo, ni en base a qué. Con los periódicos, voceros en su mayoría del poder, intoxicando con noticias falsas, sin dar una a derechas y hablando de lo que no tienen ni idea. Ha sido un año viéndoles las caras a un grupo de directivos que en los resultados de su gestión tienen la medida de lo que valen, o sea, nada. Directivos que han sido, son y serán simples mamporreros (cada cual da para lo que da) de un gobierno a la deriva que cada viernes se hace carne con la comparecencia en directo del vicepresidente José Císcar, mientras su superior, Alberto Fabra, está reunido con alguna agrupación de clavarios, una patronal amiga o inagurando una sede local de su partido... con las cámaras de Canal 9 a su vera, claro. Fabra puede estar en cualquier tipo de actividad menos hablando con quien no está de acuerdo con él, negociando, escuchando otras voces, otras propuestas, consensuando. Fabra nunca debate: en Madrid acata y en Valencia ejecuta. Ni en un sitio ni en el otro hay discusión posible. ¿Democracia? Si se entiende por democracia algo má que ganar una elecciones cada cuatro años, de democracia, nada.
Miren este pasaje de la película argentina "El mismo amor, la misma lluvia" porque describe lo que sucede en RTVV. Son solo dos minutos. Un trabajador de la casa seguro que identifica a los prototipos. Para alguien ajeno puede resultar ilustrativo.




La vergüenza, la burla y el fraude de RTVV ha de caer en Fabra y su gobierno porque ellos son quienes, de verdad, están al mando de la nave y la dirigen. Ellos marcan el supuesto camino. ¿Qué no hay camino? Ya lo dije, RTVV es como una nave comandada por monos, por eso su trayectoria resulta tan errática.
La pregunta es: ¿por qué se empeñan en hacer las cosas tan mal? En mi opinión es la combinación entre la ineptitud y la falta de honradez, una combinación letal. Descartadas la inteligencia política, el sentido democrático y la utilidad pública, ¿qué les puede hacer rectificar? El ridículo que están haciendo es evidente que no. Con sus recua de diputados imputados, con los ya sentenciados, con los desprecios a los que les somete cada semana el gobierno Rajoy, con sus datos en educación, en sanidad, con sus cien movilizaciones diarias de protesta... ¿cómo les va a hacer recapacitar el ridículo que están haciendo en RTVV?
Pese a ser gente de misa, amiga de los obispos y, supuestamente, temerosa de Dios, tampoco podemos contar con la caridad cristiana como motor de rectificación. Según las previsiones, las enésimas, esta semana deberían haber empezado los despidos de los trabajadores de Ràdio 9 y los directamente dependientes del Ente RTVV. Se suponía que les tenía que llegar un correo electrónico con el anuncio. ¿Saben lo que es esto? La imagen del lunes era muy triste. Gente con veintitres años en la casa, o con veinte o con quince, continuaban con sus tareas diarias, tecleando su terminal, sabedores de que la noticia, como un hachazo, estaba al caer. Seguían frente al ordenador registrando, por ejemplo, los contenidos de la programación emitida o preparando ordenes de pago o de salida de material. Cada cierto tiempo, minimizaban la pantalla para pasar a su carpeta personal de mensajes y revisar si el maldito mail había llegado. No, no había llegado. Recuperaban la pantalla y seguían. A los diez minutos repetían la operación. ¿Esto no es una tortura? ¿Quién se merece este trato? ¿Esto no es un maltrato laboral denunciable? ¿Qué adjetivo merece quien lo provoca? ¿A quién le gustaría que su hijo pasara por una cosa así? ¿Tiene hijos el Sr. Fabra, los tiene el Sr. Císcar?
Finalmente no llegaron los despidos, se retrasan una semana más, quizá dos, quién sabe. Dimitió el director general (hasta López Jaraba estaba incómodo ante su fecha de caducidad anunciada y sin compensación a la vista); se congeló el proceso. Ahora se está a la búsqueda de un sustituto provisional sin otro cometido que firmar los 1.145 despidos pendientes; vamos, se busca  un carnicero. Dicen que no lo encuentran. No me lo cero. El gobierno de Fabra no tendrá ningún problema para dar con algún miserable para tan miserable tarea. En la casa mismo hay decenas y fuera de ella, muchos más.
El caso RTVV es un ejemplo de crueldad en relación a los trabajadores pero el gran problema de la casa es su inutilidad social, el fraude cometido  y como se ha despojado al País Valenciano de una herramienta fundamental para su futuro. En este mundo globalizado un país sin medios de comunicación públicos vive de prestado. Eso también habrá que apuntarlo al debe del gobierno Fabra. Lo que está sucediendo en RTVV es la metáfora perfecta de la gestión del gobierno de la Generalitat y de su capacidad: ¿cómo va a levantar un país, un gobierno que no es capaz ni de gestionar una televisión?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu articulo, ojalá hubiera mucha más periodistas en esos periodicos voceros que fueran capaces de denunciar esta situación, por que todo el mundo habla de la empresa pero nadie se acuerda dela salud mental de más de 1.000 personas y sus familias. Por que los sindicatos no plantean una denuncia global de mobing?.

Anónimo dijo...

Increíble!!!. Cuantas verdades dichas y calladas. Todo mi apoyo!!!

Anónimo dijo...

Gracias, Julià. Como siempre, tus análisis son inteligentes y certeros.

Ginger dijo...

Un artículo estupendo!!!!


Saludos

SalvemlaRotonda dijo...

Ineptitud y falta de honradez, desgraciadamente las características de gran parte de nuestra clase política. ¿Conoces nuestro caso? Somos vecinos en lucha contra un especulador que, con el beneplácito del ayuntamiento, quiere desgraciar "La Rotonda" el edificio más bonito del barrio y uno de los más emblemáticos de Barcelona.
Si te apetece, visita nuestro blog y conocerás los detalles. Lo que quieren hacerle a la Rotonda es como lo que nos quieren hacer a todos: enriquecerse a nuestra costa, aprovechar de nosotros hasta el último metro cuadrado y dejarnos irreconocibles.
Un abrazo y muchos ánimos!

Anónimo dijo...

Se puede decir mas alto pero no mas claro. Gràcies Juliá.

jaimescolano dijo...

Bueno Julià... Y el vídeo, joder, me ha recordado...

Anónimo dijo...

Excelente como siempre. ¿Por qué callan los que tenían que hablar y denunciar? Los que se den por aludidos si les pica que se rasquen.

Anónimo dijo...

...muchas gracias por tus palabras..