jueves, 1 de noviembre de 2012

Quitar de en medio el periodismo

El vídeo que sigue, pese a tener una antigüedad de prácticamente cuatro meses, ha saltado estos días a la fama en la red y ha puesto bajo los focos al alcalde Roquetas de Mar y presidente de la Diputación de Almeria, Gabriel Amat, del Partido Popular.
Se trataba de la inauguración de la nueva sede del diario "Ideal" en Roquetas. En su discurso, Amat, que ha colaborado en que el "Ideal" pueda tener sede en su población, dejaba claro que hay un determinado periodismo que le molesta; el que le critica, por supuesto. En la inauguración de la sede de un rotativo tradicional como es el "Ideal", Amat apuntaba a determinados periodistas que publican a través de internet como malos profesionales y concluía que es necesario quitarles de en medio.
Vemos el vídeo y continuamos.

                      

Queda claro el poco amor que Gabriel Amat tiene por los periodistas que le critican. El ahora presidente de la Diputación de Almería es alcalde de Roquetas de Mar desde 1995. Se trata de un hombre hecho a si mismo, promotor inmobiliario, rico propietario agrícola, concesionario automovilístico, dueño o accionista de un considerable número de empresas junto con distintos familiares y militante popular desde finales de los setenta (esta es su declaración de patrimonio).
En estos momentos, Gabriel Amat, muy próximo a Javier Arenas a quien define como "mi hermano pequeño", es el dueño y señor del partido en Almería pero para llegar a ello mantuvo un pulso duro con el entonces alcalde de El Ejido, Juan Enciso, denunciado ante la Fiscalia, cosa que acabó con Enciso en la cárcel. En ese momento, el PP almeriense se fracturó pero cuando el victorioso PSOE decayó y los populares se recuperaron, para entonces, Amat ya controlaba todos los resortes del partido en la provincia.
No resulta extraña la animadversión de Gabriel Amat hacia los periodistas críticos. Los políticos, en general, gustan poco de recibir críticas. Además, aquellos que gobiernan y controlan posibles subvenciones, ayudas o simplemente publicidad institucional tienden a estar muy bien acostumbrados. Su habito es más la lisonja que el tirón de orejas. El periodismo que más frecuentan  es el de aquellos que escriben al dictado de sus amplios gabinetes de prensa y, por tanto, cualquier cosa que se salga de eso les sorprende primero y les molesta mucho, después.
En el caso concreto de Amat, los medios de referencia en Almería lo acostumbran a tratar muy bien. Sus relaciones con ellos son muy buenas. Como muestra, un perfil que le hacen en el "Ideal"  del que entresaco un par de párrafos pero del que aconsejo su lectura integra:

- "Dios parece haberle dado el don de la oportunidad y él, que lo sabe bien desde que se embalaba con aquel motocarro que parecía que trotaba cuando iba cargado de hortalizas en busca de comprador, mantiene la confianza en que haga lo que haga le saldrá bien".
- "Tampoco duda en mezclarse con los trabajadores de una obra pública municipal, en parecer uno de ellos mientras los rivales políticos se dedican a criticarlo".
- "No cabe duda de que podría haber sido un gran cirujano en el quirófano, un gran farmacéutico en la rebotica, un ingeniero perfecto en el astillero, un letrado de fama en el juzgado... lo que hubiera soñado".

Así las cosas, con estos tonos y estos adjetivos, es evidente que Gabriel Amat donde ha topado con la china en su zapato es en internet. Allá hay distintos periodistas o empresarios almerienses que usan sus blogs para contar cosas del presidente de la Diputación de Almería que no salen en los medios convencionales. Destacan el blog de Pepe Fernández, un exdirector de Onda Cero en Andalucia entre 1993 y 2002,  y el del empresario Luis Montoya. Estos son dos de sus principales  motivos de molestia. De ellos hablaba Amat cuando decía lo de "quitar de en medio".
Fernandez ha denunciado reiteradamente los lazos que unen a Amat con las empresas responsables de los medios almerienses de referencia, así como también alguna depuración de periodistas a instancias del alcalde de Roquetas. De todas formas, quien con más dureza carga contra el edil es Luis Montoya, un polémico empresario que estuvo vinculado a la edición de "El Mundo" en Almería que acabó en fracaso cuando Gabriel Amat les cerró el grifo de la publicidad institucional. Montoya no solo recoge casos de presión sobre los medios sino también tramas corruptas a las que vincula al presidente de la Diputación.
Acabo volviendo donde empecé, a la relación de Gabriel Amat con los medios. Si en verano, se despachó con el "hay que quitar de en medio" a determinados periodistas, recientemente la Diputacion que preside apoyó el Manipfiesto de la Federación de Asosciaciones de la Prensa de España (FAPE) en defensa del periodismo que, entre otros pasajes, recoge afirmaciones como:

"En esta denuncia constante, hemos sostenido y sostenemos, como eje de nuestra posición, que nuestro país pagará un alto precio si asiste al deterioro del sector periodístico sin tomar medidas que palien la situación. Dejar morir el periodismo es como dejar morir la democracia, porque los medios contribuyen a su sostenimiento promoviendo el debate cívico, el intercambio de ideas y actuando como contrapoder a fin de evitar los abusos". 

Por contra, las mismas asociaciones profesionales andaluzas integradas en la FAPE pusieron el grito en el cielo hace menos de dos meses por una oferta de empleo de la Diputación de Almería. Se trataba de cuatro plazas para redactores en su gabinete de comunicación con la única exigencia de tener el título de bachiller o equivalente y una plaza de jefe de prensa y dos de asesor de comunicación en la que se reclamaba una licenciatura universitaria, que no tenía porque ser periodismo.
Las actitudes de Gabriel Amat parecen echar de menos aquellos periodistas de otros tiempos que, según cuentan, vivían tan en precario que se presentaban a los  actos donde había canapés con los bolsillos forrados en plástico para poder llenarlos de viandas. Ya lo sé, lo de la precarización del periodismo sería otro tema; quizá tan actual como las palabras del presidente provincial almeriense. Lo dejamos para otro día.

1 comentario:

Quitado de en medio dijo...

Mis felicitaciones por el artículo, pero permitame unas puntualizaciones sobre el personaje en cuestión.
Que hoy día toda Almería, y también fuera de ella, se conozcan las tropelías y negocios de Amat es gracias a una televisión local que ya no existe, Ejido Tv, que hace años se atrevió a investigar, recopilar información y contar lo que nadie se había atrevido hasta ese momento.
Sirvan como ejemplo algunos videos que el señor Montoya mantiene colgados en Youtube: https://www.youtube.com/user/ACbuche

Por cierto, los autores de esas informaciones fueron "quitados de en medio" hace tiempo. Por supuesto el resto de la prensa de la provincia no dijo ni pio.
Gracias.