viernes, 19 de octubre de 2012

Políticos de lengua bífida

                                 
El problema de la política española son sus políticos. No digo que sean el único problema pero sí el mayor. Por ejemplo, es evidente que un mejor periodismo llevaría a una mejor política pero sería al obligar a una mejor selección de los políticos y ese, y no otro, sería el hecho decisivo que mejoraría la política española. Muchos políticos, demasiados, viven metidos de lleno en el fango de la corrupción y muchos otros, sin que haya causas judiciales concretas sobre su persona, conviven con esa corrupción y esos corruptos como si no tuvieran nada que decir, como si no sospecharan nada, como si no fuera con ellos.
De todas formas, la mala calidad de nuestros políticos va más allá de su relación  con la corrupción. Su arbitrariedad y su sectarismo son otros de los aspectos que los invalidan como servidores públicos. Su doblez constante, la lectura de la realidad siempre subordinada a sus intereses particulares o partidistas y sus constantes muestras de falta de capacidad los convierte en personajes en los que es imposible confiar. Su lengua parece dar igual para un discurso y el contrario. Seguro que si los analizara una de esas Agencias de Calificación de Riesgos, tan de moda últimamente y que ponen nota a todo, rebajarían la casta política española hasta el nivel de "políticos basura".
Para ilustrar todo lo dicho, detengámonos en la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, camino de los veintidos años en el cargo compatibilizándolo con otros treinta como diputada autonómica.
No voy a referirme a nada relacionado con la corrupción, simplemente me detengo en la revisión de tres pasajes recientes en el quehacer político de Barberá.
En mayo del 2010, después de los primeros recortes de José Luis Rodríguez Zapatero, Rita Barberá convocó una rueda de prensa para cargar contra el gobierno al que se refirió con la siguientes palabras: "El nefasto gobierno de Zapatero no lo vamos a pagar ni los pensionistas, ni los funcionarios, ni los ayuntamientos que somos los más débiles y si hay que pagarlo no se va a ir de rositas, primero que se vaya [Zapatero]". Luego le llamó inmoral e indecente e incluso se refirió a su esposa, la de Zapatero. Se puede ver:


                 


Unos meses después, Barberá volvió a cargar con dureza contra Zapatero por permitir mayores endeudamientos a determinadas comunidades autónomas y apuntó la necesidad de informar a la canciller Merkel de como actuaba el presidente español: "Creo que habrá que informar a la señora Merkel y enviarle una cartita porque Zapatero la engaña".
Cuando el octubre de 2011 se dieron a conocer los Presupuestos Generales del Estado para 2012, las últimas cuentas de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, Barberá anunció que los iba a impugnar ya que contenían fuertes recortes en las inversiones en Valencia. Cifró el recorte en el 22%. Aseguró que se trataban de unas cuentas que solo respondían a intereses particulares de Zapatero: "Son unos presupuestos para que Zapatero pueda resistir en La Moncloa".

                        

Estos días hemos conocido los datos de los Presupuestos del Estado para 2013 y que la reducción de la inversión en el País Valenciano será más drástica que nunca. El diario "El Mundo", poco sospechoso de un cariño desmedido hacia Zapatero, publicó hace unos días un gráfico en el que señalaba que la inversión media de los gobiernos Aznar en el País Valenciano había sido de 920 millones por año; los de Zapatero, 1767, y el gobierno Rajoy se había quedado en 654. En concreto, los Presupuestos Generales del Estado para 2013 recortan la inversión en tierras valencianas en un 57%. Rita Barberá ha resuelto tal situación con un tenemos "sensación de disgusto" pero inmediatamente después matizó asegurando que, los populares entienden "con dolor" que "no se pueden hacer otras cuentas". Los valencianos son "solidarios" y saben "dónde está ahora la prioridad", especificó.
No existe un vídeo con el corte concreto de Barberá. Lo que sigue es su intervención entera en el reciente Forum Europa de Economía, que fue donde realizó las anteriores declaraciones. El pasaje sobre los presupuestos, que no tiene  desperdicio, está entre el minuto 40'20 y el  42'07.



                         


Acabo. Por internet ha topado con la fotografía de  Rita Barberá que encabeza este artículo. Quizá en la referencia que hay en ella al humor está la clave de todo. En ese caso, la broma nos está saliendo bastante cara, está resultando bastante pesada.


2 comentarios:

veneno dijo...

En la pelicula de Almodovar "TODO SOBRE MI MADRE" Penelope entraba en casa y decia "huele a pedo... huele a madre" a mi los politicos me huelen a pedo, a fregadero, a deslunado....
AIRE FRESCO YA.

Anónimo dijo...

Cierto, cierto, cierto... pero cuidado con los Mario Conde, Rosa Diez, Ruiz Mateos, Gil, Berlusconi, etc.