jueves, 8 de noviembre de 2012

"Carne cruda" y los caníbales



Javier Gallego, en una foto promocional de su "Carne cruda" en Radio 3

No soy hombre de palabra, lo reconozco. Hace un año, cuando la presentadora Ana Rosa Quintana se llevó un "Ondas", dije que no volvería a escribir sobre estos premios que otorga la Cadena Ser porque me parece que ya no son otra cosa que piruetas propagandísticas en beneficio de la imagen del grupo "PRISA". Hoy voy a incumplir mi compromiso. Me sabe mal pero es que tengo una historia buenísima que creo que no debo dejar de contar.
Javier Gallego, retengan este nombre.
La Cadena Ser anunció ayer que el "Ondas" de este año al mejor programa de radio era para "Carne cruda",  el espacio que hasta hace unos meses dirigía y presentaba Javier Gallego en Radio Nacional de España-Radio 3. La dirección de la emisora pública prescindió de él sin previo aviso y eliminó el  programa. Alegaron motivos económicos. "Carne cruda", con sus defectos y sus virtudes, era una ventana para el pensamiento crítico, para argumentos alternativos; en definitiva, un espacio incómodo. Sobre lo caro que resultaba, ahí va un dato: Gallego cobraba 1400 euros al mes y la mayoría de sus colaboradores lo hacían por amor al arte. El propio Javier Gallego explicó todo el proceso de su defenestración en una carta abierta.
Pues bien, "Carne cruda" se lleva el "Ondas". Enhorabuena. La Cadena Ser premia a Javier Gallego, que no es un desconocido en la casa. Hace unos años, Gallego era guionista en "M-80 Radio", emisora de "PRISA". Dejó la cadena porque le llegó una oferta de Televisión Española para presentar, junto a Pepa Bueno, un programa matinal, "Esta mañana". Era una clara promoción profesional y, por supuesto, bastante más sueldo. Lo puso en conocimiento de sus superiores, éstos le felicitaron y Gallego se fue.
Cuando habían pasado unos meses, desde la dirección de "PRISA" saltó la alarma: ¿cómo se había permitido la marcha sin más del periodista si su contrato estipulaba que si se iba antes de su vencimiento debía indemnizar a la empresa con el doble de lo que le quedara por cobrar?
El caso es que le notificaron a Gallego que tenía una deuda con ellos y que era bastante dinero. Gracias a la intervención de un alto cargo de TVE muy cercano a Juan Luis Cebrián, la cantidad a devolver se sustituyó por un par de años de colaboraciones en programas de la Cadena Ser.
Así quedó la cosa hasta que, al poco tiempo, cambiaron los responsables de "Esta mañana". A los nuevos, Gallego no les gustaba, no querían que siguiera. Gallego se quedó en la calle y con la deuda pendiente. Es decir, sin trabajo y colaborando "gratis"con la Cadena Ser para pagar lo que les debía ... vamos como los pobres inmigrantes ilegales que tienen que dar meses y meses de su sueldo a la mafia que lo ha traído.
De todo aquello han pasado más de cuatro años. Ya no hay cuentas pendientes. La vida profesional de Javier Gallego sigue con su perfil de dientes de sierra: ahora bien, ahora mal, ahora muy bien, ahora muy mal. Hoy vuelve a estar en paro pero, al mismo tiempo, los que en su día le trataron poco mejor que a un esclavo ahora le dan el "Ondas".
El periodismo español vive tiempos oscuros. Entre la voracidad de los políticos y el canibalismo de los empresarios la democracia informativa se nos escapa entre los dedos. Las empresas encadenan los despidos de profesionales y precarizan sus redacciones pero al mismo tiempo siguen dando premios a la profesionalidad y a la excelencia de los contenidos. La Cadena Ser, pese a su prestigio, no es una excepción. Qué cosas, ¿verdad? Con el mejor periódico español, "El País", en huelga, con 8.000 periodistas que se han quedado sin trabajo en cuatro años... continuamos repartiendo galardones como si nada.
Ayer Carles Francino, en su "La Ventana" de la Cadena Ser, habló con el premiado  y, con toda su buena fe, le preguntó si no tenía mono de radio. Gallego le contestó: "... hombre, hazme una oferta". Inmediatamente se hizo uno de esos silencios que en radio son absolutamente sonoros... Ya ven ustedes, así está España, así está el periodismo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El sr Crudo era de lo mejorcito que había en la recientemente herida R3.
Sin pelos en la lengua... una lástima, el viaje de hora y cuarto se me hace mucho mas largo.
Gora Crudo
Amunt Crudo
Força Crudo
...

Anónimo dijo...

Sí, igualito que los inmigrantes. Mare meua, que despropósito!