jueves, 30 de agosto de 2012

Periodismo Blanco, periodismo que no se mancha

Con la llegada del Partido Popular, Televisión Española ha cambiado a todos los presentadores de sus informativos, menos a Ana Blanco. La vasca Ana Blanco presenta informativos en TVE desde 1991 y tiene un montón de premios. Voy a enumerar algunos: Insignia de "Caballero de la Orden Nacional del Mérito" (2005) otorgado por la Embajada de Francia en España; Premio "Manuel Alonso Vicedo" (2008); Premio "Antena de Oro" (1999); "Micrófono de Oro" (2005) concedido por la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión.; Premio de la "Academia de la Televisión de España" a la "Mejor comunicadora de informativos" (2000, 2004, 2005 y 2010); Premio de la "Academia de la Televisión de España" a la "Mejor comunicadora de informativos de los últimos 10 años (2007); Premio de la "Asociación Profesional Española de Informadores de Prensa, Radio y Televisión"; Premio Nacional de Periodismo "Pedro Antonio de Alarcón" concedido por el Ayuntamiento de Guadix y la Asociación de la Prensa de Granada; Premio "TP de Oro" como "Mejor presentadora de informativos" (2007, 2008); Premio "Lan Onari" del Gobierno Vasco por el conjunto de su trayectoria profesional (2011),... Son muchos premios porque han sido muchos años. Ana Blanco tiene una carrera larga. Presentó los telediarios en los últimos tiempos de Felipe González cuando, de la mano de María Antonia Iglesias, los informativos de la "1" procuraban poner el máximo de sordina a ese alud de corrupción y crimen de Estado que le caía encima al gobierno socialista. Presentó los telediarios de los ocho años de José María Aznar; cosa que significa que en esos casi cien meses de plomo y mierda informativa de Alfredo Urdaci también era ella quien servía los productos manipulados. Presentó en la época Zapatero los dignos noticieros que fabricaban Fran Llorente y sus muchachos... Y ahora presentará los informativos que Julio Somoano&Cia ya están haciendo a mayor gloria de Rajoy y el PP. Blanco ha pasado por todo ésto sin mancharse, sin decir ni mú. Bueno, sí, algo ha dicho. En una entrevista reciente con la agencia EFE, cuando le preguntaban por posibles presiones políticas en la televisión pública, aseguraba que "nunca me han llegado ese tipo de presiones". Jamás una mala palabra, jamás una buena acción. Si ha tocado servir calidad, calidad; si tocaba basura, basura; si tocaba verdad, verdad, y si tocaba mentira, mentira. Nunca se le ha oído una queja, una reflexión, un análisis del sentido de su trabajo. Ni en los peores días de Urdaci se le notó un mal gesto, ni una asomo de incomodidad o una pizca de vergüenza. Pues bien, con todo, Ana Blanco tiene la montaña de premios que he relatado. Así las cosas, todos esos premios son la prueba de lo mal que anda el periodismo, y también nuestra democracia. Si las cosas estuvieran un poco más en su sitio, la profesión, en vez premiarla, le reprocharía a Blanco su servilismo y la ciudadanía, lejos de aplaudirla, le afearía su complicidad con la desinformación.

2 comentarios:

Dr. Pangloss dijo...

Julià com sempre un optimista, jajaja ¿Queda periodisme? Ja veus jo el mateixet "Cándido" de Voltaire mira si estic ja pansit... jajaja.
Bo al tema. El cas es que esta xiqueta l'Ana Blanco (Tampax total ni siente ni padece, ni traspasa... tampoco) el que s'ha de dir es quan está el Psoe al govern la deixa treballar com a tants altres remamahuevos que després canvien la jaqueta o la exhibisen més encara per estar en "la pomada" Ah! la "pomada" eixe sí es tema. "" ¿Mampemdrem algún dia aquella recopilació de mangoletas baix el títol de: "Vicios privados; Virtudes públicas"? Ànim...

Xavi Portalés dijo...

Excel•lent article