viernes, 29 de junio de 2012

Julio Somoano: más independiente del rigor que rigor independiente


Julio Somoano sustituirá a Fran Llorente al frente de los Informativos de TVE.


Atentos a los nuevos telediarios de TVE porque Julio Somoano, el que será nuevo director de Informativos de la cadena, es de los que piensan que los inmigrantes llegados a España, en concreto los de religión musulmana, ponen en peligro nuestra civilización. Vamos, que Mariano Rajoy ha elegido para sus noticiarios a alguien a quien, como mínimo, se les escapan discursos de lo más xenófobo:
 "Los pueblos que ignoran su historia están condenados a repetirla. Ellos o sus hijos. Aprovechen que todavía podemos celebrar hoy la Nochebuena".
24-12-10 "La Gaceta"

Sin disimulos. El gobierno del PP, el gobierno de Mariano Rajoy, sigue cumpliendo estrictamente el guión previsto para acabar con la "primavera informativa" de TVE y volver a los telediarios secuestrados por el poder político; es decir, para desandar el camino de estos últimos ocho años (que no era un punto de llegada) y volver a los tiempos de Alfredo Urdaci.
Hoy el nuevo director general de RTVE,  Leopoldo González-Echenique, ha destituido al jefe de Informativos de TVE, Fran Llorente, y su puesto lo va a ocupar el actual director y presentador del informativo matinal de Telemadrid, Julio Somoano.
Ya está. Era lo que se esperaba. Somoano viene de cargos de máxima responsabilidad en Telemadrid y eso es sinónimo de participación activa en la manipulación informativa, de ser agente de la desinformación y de traicionar los principios de la profesión periodística. Los informativos de Telemadrid están al servicio del PP y de Esperanza Aguirre, basta con contemplar cualquiera de ellos,  y solo llegan a su dirección personas ideológicamente muy afines o dispuestas a escribir al dictado. Luego podemos discutir, ponernos exquisitos o bucar matices y coartadas, pero es así.
Es muy sencillo encontrar en internet intervenciones, declaciones o escritos de Julio Somoano. Sin ir más lejos, en 2005 remató un Master en la Autónoma de Barcelona con un trabajo sobre las estrategias de comunicacíón para garantizar una victoria electoral del PP. En él, recomienda al PP usar incluso las series de televisión para extender su mensaje.
No hace mucho escribió una biografía no autorizada de Alfredo Pérez Rubalcaba. Como diría una amigo mío, no se le ve muy partidario de Rubalcaba. Dice de él: "no sería buen Presidente del Gobierno si por ello entedemos alguien que pone los intereses del país por encima de los suyos".
Los textos de Somoano se caracterizan por su constante crítica al PSOE, antes a José Luis Rodríguez Zapatero, luego a Rubalcaba. Criticar a los políticos, y más cuando están en el poder, no es extraño, al contrario. Un periodista que no sea crítico con los poderosos no es de fiar. Así que muy bien Somoano. Lo malo es que sus críticas siempre son a los socialistas, nunca, nunca jamás, un pero al PP. Ni a los años de Aznar, ni a Rajoy. Por supuesto ni una sola palabra en contra de algo dicho o hecho por Esperanza Aguirre al frente de la Comunidad de Madrid. Si un periodista que no es crítico es sospechoso, uno, como Somoano, que es "crítico selectivo", siempre con unos, nunca con otros, sencillamente es  mal intencionado y desinformador. No es un periodista, es un propagandista.
El actual director del informativo matinal de Telemadrid usa una actitud despreciativa con los políticos de izquierdas, algo bastante habitual en las tertulias o artículos de los medios más conservadores. A Zapatero, por ejemplo, le llamaba "Zetaparo":
A Zetaparo le toca esta vez chuparle la sangre (en términos de imagen) a los empresarios, el sector más vilipendiado desde 2004. ZP no reunirá a las pymes ni a los autónomos agonizantes. Tampoco a la CEOE, no vaya a ser que el encuentro termine con inaceptables reproches. Esta vez resulta más conveniente para su imagen fotografiarse con los presidentes de las treinta mayores empresas españolas.
26-11-10 "La Gaceta"

Otro ejemplo. Se refiere a Izquierda Unida como Izquierda Hundida:
"Sólo el voto útil de los que ayer apoyaban a la hoy Izquierda Hundida y de algunos nacionalistas permite al PSOE tener más diputados que el resto, aun habiendo perdido el centro. Porque el millón de centristas decide basado en razones, en hechos, y la izquierda más sectaria (o la más ignorante) se limita a escoger entre dos opciones a las que adjudica valores tan absolutos como falsificados: izquierda/derecha, pobres/ricos, generosidad/egoísmo, juventud/vejez, democracia/franquismo".
3-4-10 "La Gaceta".

Una de las ocasiones en que Esperanza Aguirre cargó contra los liberados sindicales, Julio Somoano, aplaudió a la presidenta madrileña y ofreció está visión del sindicalismo:
No es justo para los 26 millones de españoles currantes (algunos trabajan en buscar trabajo) mantener unos privilegios sindicales heredados de aquellos joseantonianos que nacieron tomando de modelo a los de Mussolini. Atufa a mafia desde su país de origen. Defiendo la necesidad de que los trabajadores elijan a sus representantes, pero no de unas prerrogativas que han convertido los locales sindicales de buena parte de la Administración en una cloaca...
17-9-10 "La Gaceta"

De la gente de la cultura que muestra posiciones ideológicas progresistas, tampoco tiene demasiado buena opinión:
El último desprecio del golpista bolivariano tampoco ha despertado a ZP de ese sueño de Willys Toledos anestesiados por la ideología hasta la inhumanidad.
5-3-10 "La Gaceta"

El juez Garzón, claro, no es santo de su devoción:
Garzón lleva años topándose de frente a diario con la efigie de la Justicia. Tal vez hasta ahora no haya comprendido su significado. Ni ésta lleva la balanza para pesar monedas ni se ha vendado los ojos para ignorar cómo su hijo más mediático se aprovecha de su cargo.
12-2-10 "La Gaceta"



En el conflicto entre israelís y palestinos, tampoco tiene dudas. Cuando el ejército de Israel atacó la llamada "Flota de la Libertad", llevándose por delante, un montón de vidas, lo calificó de masacre para añadir que se trataba de:
"una chapuza de aficionadillos"
4-6-10 "La Gaceta"


                                                              Julio Somoano


En una entrevista reciente, Somoano negaba que Telemadrid fuera una televisión manipulada:
"debo defender a los informativos de Telemadrid. Las acusaciones son injustas. Y la prueba objetiva de ello es que, a pesar de todas las demandas interpuestas por los sindicatos ante la Justicia por esa presunta manipulación, ningún juez les ha dado nunca la razón (en este campo). Al contrario que en Canal Sur. Desde enero de 2008, el líder de la oposición en Madrid (Tomás Gómez) ha sido entrevistado en Telemadrid más veces que la presidenta, Esperanza Aguirre. Las voces de la oposición en nuestra comunidad se escuchan en prácticamente todos los informativos, algo que ya desearían para sí los espectadores de la televisión pública castellano-manchega. En definitiva, repetir un mantra durante años no lo convierte en verdad".

Defiende que las denuncias de partidismo nada tienen que ver con el día a día de la redacción de Telemadrid:
"El ambiente en los Informativos de Telemadrid es hoy muy bueno. La tensión sólo llega en otras partes de la casa... y cuando se van acercando las elecciones. Pero los periodistas de Telemadrid nos centramos en nuestro trabajo: ofrecer la información a los madrileños con la máxima calidad posible".

21-9-11 "Diario Crítico".

El que será en breve responsable de los informativos de TVE niega una manipulación que se hace evidente para cualquiera que dedique unos minutos contemplar los noticiarios de Telemadrid. Incluso periodistas nada sospechosos de inclinaciones izquierdistas y que, años atrás, estuvieron en la televisión autonómica madrileña reconocen abiertamente que la cadena está al servicio de intereses partidistas. Los trabajadores de Telemadrid han elaborado distintos recopilatorios de casos de manipulación y partidismo de la cadena en favor del PP.


Germán Yanke, el periodista que dirigió y presentó durante un tiempo el informativo nocturno de Telemadrid, ha contado en repetidas ocasiones como se le boicoteó y se le hizo la vida imposible después de una entrevista con la presidenta Esperanza Aguirre que, a ella, no le gusto.


En fin, pretendía que conociéramos un poco mejor al nuevo director de Informativos de TVE, el que tiene que hacer, se supone, "unos telediarios independientes", para así tener una idea del tipo de independencia de la que estamos hablando. Independientes, al menos, del rigor, de la profesionalidad, de la honestidad y del pluralismo. Eso parece estar garantizado.  Veremos el resultado de la consulta que se hará en el departamentos de Informativos de TVE sobre su nuevo jefe.

martes, 26 de junio de 2012

Resulta que el "iluminado" Anguita tenía razón


De golpe, en internet aparecen documentos que te iluminan, pequeñas perlas de lo más clarificador te ayudan a ordenar las ideas, que contribuyen a poner las cosas en su sitio.
Lo que sigue es un fragmento de un programa de 1993 que Jesús Hermida dirigía en Antena 3". El PSOE acababa de ganar las elecciones con aquel mensaje de Felipe González de "el cambio del cambio" pero pese a ello seguía de capa caída, el Partido Popular ya apuntaba a La Moncloa con Aznar al frente e Izquierda Unida ejercía una dura oposición contra los socialistas.
En el programa de Hermida, un participante habitual era el profesor universitario Ramón Cotarelo que, desde posiciones formalmente de izquierdas, ejercía de látigo de Izquierda Unida y de defensor del PSOE y de González. En el fragmento que viene a continuación Cotarelo pregunta/discute con Julio Anguita. Casi 20 años después llama la atención como determinados argumentos de Anguita, que por aquel entonces se descalificaban por radicales y utópicos, hoy están plenamente vigentes; mientras todas las ironías de Cotarelo, que llega a burlarse del concepto "economía sostenible", pasado todo este tiempo provocan una cierta vergüenza ajena. Las palabras y la actitud de Cotarelo eran buenas pistas para adivinar el callejón sin salida en el que se estaba metiendo la socialdemocracia... pero a quien se llamaba iluminado era a Anguita. Las hemerotecas son muy malas; las videotecas, también, y youtube, no digamos.



lunes, 25 de junio de 2012

Serrat, Sabina y Pilatos


Una decepción llega antes de que pensemos en ella. Vemos algo, leemos algo, oímos algo y, a veces, plaf, nos asalta la decepción. Es un pellizco entre doloroso y triste, difícil de defenir, que llega sin avisar, a traición. Luego, como mecanismo de defensa, nos esforzamos para que nuestro cerebro encuentre una explicación, algo que justifique el hecho decepcionante, un matiz por el que escapar. La decepción ya está, es intuitiva, pero esperamos que reflexionar sobre ella, añadirle datos y tiempo, nos permita llegar a la conclusión de que ha sido un malentendido, un espejismo, un sentimiento precipitado.
Sabina y Serrat me han decepcionado profundamente con su actuación en Tel Aviv. Ya sé que en Israel tienen amigos, gente que no asesina, ni discrimina, ni persigue a los palestinos. Ya sé que su concierto iba dedicado a ellos. Faltaría más. En Israel hay muy buena gente, claro; también la había en la Alemania nazi o en la Sudàfrica del apartheid pero no imagino a Sabina y Serrat  cantando allí. A los que sufren y a los que luchan en un país donde no se respetan los derechos humanos, se les ayuda más desde fuera poniendo en evidencia los atropellos que padecen, que visitándoles como si no pasara nada.
La gente que se parte la cara o incluso muere en su batalla contra el poder, contra los abusos, contra la injusticia puede soportar derrotas a manos del enemigo pero no sentirse huérfana de aquellos que creía amigos, de aquellos que personificaban su esperanza. Es la gente que les pidió en un video que suspendieran su concierto. Es la gente a quien Serrat y Sabina no escucharon.



He intentado racionalizar la decepción. No puedo. Me hunde tan poca sensibilidad en dos personas como Serrat y Sabina. No han sido coherentes con sus discursos habituales. No han estado a la altura de sus reivindicaciones de siempre. No han hecho honor a las letras de sus canciones. En otros no hubiera llamado la atención; en ellos es imperdonable, y más con la de voces que se habían levantado. Los argumentos que han dado no son convincentes. No lo son ni para mí que siempre he estado entregado a ellos. No me convence ni esa actitud ácrata de Sabina, ni esas respuestas de ofensa permanente que suelta Serrat cuando alguien osa ponerle un pero. Les "sobraban los motivos" para no haber ido pero fueron y Serrat se olvidó, incluso, de recordarles que como dice en aquella canción que "amb el que es gasten en bombes podrien matar la fam".

viernes, 22 de junio de 2012

Cadena SER: una radio sin periodistas



Tengo un par de amigos, habituales oyentes de la Cadena Ser, que hasta que yo se lo dije ayer no se habían dado cuenta de que, desde hace unos días, los periodistas de esta emisora no firman sus crónicas. Por eso pensé que valía la pena dedicar este "post" a la cuestión y escribir un pequeño artículo que podríamos incluir en el apartado de servicio público.
Los periodistas de la SER están en una huelga de firmas desde el pasado día 13 de junio porque la dirección de la cadena ha anunciado un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que, esta vez, se llevará por delante a un total de 200 trabajadores, la mayor parte, claro, redactores. Además, a los que se queden se les reducirá el sueldo un 10%. Por eso ya no se escuchan cortinillas de programas con el nombre de su director; ya no dicen "La Ventana, con Gemma Nierga", por poner un ejemplo. Por eso, más importante todavía, si se conecta con la corresponsal en Londres ya no se nombra a Begoña Arce y si entra en antena un enviado especial a un incendio en Valencia, la presentación no va más allá de decir que "en el lugar de los hechos hay un periodista de la SER". Sin nombre, sin apellidos, un periodista anónimo.
El ERE anunciado ahora llega poco más de medio año después del que ya se aplicó en 2011 y afectó a 260 trabajadores.



Publicitar las protestas de los redactores de la Ser me parece un servicio público ya que, más allá de lo laboral, la reivindicación es una proclama en defensa del periodismo, y el periodismo es un servicio público básico. La descapitalización de  las redacciones será un buen negocio para los dueños de los medios pero es una pésima noticia para la democracia y para los ciudadanos. Sin periodistas no hay periodismo, sin periodistas no hay radio, sin periodistas no hay democracia. Ese es el fondo de la cuestión. Los grandes medios han llegado a la conclusión de que el periodismo es un obstáculo para el negocio y, por tanto, cuanto menos haya, mejor. Periodistas a la calle, periodistas trabajando gratis, periodistas en precario. No importa. Los empresarios se ahorrarán sueldos, los políticos se evitarán informaciones comprometidas y preguntas molestas, las notas de los gabinetes de comunicación y las ruedas de prensa sin preguntas serán dogmas de fe. Con el paso del tiempo, la inmensa mayoría de la gente no lo notará y los propios periodistas lo acabarán considerando normal (si es que no lo consideran ya). La Arcadia feliz.


                         Alejandro Nieto, director general de la Cadena Ser.

Luego vienen los grandes discursos sobre el valor de la información. En el caso de la Cadena Ser, siempre tendremos a Juan Luis Cebrián, presidente de PRISA,  y sus clases de periodismo, sus consejos, sus reflexiones profundas, su clarividencia sobre el futuro de la profesión. No nos tiene que faltar Alejandro Nieto, director general de la Ser, con sus brillantes profecías radiofónicas, su empeño en dignificar los contenidos, su admiración opr loa grandes profesionales de la casa, su voluntad de darle al oyente del siglo XXI aquello que está reclamando. Ayer, sin ir más lejos, escuchaba como en "Hora 25" celebraban que el programa acaba de cumplir 40 años. Destacaron que la calidad profesional, el rigor informativo y el compromiso periodístico han sido durante todo este tiempo los valores más destacados del espacio. Lamenté que nadie relacionara todo eso con el ERE en marcha y dijera, más allá de insinuaciones, que los días que se acercan son muy oscuros y que ni la calidad, ni el rigor, ni el compromiso se podrán mantener con despidos en masa, sin periodismo y sin periodistas. Lamenté el silencio y pensé, quizá ingenuamente, que Carlos Llamas no se hubiera callado.

jueves, 21 de junio de 2012

El cachondeo vergonzoso del Consejo General del Poder Judicial

Fernando de Rosa, nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial


De Málaga a malagón... y nunca mejor dicho. Los viajes malagueños a costa del contribuyente le han costado el cargo al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el atildado Carlos Dívar. Ya era hora; lo malo es su sustituto.
Para disponer de argumentos con los que justificar lo inadecuado de Fernando de Rosa como presidente del CGPJ no es necesario esperar a su gestión, su currículum le condena.
De Rosa tiene mucho más expediente político que judicial. Joven militante de la Alianza Popular de Manuel Fraga, Fernando de Rosa no ha pasado de juez de instrucción pero ha desempeñado importantes cargos en la administración autonómica valenciana presidida por su amigo Francisco Camps. El ahora presidente del CGPJ fue secretario autonómico de Justicia y después conseller del ramo entre 2003 y 2008. Desde este último cargo saltó a la vicepresidencia del CGPJ. La propuesta para su elección la hizo (según el conocido sistema de cuotas) el Partido Popular y los motivos no hay más remedio que buscarlos en su militancia política ya que su carrera judicial no presenta ningún mérito relevante.
De todas formas, nada de este preámbulo me parece definitivo para negarle legitimidad para su nuevo cargo. Lo inadecuado de su elección, lo impresentable, son los tres pasajes de su expediente que voy a describir a continuación. Las tres "perlas" que siguen sí me parecen concluyentes para considerarle inhabilitado para el desempeño de su nueva función.
1. En 2003, siendo secretario autonómico de Justicia de la Generalitat valenciana, se conoció la existencia de una carta suya dirigida al director general de Integración Social de Discapacitados de su mismo gobierno, Francisco Villena, en la que recomendaba a una amiga de su mujer para “algún trabajo o proyecto”. La misiva llevaba membrete de su Secretaria Autonómica, venía rematada por la firma del ahora máximo responsable del CGPJ y destacaba que la interesada es “afiliada al PP”. Cuando el documento se hizo público, de Rosa se justificó diciendo que la amiga de su mujer era “experta en discapacitados”, que se trataba sólo de si podía interesar que colaborara y, remató, asegurando que su proceder fue “como creo que normalmente ocurren estos temas”. Resulta interesante que siendo, como dice, una “experta en discapacitados”, eso no conste en el mensaje y que lo que destaque, lo que valore de forma preeminente el entonces secretario autonómico sea, en cambio, que era “afiliada al PP”. El texto literal de la carta era: : 'Querido Paco: Te mando el currículum vitae de (...), amiga de mi mujer y afiliada al Partido Popular, para que la tengas en cuenta por si consideras interesante que pudiera colaborar con vosotros en algún trabajo o proyecto. Recibe un cordial saludo'.
Este es el original de carta del nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial.


Francisco Camps y Fernando de Rosa: la política les hizo amigos en la antigua Alianza Popular y la justicia les ha mantenido estrechamente relacionados.


2. En febrero de 2009, inmediatamente después de que se conocieran los primeros datos de la instrucción del "caso Gürtel" por parte del juez Baltasar Garzón, de Rosa acusó al magistrado de estar en el límite de la prevaricación por, supuestamente, haber investigado al entonces president de la Generalitat, Francisco Camps. Lo hizo en una entrevista que concedió a la televisión autonómica valenciana Canal 9. Añadió que Camps, amigo desde sus tiempos de militancia en AP y persona que le nombró para todos sus altos cargos en la administración, era "un gran presidente" y "una persona honorable". El episodio levantó una considerable polvareda en ámbitos judiciales, se acusó a Fernando de Rosa de atacar la independencia de los jueces, él, que, ocupaba un cargo dedicado justamente a garantizarla. En el CGPJ se llegó a plantear su reprobación y de Rosa acabó disculpándose.
3. Al mismo tiempo, también en febrero de 2009,  a la que se conoció que el nombre de Francisco Camps salía en la instrucción del "caso Gürtel", trascendió que de Rosa había tenido hasta dos reuniones con Camps. La primera en casa del propio exjuez, el día 13,  y la segunda en el Palau de la Generalitat, el 21. Cuando se preguntó a de Rosa sobre ellas, de la primera dijo que no iba a comentar nada ya que era un tema privado; de la segunda, de entrada aseguró que no había estado en el Palau y, más tarde, reconoció que sí pero añadió que había sido simplemente para recoger unos teletipos.
Fue en 1985 cuando Pedro Pacheco, entonces alcalde de Jérez, dijo aquello de "la justicia es un cachondeo" (consulten este interesante recordatorio del hecho). Fue un escándalo. Lo juzgaron y condenaron por desacato. Hoy, si viéramos, esa frase grabada en mármol a la puerta de los principales organismos judiciales del país, no nos extrañaría nada. Es tanto el cachondeo acumulado, tantos los casos, que ya avergüenza.





martes, 19 de junio de 2012

"LA ROJA Sociedad Anónima de fútbol"


En España casi el 25% de las familias están por debajo de lo que se conoce como "umbral de riesgo de pobreza" o, lo que es lo mismo, disponen de menos de 627 euros por persona y mes. En esta misma España, los jugadores de la selección de fútbol si ganan la Eurocopa recibirán, por cabeza, una prima de 300.000 euros. El seleccionador, el doble.
Relacionar economía y fútbol, recordar, por ejemplo, la deuda de los clubs con Hacienda o la Seguridad Social, acaba siendo siempre una burla al ciudadano. Un burla que, eso sí, una parte considerable de la ciudadanía parece llevar con gusto, solo hay que ver como algunos "matan" por su equipo, se pintan la cara con los colores de su selección o engalanan los balcones con banderas que jamás colocarían si se tratara, pongamos por caso, de una causa solidaria.
Con este país al borde el abismo, con 25.000 desahucios por trimestre, camino de los 6.000.000 millones de parados, con millón y medios de familias con todos sus miembros desocupados, con las tasas universitarias subiendo, con lo sueldos bajando, recortando en investigación, subiendo impuestos, limitando la atención sanitaria, multiplicando tasas, retrasando la jubilación y con unas cifras macroeconómicas que auguran lo peor, resulta inconcebible que 23 jóvenes multimillonarios que ganan al año más de 3 millones de euros se lleven ahora otros 300.000 por ganar la Eurocopa.
No apelaré a ese "orgullo por representar a España" al que tantas veces apelan esas estrellas del balón en las entrevistas, ni a que millones de españole pagarían por poder estar  en su piel, me referiré simplemente a la nula sensibilidad social que demuestran, ellos y su entorno, cuando no son capaces de tener un gesto hacía los miles de ciudadanos que están sufriendo, y mucho, una crisis de la que no son culpables.
Los jugadores de la selección española de fútbol deberían buscar, uno a uno, causas solidarias a las que entregar hasta el último euro de los premios obtenidos. Podrían dedicarlos a lineas de investigación científica que se están viendo bloquedas por falta de fondos; a completar esos programas de ayuda al Tercer Mundo que son una cuarta parte de lo que habían sido; incluso a fomentar el deporte de base en barrios especialmente complicados. Por supuesto, podrían apostar por Caritas, por la Cruz Roja, por las múltiples organizaciones que ayudan a los más pobres de nuestras ciudades sin que la Administración les facilite lo que les promete. En fin, millones de causas dignas.


No les sugiero que renuncien a sus sueldos. Simplemente les planteo la posibilidad de "conformarse" con sus sueldos; con sus tres millones de euros anuales, con la felicidad inmensa que debe dar poder decir "yo soy campeón de Europa y del Mundo", con el cariño de la gente, con la admiración de los más pequeños, con el respeto de todos. No parece poco.
Me extraña que ni uno solo de los jugadores de la selección se plantée todo esto que yo estoy diciendo. Si alguno hay, que lo debe haber, haría un gran servicio al país yendo por libre y anunciando públicamente que él va a donar su prima. Salir del rebaño nunca es sencillo pero, en este caso, resultaría ejemplar.
Si los jugadores fueran capaces de dar ese paso, la Eurocopa se convertiría en mucho más que un campeonato futbolístico, sería un reto colectivo en pos de un obejtivo noble, una empresa justa. Entonces sí habría razones evidentes para estar con "La Roja".
La esperanza de que mi demanda surta efecto es pequeña, lo confieso. Pese a la petición en marcha que hay en internet, me parece que más bien puede pasar lo contrario.  En los dos últimos trofeos ganados, la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010, los jugadores se embolsaron 500.000 y 600.000 euros respectivamente y lejos de donarlos a causas solidarias lo que hicieron fue intentar por todos los medios tributar fuera de España para ahorrarse la mitad de los impuestos. Ahora, en Polonia, las autoridades de aquel país han decidido suprimir todas las tasas si lo recibido se declara allí. Menudos campeooooooones.

lunes, 18 de junio de 2012

Sospechas griegas

Evangelos Venizelos y Andonis Samarás (americana más clara) son los respectivos líderes del PASOK y Nueva Democracia.



Si, a cuenta de Grecia, a los partidos que aplauden y aplican políticas de derechas se les llama de izquierdas (PASOK) y a quienes defiende medidas progresistas y transformadoras se les llama radicales (Syriza) creo que es conveniente empezar a sospechar. Sospechar y reflexionar sobre que, quizá, quizá, las cosas no son como nos las cuentan.
Si no miramos más allá de finales de esta semana, o de este mes, se puede decir que  la derecha ha ganado claramente las elecciones en Grecia.  Las ha ganado claramente porque se ha evidenciado que sumando los votos del partido más votado, la derechista Nueva Democracia (nuestro PP), más los de sus seguros socios del PASOK (nuestro PSOE) superan con creces el 40%, a lo que añadiendo el plus de 50 diputados les asegura la gobernabilidad. Al menos, formal y a corto plazo.
Queda definido también que frente a ese futuro gobierno de derechas la única alternativa real es Syriza, un partido que hace tres años era poco más que testimonial con 300.000 votos (el 4%) y 13 diputados y hoy es gran fuerza progresista con 1.700.000 votos (27%) y 71 escaños. Hace tres años, el PASOK tenía 3.000.000 de votos y ayer no llegó a los 800.000.


Alexis Tsipras, máximo responsable de Syriza.

Esta clara definición de las posiciones de cada uno, ND y PASOK alineados en las políticas de derechas y Syriza por la izquierda,  no me parece una cuestión menor dado que ayuda a entender hacia donde puede ir la política mucho más allá de Grecia. La fidelidad a los mercados, a los designios comunitarios y a la ortodoxia económica está resituando a los antiguos partidos socialdemócratas europeos en el centro derecha y ello, inevitablemente, transforma los equilibrios mayoritarios en la izquierda. Si lo que antes era la izquierda europea se hace de derechas, ha de aparecer una nueva izquierda. Grecia es el primer ejemplo pero el crecimiento de los partidos verdes, de las formaciones alternativas y la consolidación de movimientos ciudadanos apuntan en la misma dirección.
Mientras decenas de brillante pensadores se esfuerzan en teorizar sobre el futuro de la socialdemocracia, sus nuevas respuestas y su necesaria transformación, la realidad no espera. ¿La socialdemocracia puede modernizarse? ¿Sí? Bueno, pues que lo haga, pero, mientras, la gente confía en nuevas propuestas, en nuevas voces, en actitudes menos oficialistas, menos obedientes a los mercados, menos institucionalizadas, más próximas a la calle; alternativas que plantean un nuevo escenario, un nuevo marco, no remendar lo viejo sino levantar algo diferente. Hay dos ideas clave en los que los partidos socialdemócratas tradicionales ni están ni se les espera: uno, la necesidad de prestar menos atención a la competitividad, que no puede ser infinita, y estar más atentos a la cooperación a partir de un modelo económico sostenible; el otro, profundizar en la democracia en base a más horizontalidad y más transparencia. Syriza va en esa dirección. Syriza es esto y por eso es fuerte. Tan fuerte como para salir reforzados de unas elecciones que han sido una vergüenza para la supuesta democracia europea. La campaña del miedo contra Syriza, las amenazas "urbi et orbi" desde todo tipo de instituciones internacionales ponen la piel de gallina a cualquiera con una mínima sensibilidad democrática: expulsión de euro, cierre de fronteras, corralitos... La mentiras se han multiplicado. La información se ha escondido. Nada se ha dicho de que las trampas de los gobiernos derechistas de ND han sido las que han hundido Grecia; a su líder,  Andonis Samaras, se le ha presentado como paladín del europeismo cuando hace cuatro días era un nacionalista  antieuropeo que hizo caer un gobierno y votó contra el primer rescate comunitario; se ha pasado por alto que todos los meses con un gobierno de tecnócratas encabezado por Lukas Papademos no sirvieron para nada; a Syriza se les ha identificado como "contrarios al euro" cuando siempre lo han defendido; se ha obviado que, con la que ya ha caído, Grecia tiene pendiente todavía la "obligación" de despedir este año a 15.000 funcionarios más y a 150.000 hasta 2015; ampliar el programa de privatizaciones para recaudar 50.000 millones de euros añadidos e implantar nuevas medidas de austeridad con el fin de ahorrar otros 11.000 millones entre este año y el que viene.

domingo, 10 de junio de 2012

Epílogo

(Artículo publicado hoy en el diario "El País". http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/09/valencia/1339260364_823479.html )

Seguramente este es el último artículo que firmo como periodista de Canal 9. Dado que ni milito en el PP, ni tengo cargo directivo alguno, ni soy un recomendado, cuando en los próximos días la dirección de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) haga público el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), parece evidente que mi nombre estará en la lista y me iré al paro.
El ERE será el certificado de defunción de una cadena que lo tenía todo para ayudar al crecimiento democrático, económico y cultural del País Valenciano pero que ha acabado convertida en un barrizal por culpa, básicamente, de una recua de políticos y directivos corruptos e incompetentes.
Los trabajadores no estamos libres de pecado. Quiero empezar por reconocer que no hemos estado a la altura de nuestra responsabilidad social. Hemos visto como se iba degradando nuestro producto, nuestra televisión, y no hemos sido capaces de evitarlo; en la mayoría de momentos importantes, ni siquiera lo hemos intentado. Pensábamos que nuestros puestos de trabajo eran eternos y sabíamos que enfrente teníamos un poder político dispuesto a todo. No queríamos problemas.
RTVV fue el primer medio público español que tuvo Estatuto de Redacción para un mayor control profesional de sus informativos. Lo movimos entre unos pocos, pero lo conseguimos. Nos lo negó el gobierno socialista y lo firmamos con Eduardo Zaplana, que para nada pensaba cumplirlo. Nosotros sí, nosotros creíamos en él y procuramos aplicarlo. Por eso hubo unos primeros años de dura resistencia a la manipulación informativa. Salieron documentos, entrevistas, notas de prensa, informes. Yo mismo, en nombre del Comité de Redacción, comparecí en Les Corts en 1999 para denunciar ante los diputados lo que pasaba. Hablamos de censura, de banalización de los contenidos, de desinformación, de propaganda al servicio del PP. Fue cuando explicamos la consigna absurda de que a Zaplana no se le podía grabar por su perfil izquierdo. Por aquel entonces, la redacción se negó a estupideces como la del director Jesús Sánchez Carrascosa que pretendía pagarnos por la “mejor noticia del día” y, personalmente, algunos dijimos no a ofertas que buscaban descubrir dónde teníamos el precio. El pulso fue muy desigual y desembocó en despidos y depuraciones. El foco resistente se desactivó. Yo, por ejemplo, pasé de la sección de política a deportes, me dijeron que era provisional pero jamás se revirtió el cambio. Compañeros como Joaquín Genís, a quien estos días veo en manifestaciones contra el ERE, fue uno de los principales colaboradores de Carrascosa en el proceso de depuración y otros, como Pau Pérez Rico desde la dirección de Informativos, se dedicaron a amenazar a los periodistas para que no votaran en las elecciones al Comité de Redacción. El órgano acabó desapareciendo.



No descubro nada diciendo que la gestión de Amadeu Fabregat al frente de RTVV hasta 1995 fue, en general, penosa. Intentó contentar a la caverna, que tenía en María Consuelo Reina a su cancerbero, pero lo único que hizo fue acelerar la derechización de la sociedad valenciana, alejarse de los sectores sociales más progresistas y comprometidos con la cultura e imposibilitar que Canal 9 fuera el ámbito de reflexión y debate democrático que necesitaba el país. Luego, con el PP, llegó el secuestro de la cadena, el clientelismo enfermizo y la depredación. Desde el primer día aterrizaron en los despachos, y lo han seguido haciendo hasta hoy, todo tipo de comisarios al servicio del partido y sus intereses, conciencias hipotecadas que actuaban como simples correas de transmisión y que siempre miraban hacia otro lado. Recordaré algunos nombres, pidiendo de antemano disculpas a los muchos que no citaré pese a merecerlo: José Vicente Villaescusa, los mencionados Carrascosa, Genís y Pérez Rico, Vicent Andreu, Genoveva Reig, Menchu Illán, Lluís Sabater, Ricardo Calatayud, Paco Picó, Jordi Hidalgo, José Llorca, Lluís Motes, Antonio de la Viuda, Lola Johnson, Germà Arroyo, Salud Pedrós, Luis Redondo, Fernando Quintela o el miserable Vicent Sanz. Para rematar el trabajo tuvimos a Pedro García, intermediario de la Gürtel incluso para forrarse a costa del Papa, y las labores forenses las han asumido ahora, sin dar nunca la cara, José López Jaraba y Juan Prefaci. Ninguno de todos ha defendido nunca el sentido de su cargo. Su norte y su guía han sido el Partido Popular y su red de intereses. Nada más.
En todo este proceso hay pocos inocentes. No se puede pasar por alto que frente a los abusos del PP y sus gobiernos, la oposición política ha adolecido de modelo alternativo. Mucho decir que la manipulación informativa de Canal 9 era la clave para entender sus derrotas, pero jamás han tenido una estrategia al respecto.
En cuanto a la ciudadanía, se desentendió de RTVV hace mucho tiempo. El País Valenciano, que es anémico en lo político, ante el sectarismo de Canal 9, reaccionó encogiéndose de hombros, despreciando y con un adiós muy buenas. Es suicida, pero poco reprochable. Nadie en la calle nos echará nunca de menos porque a quienes tenían sensibilidad suficiente para entender el valor de una televisión pública les ofendimos con nuestros contenidos y quienes aún nos ven, dicho sea con respeto, ni sienten ni padecen.
En definitiva, el ataúd de Canal 9 está a punto de quedar sellado. Del ERE y de la nueva ley de RTVV saldrá un engendro sin otro sentido que repartirse los despojos que todavía queden de lo que pudo haber sido y no fue. Cuando, con calma, se revise lo que han sido estos años se verá que la cadena fue asaltada por una banda de sinvergüenzas que solo querían ganar elecciones y dinero y que no resistió porque se quedó sin defensores. Gabriel Celaya maldecía la poesía “concebida como un lujo cultural por los neutrales que, lavándose las manos, se desentienden y evaden”, yo maldigo el periodismo cínico y miope que pretendió pasar por Canal 9 sin “mancharse” y que hoy se ha quedado sin profesión y sin trabajo.

viernes, 8 de junio de 2012

No es lo mismo el ejercicio que el deporte

Esto del deporte popular es muy divertido. Además de sano, es divertido. Bueno, sano… tampoco lo es tanto. Si fuerzas, el deporte popular es, de acuerdo, sí, divertido pero no del todo saludable.
Lo que realmente agradece el cuerpo es llevar una alimentación equilibrada y no ser excesivamente sedentario. Para entendernos, hacer ejercicio. Caminar una hora al día cuatro o cinco días a la semana a un ritmo ligero es suficiente para evitar anquilosarse, para quemar calorías y evitar sobrepesos, para tonificar los músculos y para hacer que el corazón no se nos duerma. Incluso se pueden introducir algunos minutos de carrera si se tiene la sensación de que el cuerpo pide un poco más. Las caminatas se pueden combinar con paseos en bicicleta o con visitas a la piscina. La bicicleta permite un contacto directo con la naturaleza. Su enemigo son los coches pero hay distintas maneras de evitarlos. Los parques urbanos o los carriles bici son sitios bastante tranquilos. Las carreteras de interior o los caminos de montaña ofrecen paz y buenas vistas. La natación, por su parte, es un deporte muy recomendable. Nada traumático. Suave. Relajante. Meter la cabeza bajo el agua y no tener más compañía que esa raya oscura que marca el centro de la calle permite llevar la mente casi a cualquier sitio que uno se proponga. Ríanse ustedes de la meditación trascendental. Eso sí, a la natación cuesta cogerle el aire si no llevas una buena técnica adquirida desde niño. Las primeras piscinas resultan un poco pesadas, más por la dificultad de acompasar la respiración a las brazadas que por otra cosa. Por tanto, algún cursillo no está de más. Los hay en todas las piscinas.
Caminar, un poco de bicicleta y otro poco de natación son, pues, garantía de salud pero, como diría el del chiste, “vale sí, pero ¿hay alguien más?” Una cosa es hacer ejercicio, puede que sea lo más inteligente, y otra cosa es hacer deporte. Puesto que he hablado de caminar, ir en bicicleta y nadar, su equivalente deportivo es el triatlón. Los hay que empiezan por la distancia “sprint” (750 metros de natación, 20 kilómetros en bici y 5 de carrera a pie). Nada. Eso lo hace cualquiera de los de la “vida saludable” con un mínimo de valor. Luego, uno se puede plantear un “olímpico” (1500-40-10). Eso ya tiene algo más de interés. Los buenos, los que ganan, acaban en dos horas. Los populares necesitan un mínimo de media hora más. Tres horas no es un mal resultado.
Bueno pues aquí, en estas distancias y en estas marcas, está la frontera entre el ejercicio y el deporte. Quienes se aventuran más allá de estos andurriales entran ya en el estadio de “qué divertido” pero también en el de “me duele un poco aquí”, “tengo molestias allá”. Hacer deporte, interpretado, por ejemplo, por un triatleta veterano (hay que perfilar un poco el modelo de deportista del que estamos hablando), quiere decir un mínimo de cinco entrenamientos semanales. Eso, para empezar. No es cierto que “este tipo de triatleta” pretenda simplemente acabar.



Quiere “hacerlo bien”, “mejorar”, eufemismos de “voy a ir a tope”. Por tanto, cometerá el “error” de introducir series en su entrenamiento. Puede que sobre la bicicleta le empiece a dolor la espalda; en la piscina, igual le aparecen molestias en el hombro y, en la carrera a pie, uffff, ahí la variedad de los dolores es inmensa… Ese tendón de Aquiles que se inflama, esa pubalgia, esa fascitis, esas contracturas, esas roturas fibrilares. “Iba a 3’40 cuando he notado como un pellizco en el gemelo, como una pedrada”. Porque, claro, el triatleta, que trabaja (de momento), que tiene familia, obligaciones, responsabilidades… lo que a veces no tiene es tiempo para estirar cuando ha acabado su entrenamiento o para ir al fisioterapeuta al menos una vez cada 15 días para descargar. Eso son lujos. Incluso se puede dar el caso de que se tenga que levantar a las 6’30 para hacer el primer entrenamiento, con lo cual, adiós a las necesarias horas de sueño. Se me olvidaba, con las prisas ni comer ordenadamente es siempre posible. Un bocata al mediodía es la única manera de arañar el tiempo suficiente para poder pasar por la piscina o salir en bicicleta. En fin, que mal comido, mal dormido, mal masajeado y mal estirado es casi un milagro seguir en pie. Ese es el marco del triatleta popular. Así las cosas, el stress es un fantasma de presencia asegurada, el primer rival al que se tiene que controlar si se quiere seguir disfrutando aunque sea al precio de que siempre te duela algo.
(No sé yo… Me parece que esto me ha quedado demasiado personal, debo distanciarme más).

Ártículo publicado esta semana en la revista  "FREE SPORT MAGAZINE"

jueves, 7 de junio de 2012

Urdaci, la princesa Letizia, el periodismo de calidad y la democracia

Si la impostura y la mentira no llaman la atención es que la impunidad se ha impuesto. Cuando los grandes escándalos demasiado a menudo acaban en nada nos indignamos pero en el día a día de cada uno de nosotros se nos pasan miles de detalles que si tuviéramos activadas las alarmas democráticas harían que nos lleváramos las manos a la cabeza. Es la suma de nuestras lagunas la que conforma el ambiente social de irresponsabilidad y relativismo que tanto nos indigna.
En las últimas horas he visto en los periódicos tres fotos que me han llamado la atención. Son las  que siguen.

Los príncipes entregan el premio los premios de periodismo de la Asociación de la Prensa de Madrid y destacan la importancia del periodismo de calidad en el funcionamiento democrático de un país. No entiendo como nadie se plantea lo inadmisible de la amnesia de la princesa Letizia. Hay que recordar que Letizia Ortiz era la pareja de Alfredo Urdaci en la presentación de aquellos informativos infumables, manipulados, censurados, sectarios y vergonzosos de la época Aznar. ¡Qué cosas! Urdaci convertido en el paradigma de la manipulación informativa y su pareja, Letiza Ortiz, de princesa y repartiendo premios y doctrina sobre la calidad del periodismo y el periodismo de calidad. Y sí, en la foto aparece también, Esperanza Aguirre, la presidenta de la Comunidad de Madrid, que se cargó al director de un informativo de Telemadrid, Germán Yanke, porque no le gustó una entrevista que le hizo y que ha convertido la cadena en un coto de propaganda a su disposición. Vaya con el periodismo de calidad.


La policía impide que un senador entregue un casco de minero al presidente Rajoy. Los hechos suceden en el interior del mismo hemiciclo del Senado. Menuda democracia la nuestra si ni un senador puede acercarse al presidente del gobierno para hacerle llegar una determinada reivindicación. No se pierdan, por favor, la actitud del mismo Rajoy que ni mira al senador. Muy mal ha de estar un país de sensibilidad política cuando suceden estas cosas, cuando un policía para a un senador dentro del Senado por acercarse a una autoridad. Y, encima, Jorge Moragas, el jefe de gabinete de Rajoy, ejerciendo también de gorila. Si un senador en la misma cámara parlamentaria tiene estos problemas para acceder al presidente del Gobierno, ¿qué no será un pobre ciudadano de calle? Cualquiera diría que son nuestros representantes.


El portavoz del PP en Les Corts Valencianes, Rafael Blasco, usa las cabinas telefónicas para sus llamadas. El hecho tendría poco de particular si Blasco no hubiera aparecido recientemente en multitud de escuchas telefónicas en un caso de corrupción ligado a la Conselleria de Cooperación y Solidaridad que él dirigía. ¿Qué cosas, verdad? Un señor que tendrá a su disposición cien teléfonos móviles, un señor con asesores, secretarias, secretarios y demás, llamando desde una cabina como esos mafiosos de las películas que huyen de los pinchazos telefónicos policiales.

En fin, son tres detalles. Si a alguien le parece que tengo la piel demasiado fina, será que sí. Disculpas.

miércoles, 6 de junio de 2012

Georgie Dann cantará ópera al frente de RTVE

Leopoldo González -Echenique, el próximo presidente de RTVE. La pregunta es siempre la misma: ¿si quieren música clásica (léase, independencia, pluralismo, etc...) por qué ponen a Georgie Dann (un señor del PP)?


Si se trata de burlarse de la democracia, lo mejor es no ser cómplice. Por eso, hace bien el PSOE no entrando en el nuevo reparto de sillas del Consejo de Administración de RTVE. El error sería que dentro de unos meses, con cualquier excusa, revisaran su decisión y acabaran participando en el enjuague.
He escuchado diferentes voces, Àngels Barceló o Juan Ramón Lucas por ejemplo, cuestionando la actitud de los socialistas por considerar que abandonaban sus responsabilidades. No lo creo.
En un Consejo de Administración de RTVE convertido, otra vez, en una correa de transmisión de las mayorías partidas parlamentarias, no hay nada que hacer, ningún control a ejercer, ninguna función útil socialmente que desarrollar.
Los Consejos de Administración de las televisiones públicas son unos inmensos gabinetes de colocación de cesantes, amigos, parientes y militantes de partidos políticos sin otro valor que ser voces al servicio de quien les ha colocado allí. Se supone que los miembros de estos organismos no representan a ningún partido sino que llegan a sus cargos simplemente "propuestos" por los distintos partidos. Es puro teatro. A los consejos de administración de los medios públicos se va a como quien va a la guerra; cada cual a su trinchera y, al enemigo, ni agua.
Los años de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero intentaron romper con esto. Ahora parece evidente que volvemos a estar a las puertas de lo más duro del duro invierno. Así que acierta el PSOE evidenciando que se queda al margen. Ocupar este tipo de sillas no es más que dar cobertura al abuso del PP, a su falta de espíritu democrático; es facilitarles la coartada, hacerse su cómplice.
Es mentira que participar en los consejos de administración signifique tener mayores posibilidades de control sobre los posibles errores o excesos que se dan en los medios públicos. Está todo planeado, previsto y también están pensadas las maneras de evitar que nadie pueda romper las estratégias diseñadas. Se esconden los documentos, se falsean las explicaciones, no se justifican los nombramientos. Al final, todo acaba en una votación y ya sabemos el resultado. Gana la mayoría y si se tiene que aprobar que la ley de la gravedad no existe, se aprueba. Estar solo sirve para llevarse dietas generosas, comidas gratis, viajes pagados y otras tantas regalías. No parece muy digno.
Si el PP quiere hacer una RTVE a su medida que se note, que no se esconda detrás de nadie, que no se escude en la normalidad que supone que los órganos formalmente funcionan como está previsto. La utilización partidista de los medios públicos no es para nada normal y todo aquello que ponga en evidencia la anormalidad es beneficioso.Y si Convergencia i Unió no ve nada malo en la política del PP (nunca ven nada malo, ni hay reparto al que renuncien) que también se descare. Si su nivel de sensibilidad democrática no llega para vomitar ante el "golpe de mano" del PP en RTVE, si no les da vergüenza ver como se patrimonializan los organismos que han de ser plurales, si no les da asco ver como se barre a los partidos minoritarios o a los sindicatos, pues peor para ellos.
El control que se hace desde el Consejo de Administración de RTVE se puede hacer igual desde fuera, es cuestión de trabajar, de denunciar, de presentar alternativas. Están, además, la Comisión de Control parlamentario, y el Defensor del Pueblo, y los tribunales, y los medios de comunicación...
Que todo el mundo esté tranquilo, RTVE no se va a resentir de la ausencia de los socialistas en su Consejo de Administración. Su presencia sería inútil. Tengo la prueba: no hay televisión peor que Canal 9, saqueada, manipulada, secuestrada. Pues bien, los socialistas siempre han estado en su Consejo de Administración y les aseguro que mayor inutilidad es imposible.