martes, 13 de noviembre de 2012

Una democracia sin ciudadanos

Alrededor de un millar de personas han abucheado hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su visita a Valencia (Foto: J.F.)

Hay escenas de esta democracia nuestra que digerimos con toda normalidad pero si paráramos, aunque solo fuera un par de segundos, a pensar sobre ellas nos deberían poner los pelos de punta.

Esta mañana ha estado en Valencia, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que ha inagurado el II Congreso Nacional de Directivos. Alrededor de 1000 personas le han abucheado a la entrada del acto. Eran distintos colectivos de trabajadores públicos, propietarios de farmacias, colectivos vinculados a los dependientes, etc.
Les dejo un vídeo para que vean como ha sido la entrada de Rajoy en el Palacio de Congresos, que era donde se celebraba el acto.


Ya digo, hay cosas que damos por normales pero que no lo son.
El presidente Rajoy se desplaza hasta Valencia para presidir un acto de "afines", empresarios y políticos del PP le arropan, le jalean, le sonríen. No me digan que no es curioso que, con la cantidad de problemas que hay abiertos en canal en la agenda política, el máximo responsable del gobierno del país "pierda el tiempo" en una acto de gente con la que está de acuerdo, en vez de reunirse, debatir y trabajar con aquellos con los que mantiene diferencias.
Rajoy, acompañado del president de la Generalitat, Alberto Fabra; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberà, diputados, alcaldes y cargos representativos de toda índole necesita que el lugar del acto se blinde para que los ciudadanos no puedan acercarse a ellos. Un nuevo hecho sorprendente: los políticos que ocupan los cargos de mayor responsabilidad y que, por tanto, son los que más votos han recibido no pueden ir por la calle sin una legión de policías a su servicio. No digo algunos policías, digo una legión. Hoy en Valencia había más de 100 agentes protegiendo a las autoridades, ¿protegiéndolas de quién? De sus votantes, de los ciudadanos. Además todo el perímetro de la manzana donde se celebraba el acto estaba rodeado de vallas y vehículos policiales. Los representantes, blindados protegiéndose de sus representados. No parece muy democrático. Justamente el PP que tantas veces presenta el gasto público como un despilfarro, ¿habrán calculado cuánto cuesta un despliegue de esas características?¿Qué pasaría si los políticos olvidaran tanta protección, departieran con la gente y la policía se limitara a denunciar (con dureza si se quiere) a quien cometiera un acto contrario a la ley?
Los periodistas no han tenido ni la más mínima posibilidad de acercarse a Rajoy o sus acompañantes. Si la gente de la calle no puede tomar contacto con sus representantes políticos, que menos que los que operan como intermediarios, los periodistas, si puedan acceder a Rajoy y preguntarle. Pues nada. Breves tomas de cámara, ni una pregunta. Luego se sirven imágenes oficales a cargo de los mismos organizadores para que no se cuele nada que pueda resultar molesto.
Pensemos en los medios públicos (en el caso de los privados vale igual pero en los púbicos es todavía más rocambolesco). Las radios y televisiones públicas dependientes de la Administración envían a sus profesionales a cubrir el acto de Rajoy pero la misma Administración evita que los medios, incluso los suyos propios, se puedan acercar al Presidente. A mí me parece surrealista. Lo tomamos como normal... pero no lo es.
Como no lo es que la televisión pública valenciana, Canal 9, le dedique más de 10 minutos a la presencia de Mariano Rajoy en Valencia, de los cuales apenas 20 segundos son imágenes de las protestas.
Esto es todo lo que se dice al respecto:
"I  a les portes del Palau de Congressos s'ha convocat una concentració per a protestar contra les polítiques econòmiques del Govern. Sindicats i organitzacions socials han rebut amb xiulades les autoritats i els empresaris que assistien al Congrés. Entre els col.lectius, treballadors d'empreses públiques afectades per Expedientes de Regulació que exigixen la seua retirada. Els manifestants han demanat la retirada de la reforma laboral i un canvi en l'agenda econòmica del Govern". 
Por contra, las referencias al acto, a las palabras de los distintos intervinientes o las opiniones de los participantes, han sido muchas y generosas; valga como ejemplo del tono la conexión que se ha hecho con el Palau de Congresos (pinchando aquí).
Acabado el acto, Rajoy, la alcaldesa Barberá y Fabra han mantenido, según la versión oficial del mismo PP, una reunión de, según dicen, una hora. En ese tiempo, haciendo caso a lo que han explicado los portavoces gubernamentales, Rajoy se ha interesado por distintos temas valencianos. Así mismo, también dicho por sus portavoces, Fabrá y Barberá le han comentado a Rajoy la importancia del futuro Corredor Mediterraneo. El presidente del Gobierno, según la misma versión oficial, ha coincidido en la valoración.
Ya ven: periodismo en estado puro, democracia cien por cien. Todo normal.

No hay comentarios: