martes, 20 de noviembre de 2012

Si Rajoy tuviera ruedas... sería una bicicleta


Mariano Rajoy, durante la noche electoral del 20N de 2011. (Foto: AP)

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy anda tan mal de argumentos para defender su política que, coincidiendo con el primer aniversario de su victoria electoral, cuando ayer le preguntaban por los pobres resultados de su gestión, no era capaz de ir más allá de contestar repregutando: "¿Qué pasaría si no hubiésemos tomados las medidas que hemos tomado?" Hay que tener pocas razones para una respuesta tan pobre. Nadie sabe lo que hubiera pasado, es verdad; igual que nadie sabe cómo estaríamos ahora si en lugar de hacer lo que ha hecho hubiera hecho lo contrario. Nadie sabe, por ejemplo, qué habría sucedido si hubiera aplicado las promesas con las que ganó las elecciones. Nunca se sabe lo que podría haber sido pero no fue.
Vale, sí, nadie sabe exactamente lo que hubiera pasado si el gobierno Rajoy no hubiera hecho lo que ha hecho... aunque algunas certezas sí tenemos. Por ejemplo, si Mariano Rajoy no hubiera hecho la reforma laboral que hizo muchísima gente hubiera conservado su puesto de trabajo; si no hubiera facilitado los despidos, no se hubieran multiplicado los EREs; si en lugar de subir los impuestos por abajo, los hubiera subido por arriba, tendríamos un país un poco más justo e igualitario; si en vez de recortar derechos y servicios sociales hubiera perseguido y legislado contra los grandes defraudadores, tendríamos muchísimo menos déficit y viviríamos mejor; si  en vez de una amnistía fiscal hubiera hecho una reforma fiscal progresiva, tendríamos menos fraude y más recaudación; si no se hubiera cargado RTVE, seguiriamos con una televisión pública decente; si no hubiera puesto a José Ignacio Wert de ministro de Educación, no estaríamos tan avergonzados; si no hubiera apostado por el "Santiago y cierra España", los catalanes no estarían con las maletas hechas; si en lugar de fomentar la privatización de los servicios se hubiera optado por rentabilizar y potenciar lo público, nuestros derechos estarían más garantizados; si el gobierno no se hubiera entregado de cuerpo entero a la educación privada y concertada, tendríamos unas mejores escuelas públicas; si hubiera disminuido el gasto en Defensa, podríamos invertir más en sanidad; si Rajoy no hubiera buscado a su ministro de Economía en Lehman Brothers, no disfrutaríamos de Luis de Guindos y los no banqueros estaríamos más tranquilos; si se hubiera obligado a la Iglesia a pagar impuestos, no hubiéramos tenido que recortar en becas;  si se hubiera rebajado de verdad el presupuesto de la Casa Real, igual tendríamos cien investigadores más investigando; si Ana Mato no hubiera llegado a ministra, no hubiéramos sentido tanta vergüenza ajena; si Montoro no estuviera en Hacienda, veríamos el futuro con unos gramos más de confianza; si el gobierno Rajoy hubiera legislado sobre desahucios, no se estarían quedando en la calle centenares de familias por día, es posible que incluso se hubiera ahorrado algún suicidio; si no hubiera retirado la tarjeta sanitaria a los inmigrantes sin papeles, muchos vecinos nuestros, extranjeros y pobres, vivirían un poco más felices y España será un país más digno; si hubiera puesto a alguien con currículum en el ministerio de Trabajo,  Fátima Báñez no estaría en el cargo; si no fueran tan indulgentes y permisivos con sus amigos, quizá no habría pasado lo del Madrid Arena; si no hubiera puesto a Fernández Diaz en Interior, la policía no estaría reprimiendo como en tiempos de Franco; si hubiera consultado en referéndum su medidas de austeridad, sabríamos si la gente acepta los incumplimientos electorales y, por tanto, ganaríamos en democracia; si hubiera retirado su recurso ante el Constitucional por los matrimonios homosexuales, no hubiera alargado la angustia de los afectados; si hubiera apostado por la decencia de los cargos públicos, no tendríamos decenas de imputados de su partido en cargos representativos; si hubiera puesto en marcha una Ley de Transparencia exigente, sabríamos lo que pasa en la administración y la administración sabría que la estaríamos vigilando...
En fin, no sigo. Tiene razón Rajoy, ¿quién sabe lo que hubiera pasado si...? Por no saber no sabemos ni si Rajoy hubiera ganado las elecciones de hoy hace justamente un año diciendo la verdad de lo que pensaba hacer.

3 comentarios:

manolisa dijo...

ENDAVANT !

Luis Lizarán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis Lizarán dijo...

Excelente análisis de un año desastroso a todos los niveles. Si Rajoy tuviera ruedas... estarían todas pinchadas.