martes, 19 de junio de 2012

"LA ROJA Sociedad Anónima de fútbol"


En España casi el 25% de las familias están por debajo de lo que se conoce como "umbral de riesgo de pobreza" o, lo que es lo mismo, disponen de menos de 627 euros por persona y mes. En esta misma España, los jugadores de la selección de fútbol si ganan la Eurocopa recibirán, por cabeza, una prima de 300.000 euros. El seleccionador, el doble.
Relacionar economía y fútbol, recordar, por ejemplo, la deuda de los clubs con Hacienda o la Seguridad Social, acaba siendo siempre una burla al ciudadano. Un burla que, eso sí, una parte considerable de la ciudadanía parece llevar con gusto, solo hay que ver como algunos "matan" por su equipo, se pintan la cara con los colores de su selección o engalanan los balcones con banderas que jamás colocarían si se tratara, pongamos por caso, de una causa solidaria.
Con este país al borde el abismo, con 25.000 desahucios por trimestre, camino de los 6.000.000 millones de parados, con millón y medios de familias con todos sus miembros desocupados, con las tasas universitarias subiendo, con lo sueldos bajando, recortando en investigación, subiendo impuestos, limitando la atención sanitaria, multiplicando tasas, retrasando la jubilación y con unas cifras macroeconómicas que auguran lo peor, resulta inconcebible que 23 jóvenes multimillonarios que ganan al año más de 3 millones de euros se lleven ahora otros 300.000 por ganar la Eurocopa.
No apelaré a ese "orgullo por representar a España" al que tantas veces apelan esas estrellas del balón en las entrevistas, ni a que millones de españole pagarían por poder estar  en su piel, me referiré simplemente a la nula sensibilidad social que demuestran, ellos y su entorno, cuando no son capaces de tener un gesto hacía los miles de ciudadanos que están sufriendo, y mucho, una crisis de la que no son culpables.
Los jugadores de la selección española de fútbol deberían buscar, uno a uno, causas solidarias a las que entregar hasta el último euro de los premios obtenidos. Podrían dedicarlos a lineas de investigación científica que se están viendo bloquedas por falta de fondos; a completar esos programas de ayuda al Tercer Mundo que son una cuarta parte de lo que habían sido; incluso a fomentar el deporte de base en barrios especialmente complicados. Por supuesto, podrían apostar por Caritas, por la Cruz Roja, por las múltiples organizaciones que ayudan a los más pobres de nuestras ciudades sin que la Administración les facilite lo que les promete. En fin, millones de causas dignas.


No les sugiero que renuncien a sus sueldos. Simplemente les planteo la posibilidad de "conformarse" con sus sueldos; con sus tres millones de euros anuales, con la felicidad inmensa que debe dar poder decir "yo soy campeón de Europa y del Mundo", con el cariño de la gente, con la admiración de los más pequeños, con el respeto de todos. No parece poco.
Me extraña que ni uno solo de los jugadores de la selección se plantée todo esto que yo estoy diciendo. Si alguno hay, que lo debe haber, haría un gran servicio al país yendo por libre y anunciando públicamente que él va a donar su prima. Salir del rebaño nunca es sencillo pero, en este caso, resultaría ejemplar.
Si los jugadores fueran capaces de dar ese paso, la Eurocopa se convertiría en mucho más que un campeonato futbolístico, sería un reto colectivo en pos de un obejtivo noble, una empresa justa. Entonces sí habría razones evidentes para estar con "La Roja".
La esperanza de que mi demanda surta efecto es pequeña, lo confieso. Pese a la petición en marcha que hay en internet, me parece que más bien puede pasar lo contrario.  En los dos últimos trofeos ganados, la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010, los jugadores se embolsaron 500.000 y 600.000 euros respectivamente y lejos de donarlos a causas solidarias lo que hicieron fue intentar por todos los medios tributar fuera de España para ahorrarse la mitad de los impuestos. Ahora, en Polonia, las autoridades de aquel país han decidido suprimir todas las tasas si lo recibido se declara allí. Menudos campeooooooones.

No hay comentarios: