jueves, 27 de septiembre de 2012

La nueva (y bonita) RTVV de todos

El expediente de regulaciónde empleo (ERE) de RTVV afecta a 1198 trabajadores. Es el mayor despido colectivo que se ha hecho nunca en un medio de comunicación en España.


El Partido Popular tiene un plan respecto al futuro de Radiotelevisió Valenciana (RTVV) y es el mismo de siempre: sacarle todo el jugo que pueda, en dinero y en propaganda, y que dure lo que pueda durar. Por eso, después de años de abusos, incluso sexuales, los directivos de RTVV piensan rematar la faena despidiendo a 1200 trabajadores, como quien suelta lastre cuando la nave ya va en picado, y hacer ver que hay propósito de enmienda. Todo el tiempo que puedan arañar son más dividendos para su cuenta de resultados. Faltan poco más de dos años para las nuevas elecciones autonómicas y hay mucho en juego. En los últimos meses, con 1300 millones de déficit y 1600 trabajadores, RTVV se ha gastado 400.000 euros en contratar a los despachos Price Waterhouse y Garrigues para justificar y diseñar el expediente de regulación de empleo  (ERE) que debe hacer efectivos los despidos. Ahora, hoy, RTVV ha licitado la contratación de una nueva empresa para que le elabore un plan para la recolocación de los trabajadores que se van a quedar en la calle. En este caso, el coste serán casi 600.000 euros. En total habrá sido un millón de euros. Parece una broma pero no lo es.
Todo este gasto, más los despidos, más los 56 expedientes a trabajadores por protestar, más todo el historial de censuras, persecuciones, manipulación, atracos, discriminaciones, amenazas y represalias, el PP lo pretende esconder bajo la puesta en marcha de una nueva empresa. Para ello ya aprobaron en solitario hace unos meses una nueva ley para RTVV que viene a ser como el paso de página, como el punto y aparte  a partir del cual todo vuelve a empezar.
La nueva empresa nace sobre las cenizas de un proyecto de una radio y una televisión pública valenciana que el mismo PP ha desmantelado sin que nadie haya sabido ponerle freno, sobre años y años de engaño masivo a la ciudadanía, sobre 1200 despidos arbitrarios y  sobre muchas otras vergüenzas que harían interminable el listado. Lo que pretende el PP es hacer tabla rasa y seguir depredando las migajas como si nada hubiese pasado.
En este diseño, los populares cuentan con los partidos de la oposición. Quieren que en los próximos días, el PSOE, Compromís y Esquerra Unida participen con normalidad en la constitución del nuevo Consejo de Administración de la nueva RTVV. Mientras el viejo Consejo acabe de desmantelar la empresa y liquidar a sus trabajadores, el nuevo Consejo velará armas. Cuando todo ya esté hecho, cuando ya no haya solución ni remedio, dentro de un mes, o dos, o tres, será el momento del relevo. Entonces, desde la discrepancia, faltaría más,  el Consejo recien escogido echará a andar. Lo hará mirando al futuro, ajeno e impotente ante todo lo que ya haya pasado. Y el PP, otra vez, aprovechará la mayoría absoluta para domeñar la ley a su gusto, para seguir con las irregularidades, seguirá negando información, continuará con su opacidad. Volverán los lamentos, los "no podemos hacer nada". El caso será que sobre todo lo sucedido caerá una gruesa capa de olvido que irá creciendo según pasen los meses. Una capa de olvido que será la mejor manera de que los abusos se repitan y de que el País Valenciano siga en las cavernas de la democracia. Contra eso no hay mucho que hacer pero si se podría mantener la dignidad democrática de negarse a participar si el PP no garantiza, de una vez y para siempre, que hay un proyecto de futuro para RTVV  y que, por supuesto, no se asienta sobre una escabechina laboral como la que se pretende.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y que quereis que hagamos con toda esta demagogia?. ¿País Valencia?. ¿De que hablamos?. Yo he sido uno de los que ha votado a favor de la independencia sin favores. Yo no voto a favor de nada si mi Pais no vá junto a ESO, No soy moneda de cambio para que unos se favorezcan de nada. Ni Francia, ni España, ni nada..., Paisos Catalans o no tracte.

Anónimo dijo...

Como siempre, intentarán justificar de mil maneras la participación en el nuevo consejo de administración. Pero no la hay, no hay justificación posible.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, como casi siempre. Si los políticos de la oposición tuvieran un mínimo de dignidad se hubieran negado a formar parte de un nuevo Consejo que nace ya podrido. Pero ya sabemos que todos, o la gran mayoría de ellos, lo único que quieren es asegurarse con su silla un sueldo cada mes. El Consejo de Administración nunca ha servido para nada y deberían eliminarlo.

Pepe Candela dijo...

Tenemos el ejemplo de TVE durante unos pocos años, hasta que se acabó el verano pasado. Con ese referente, no se qué hacen partidos que se dicen democráticos partcipando en la mascarada de RTVV. ¿Dirán lo que dijeron en la CAM, o en Bancaja?, ¿o serán sordos, tontos y ciegos como en EMARSA? Hsta que no se comprenda que el `problema actual es el enorme déficit democrático existente, no hay otra salida que la protesta pra la gente decente.

Anónimo dijo...

Entre los despedidos hay "bastantes" que hicieron carrera gracias al PP (enchufados, exjefes y jefecillos, serviles visitadores de despachos, aprobados en aquellas oposiciones del PP totalmente manipuladas), y que no dudaron en cobrar sustaciosos "sobresueldos" por las canongías que aceptaron en su momento, sin mostrar tantos escrúpulos como ahora. Muchos de estos ahora van de "profesionales" incorruptibles y de represaliados políticos, e incluso algunos transmutaron en aguerridos sindicalistas (vease algunos de la intersindical por ejemplo) y se colocaron detrás de la pancarta cuando, mientras eran jefes o jefecillos, recomendaban a sus empleados que no se metieran en líos y no bajaran a las concentraciones. No me dan ninguna pena.