lunes, 1 de octubre de 2012

Una técnica que no sabe nada


Rosa Vidal, en el centro, durante su comparecencia ante la Comissió de Control de RTVV de Les Corts

"No voy a hablar del ERE, ni de las sanciones [...] la situación de RTVV ni es mi responsabilidad, ni la conozco [...] No puedo decir lo que pienso de RTVV porque nunca he trabajado en medios de comunicación"... Son palabras de la que va a ser elegida el los próximos días nueva directora general de Radiotelevisió Valenciana (RTVV), Rosa Vidal,  que hoy ha comparecido ante la Comissió de Control de RTVV de Les Corts Valencianes para estudiar su idoneidad para el cargo.
Vidal, y con ella la portavoz del grupo popular Alicia de Miguel, han defendido que el nombramiento de Vidal hay que enmarcarlo en una "nueva RTVV" y que el pasado no es cosa suya.
Por eso, de las tres grandes demandas que le ha hecho la oposición (suspensión de los expedientes sancionadores en RTVV, suspensión del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y diseño del nuevo proyecto de empresa) nada ha comentado. Mejor dicho, lo que ha asegurado es que ella nada tiene que ver, ni nada que decir: "desconozco todo lo ocurrido y no voy a hablar del pasado [...] Yo hablaré de lo que haga yo". Vidal ha añadido que referirse a esas cosas sería "una temeridad y una ilegalidad".
En resumen, Rosa Vidal va a pilotar la "nueva RTVV". La anterior es pasado. No existe. Olvidémosla. Las sanciones, los expedientes, los despidos, los abusos, las irregularidades, el desmantelamiento de la empresa, sus hipotecas a futuro no van con ella. Ha repetido hasta la saciedad su plena confianza en los profesionales de la casa, ha asegurado que se apoyará en ellos. También es verdad que ha añadido que no sabe quienes serán. Ha hablado de grandes profesionales pero obviando que da por hecho que el 75% de ellos ya no estarán cuando ella tome posesión. Por tanto, ¿cómo sabe que los profesionales que quedarán son "grandes profesionales". El borrón y cuenta nueva con el pasado lo ha concretado la portavoz del PP, Alicia de Miguel, cuando valorando los méritos de la candidata ha especificado que "usted tiene claro que hay una nueva RTVV". El contador de la historia a cero pero sin el peso muerto de los 1200 trabajadores que se van a ir al paro y sin revisar y rectificar un modelo de radio y televisión basado en el abuso democrático y el engaño a toda la ciudadanía.
Con su silencio sobre el pasado, Vidal asumía las palabras del portavoz socialista, Josep Moreno, que le ha tirado en cara que ella era solo un punto y seguido en la gestión de un partido, el Partido Popular, que ha dejado RTVV en la pésima situación en la que se encuentra.
La futura directora general de RTVV ha desgranado un memorial de tópicos sobre el papel de los medios públicos. Nada nuevo más allá de lo que dice la ley: pluralidad, rigor en la gestión, democracia, transparencia, etc... "Retórica", ha señalado el portavoz de Compromís, Enric Morera. De nuevo ha sido la representante del PP, Alicia de Miguel, la que mejor ha definido el papel de Rosa Vidal cuando ha asegurado que "fuera cual fuera el candidato del PP la oposición no iba a estar de acuerdo". Claro. Pasados 17 años de gestión, los cargos propuestos por el PP tienen que invertir la carga de la prueba. Su bondad ni se les supone, ni se les puede suponer. Para ganar un mínimo de confianza han de emitir algún mensaje que suene a novedad, a rectificación, a nuevas maneras de hacer. Vidal no lo ha hecho.
Más allá de presentar un currículum técnico, Rosa Vidal, en su primera aparición, ya ha puesto en evidencia lo imposible de sus equilibrios. Si fuera una simple técnica sabría qué proyecto tiene entre manos y dispondría de opinión sobre la situación actual. Un técnico jamás aceptaría dirigir un proyecto de futuro que, antes de ponerse a andar, despide a tres cuartas partes de su plantilla. Por tanto, desde hoy mismo, se hace indiscutible que se trata de un cargo de obediencia política. Alegar que nada tiene que decir del expediente, del ERE o del proyecto de futuro es inaceptable en boca de alguien que se las da de técnico que llega a una empresa pública. Por tanto, sería su nueva responsabilidad política la que le obligaría a definirse y a pedir a quien la ha propuesto, el president de la Generalitat, Alberto Fabra, que revise las decisiones tomadas, que se estudien de nuevo. Un técnico podría no presionar a Fabra pero estaría obligado a saber, no podría alegar ignorancia como hace Vidal. Por contra, un político podría decir que no sabe pero mientras se entera debería plantarse ante el president manifestándole que no puede aceptar los hechos consumados. Así que ni técnica, ni política. Lo que sucede es que asume uno u otro papel en función de sus intereses y eso es trampa, eso no es de fiar.
Para escapar de tener que dar explicaciones, Rosa Vidal ha alegado que la comparecencia de hoy era simplemente para examinar su idoneidad y no para dar sus opiniones. Como si la idoneidad solo dependiera del currículum. Si así fuera, no se la llamaría a comparecer, simplemente se leería su biografía. Nos hubiéramos ahorrado un montón de palabras vacías... Las mismas que se les escucharon tantas veces a José López Jaraba, a Pedro García, a José Vicente Villaescusa...
Después de lo de hoy me parece todavía más evidente que si no hay un pacto político en base a las tres demandas de la oposición (sanciones, ERE y proyecto concreto) , ésta no debería entrar en el Consejo de Administración. Con los sancionados, sin los 1200 trabajadores y sin proyecto de futuro, ¿qué sentido tiene blanquear el sepulcro del PP sentándose como si tal cosa en el Consejo? No hablo de cuestiones técnicas, hablo de política.

2 comentarios:

VENENO dijo...

QUIEN BIEN TE QUIERE TE HARA LLORAR, YA SE QUE DUELE PERO ES POR TU BIEN, UNA CUCHARADITA MAS Y YA ESTA, A DIOS ROGANDO Y CON EL ERE DANDO, MAÑANA MISMO LO TIENE, UNA FIRMA AQUI Y LISTO, NO SE NADA DE LO SUYO, PASESE MAÑANA HABER SI HAY ALGO, PUES AQUI SI FUNCIONA, EN UNA SEMANA LO TIENE EN CASA, COMENTELE EL PROBLEMA A MI COMPAÑERO, CLARO QUE SI FALTARIA MAS, Y DICE QUE LO COMPRO AQUI, LE PUEDO AYUDAR EN ALGO, NO SE PREOCUPE DE NADA,

Josep Ruiz dijo...

Res nou baix el sol...del PP! Parlar de politica associat al PP es una manera de desprestigiar la politica. El pitjor es la falta de claredat d'idees de l'oposicio davant l'expoli que el partit dels imputats fa dels nostres recursos, economics i democratics.