viernes, 23 de noviembre de 2012

Denunciar con una mano y cobrar con la otra

José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura (Foto: E.P.)

La política no es sencilla y cuando está el Partido Popular de por medio es casi imposible de predecir. El oportunismo con el que se mueve el partido de Mariano Rajoy complica el seguimiento de sus decisiones ya que todo depende del "según y como" de cada momento. Así, muy recientemente, el president de la Generalitat, Alberto Fabra, se quejó de los presupuestos generales del gobierno Rajoy para 2013 y anunció que, desde Valencia, el PP iba a presentar enmiendas por valor de 144 millones de euros. En Madrid contestaron que ni  pensarlo y los propios diputados populares que habían defendido la necesidad de las enmiendas votaron en contra de las mismas. Como si nada.
Ayer, en Extremadura, el PP protagonizó otro capítulo delirante. El presidente extremeño, el popular José Antonio Monago, anunció que iba a recuperar la paga de Navidad para sus funcionarios gracias a 240 millones de euros que le iban a llegar por una sentencia del Tribunal Constitucional. La historia es delirante. En 2001, el entonces presidente extremeño, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra aprobó un impuesto sobre depósitos bancarios. El PP votó en contra. El gobierno de José María Aznar recurrió al Constitucional por entender que la ley autonómica, entre otras cosas, vulneraba competencias estatales. Ahora, pasados once años, el Tribunal Constitucional da la razón a los socialistas pero el gobierno extremeño que recibirá el dinero ya no es del PSOE sino del PP. Esto quiere decir que los que cobrarán y gestionarán el dinero son los mismos que recurrieron la ley por la que ahora les pagan. Además, para más inri, el actual presidente extremeño, el popular  José Antonio Monago,  adelanta que piensa dedicar los millones a recuperar la paga extra de Navidad de los funcionarios contra la voluntad del gobierno central, que también es del PP. Hay situaciones especialmente curiosas como la del actual vicesecretario general de organización del Partido Popular, Carlos Floriano, que en su día, como parlamentario autonómico, votó en contra de la ley de Rodríguez Ibarra, alentó la presentación del recurso al Constitucional  y hoy ve como es su antiguo protegido Monago quien le saca partido a al dinero.
No me digan que todo este lío no es bueno. Pues lo que están haciendo en la campaña catalana todavía me parece mejor. En el próximo post me ocuparé de ello.

No hay comentarios: