jueves, 11 de octubre de 2012

Periodismo propagandístico en TVE

El principe Felipe y el rey Juan Carlos depués de la apertura de la X Legislatura en el Congreso de los Diputados en diciembre de 2011


Combinar en España periodismo, televisión y política es  garantía de sorpresa y, lamentablemente, siempre negativa. Ahora, con los índices de popularidad de la Casa Real por los suelos, Radiotelevisión Española (RTVE) anuncia el estreno de un programa, "Audiencia abierta", sobre la jefatura del Estado.
Lo califican de programa informativo de servicio público pero tal etiqueta es falsa. Lo de servicio público todavía se podría discutir pero lo de informativo, eso sí que no  se vislumbra por ningún lado. Se dice que su contenido versará sobre la agenda del Rey y su heredero, el príncipe Felipe, su papel institucional y su régimen constitucional,. Por supuesto no habrá espacio para nada que no sean datos y hechos oficiales. Es decir,  nada de Urdangarín, nada de cacerías en África, nada de los negocios del monarca, nada del debate sobre la continuidad de la monarquía. En fin, nada de nada. Por tanto, no estamos ante un programa informativo sino ante un espacio de propaganda, ante una extensión de la labor que desarrolla la Oficina de Comunicación de la Casa Real. De Howard Kurtz es aquella frase de "información es aquello que el poder no quiere que se sepa, lo demás es propaganda". Pues eso.
La persona encargada de dirigir "Audiencia abierta" también es una declaración de intenciones, una pista muy interesante para entender los males de la televisión pública en España, su utilización partidista, su falta de voluntad de ser un servicio público de referencia. La actual RTVE, purgada por el PP y con Julio Somoano al frente de los informativos, deja el espacio sobre el Rey en manos de Miguel Ángel Sacaluga, miembro a propuesta del PSOE del Consejo de Administración de RTVE. Todo un consejero al mando. Sacaluga es un periodista de larga experiencia en RTVE que entró en Radio Nacional en 1983 y que en 1985 ya era director de Informativos de RNE en Aragón y en 1986, director de Informativos en RTVE de Galicia. Fue también el número dos de María Antonia Iglesias en los Informativos de TVE en los últimos años de Felipe González; aquellos años del GAL y de la corrupción en los cuales no se puede  decir que el comportamiento profesional de los "Telediarios" fuera precisamente ejemplar. Miguel Ángel Sacaluga ha sido miembro de distintos equipos de candidatos socialistas durante diferentes campañas electorales.


Miguel Ángel Sacaluga, miembro del Consejo de Administración de RTVE a propuesta del PSOE y director de "Audiencia abierta"

Pues bien, mientras los socialistas, y también las organizaciones profesionales, denuncian la ocupación llevada a cabo por el PP de los informativos de RTVE después de los buenos años de la época Zapatero con Fran Llorente al mando, Sacaluga desempolva los tópicos para publicitar su espacio con el consabido sonsonete de que será "un programa periodístico elaborado con criterios de rigor y objetividad". Sí, claro, primero se marcan todos los límites que no se van a superar, se deja claro todo lo que no se puede ni debe decir y luego, con lo que queda, se asegura que se será "riguroso y objetivo". Solo hay que ver los actuales noticiarios de TVE, llenos de "buenas noticias" económicas y frivolidades de todo tipo, para saber que "rigor" nos espera. Añade Sacaluga que será un programa "que no estará coordinado con La Zarzuela"... y yo he pensado: que no vaya a la contra. Es ridículo.
Solo dos licencias para acabar. La primera: al PP le va muy bien poner a un exponente de "los otros" al frente de un programa sobre el rey. Ya se sabe que en las grandes cuestiones de Estado es bueno que los dos grandes partidos vayan de la mano. La segunda: "Audiencia pública" se emitirá los sábados a las 13'30. Será un programa tan prescindible, poco interesante y poco seguido como los ya clásicos que se refieren a la actividad institucional del Congreso de los Diputados que, por cierto, ya vemos a que grado de perstigio de los políticos nos ha llevado. Hablar de las instituciones sin  recoger las distintas opiniones y el debate en torno a ellas es como transitar un camino con orejeras, sin poder mirar a los lados, sin la posibilidad de detenerse o coger sendas alternativas. Es aburrido, previsible, conservador y resulta muy evidente que lo que se pretende es consolidar lo que hay. Tal actitud es pura ideología y, por tanto, incompatible con un periodismo mínimamente riguroso o profesional.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Deberiamos esperar para ver el tipo de programa que se hace. Sacaluga es un profesional con experiencia y creo que se merece el beneficio de pensar que hará un buen programa. No hay que confundir la crítica a un aprtido político con la descalificación de los profesionales.

veneno dijo...

Periodistas hablando de otroa periodistas, corramos un estupido velo. abur que me aburroooo....

Juan dijo...

Veo por los anteriores comentarios que el apunte escuece. Señal que el autor acierta. Enhorabuena.

Christian dijo...

@Juan, según eso, TVE acierta y el autor del artículo está escocido.

Televisión Española ofrece un espacio al gabinete de prensa de la casa real para informar (informar) de las actividades de carácter oficial que estén relacionadas con la casa real.

Artículos como este son verdaderas obviedades. Estaría bien hablar con propiedad y admitir que será un espacio informativo. Nadie ha especificado que contenga niveles de contraste periodístico. Tan sólo es un espacio que se acoge a la primera acepción de la palabra "informativo".

En este espacio no se hablará de corrupción política ni de la vida personal de los aludidos. Igual que un medio de comunicación no informa a sus consumidores de un despido masivo en su plantilla. Supongo que esto no es el descubrimiento de la pólvora periodística, tampoco.