viernes, 4 de mayo de 2012

Las elecciones griegas como aviso para el PP y el PSOE











Protestas ante el Parlamento griego en la Plaza Sintagma de Atenas.



No solo en Francia hay elecciones pasado mañana. También los griegos van a las urnas. En su caso es para renovar el Parlamento. Creo que debemos estar muy atentos a lo que pase en Grecia. Nuestra situación es bastante más parecida a la griega que a la francesa y, al paso que vamos, quizá no es que sea parecida sino idéntica.
Por tanto,  es interesante ver como los dos grandes partidos griegos, el PASOK y Nueva Democracia, para entendernos, nuestro PSOE y nuestro PP, pueden pasar de ocupar el 80% de los escaños a no más de la mitad. Su caída se anuncia inmensa. Los ciudadanos griegos están hartos de los políticos y de los grandes partidos. Les van a pasar factura.
¿Qué es lo que aleja a los votantes de los dos grupos mayoritarios en el Parlamento de Atenas? Pues tan simple como que ya saben lo que van a hacer y que lo que van a hacer es lo que han estado haciendo hasta ahora, decir que sí a todo lo que venga de la Unión Europea. Y ya saben que en junio está prevista una nueva vuelta de tuerca en la política de recortes, de privaciones y de más austeridad.
Por tanto las elecciones se juegan casi en un Europa, sí/Europa, no. Para ser más exactos, en un recortes, sí/recortes, no. Y por el "no" están las muchas formaciones que van a ganar presencia. De un Parlamento con 5 grupos se puede pasar a otro con casi 10 y muy fragmentado.
No habrán mayorías absolutas, ni parece posible que pactando los del "sí", los dos grandes, tengan suficiente. Pero, claro, el "no" agrupa desde formaciones del tipo Izquierda Unida hasta los ultraderechistas de "Amanecer Dorado". En resumen, que el panorama de futuro es complejo.
Lo que me parece significativo es el declive de los grandes. El "PSOE y el PP griegos" van a desmoronarse, eso indican las encuestas. Caerán porque se parecen demasiado, porque están de acuerdo en lo fundamental y lo fundamental es que están acabando con el presente y el futuro de sus ciudadanos. Están hipotecando el país en base a pedir más y más sacrificios a los que menos tienen mientras se mantienen los privilegios de los más poderosos. Van a ganar protagonismo los "pequeños". Veremos si llegan o no para quedarse. Y veremos también si en España las cosas van por el mismo camino. Yo creo que sí.
Y una última cosa. Grecia, siempre muy politizada, quizá por el orgullo de haber sido la cuna de la democracia, vive sus elecciones con un distanciamiento tal que hay más atención puesta en qué pasará en Francia que en sus propios comicios. Desde la desconfianza en sus políticos, suponen que igual afectará más a sus vidas la posible victoria en Francia del socialista Hollande, con los cambios que eso pueda implicar en la política comunitaria, que el nombre del próximo primer ministro griego.
¿Puede ser que a España le suceda lo mismo? ¿Puede ser Hollande nuestra solución? Si es así, ¿dónde está la gran democracia que hemos sabido levantar entre todos?

No hay comentarios: