lunes, 14 de mayo de 2012

Antes con la superstición que con la educación, así es el PP

                             
Las autoridades valencianas antes de la Misa de Infantes. Les reciben el cardenal Cañizares que ofició la ceremonia y, detrás, el arzobispo Osoro.


Un hecho concreto puede servir, como si de una foto se tratara, para evidenciar la sensibilidad de un gobierno en relación a los distintos aspectos de la realidad social. Revisemos pues la sensibilidad del gobierno de la Generalitat valenciana y, en general del PP a al vista de dos hechos que se dieron este pasado domingo en Valencia.
Los hechos en cuestión son: el traslado de la Mare de Deu del Desemparats desde la Basílica a la Catedral, con el añadido de la llamada Misa de Infantes, y una nueva edición de las Trobades d'Escola Valenciana, que es un acto que diferentes colectivos del ámbito educativo organizan para reivindicar la enseñanza en valenciano. Este año era la edición número 25 de las Trobades.
En el "Traslado" estuvieron presentes el president de la Generalitat, Alberto Fabra (imprescindible las  declaraciones sobre su confianza en la ayuda divina para salir de la crisis); su vicepresidente, José Císcar; el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo; el consejero de Gobernación, Serafín Castellano; la de Educación, Maria José Catalá; la de Agricultura, Maritina Hernández; la de Cultura y Turismo, Lola Johson; el president de Les Corts, Juan Cotino; la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, con su equipo de gobierno al completo; diputados, como José Marí Olano; senadores, como José María Chiquillo... No faltó prácticamente nadie.
En las "Trobades" no hubo ningún cargo institucional del PP. Bueno sí, después de años de boicot absoluto, esta vez estuvo allí el subdirector general de Calidad Educativa, Manuel Tomás.


                                     
La Trobada d'Escola Valenciana, con sus pancartas reivindicativas.

                                               
El Traslado de la Mare de Deu, con los fieles enfervorizados llevando en volandas a bebés hasta el manto de la imagen.

Vamos, que puestos a elegir entre cardenales y profesores, el Partido Popular lo tiene claro.



1 comentario:

carles candela dijo...

JULIÀ, CREC QUE EL TEU BLOG HAURIA DE SER DE LECTURA OBLIGATORIA ALS COl·LEGIS.
Una forta abraçada