miércoles, 29 de febrero de 2012

Marivent: delitos y descansos

Iñaki Urdangarín, junto a su esposa la Infanta Cristina, llegando el viernes pasado al Palacio de Marivent para declarar al día siguiente ante el juez por distintos casos de corrupción.



He esperado un par de días para ver si alguien escribía al respecto. Nada. Así que, pasados ya cuatro días, pongo por escrito lo que el mismo sábado me pareció que Iñaki Urdangarín, antes de declarar ante el juez Castro por la causa que se sigue contra él, se alojara en Marivent.
Inaceptable. Me parece inaceptable que un señor que se desplaza, imputado, hasta Palma de Mallorca porque tiene que declarar en un juzgado como presunto responsable de distintos delitos de malversación de caudales públicos, falsedad documental, fraude a la Administración y prevaricación pase la noche en un palacio de titularidad pública, el Palacio de Marivent, precisamente allí donde ya hizo algunos de los negocios que ahora lo han llevado a los tribunales. La conclusión es que la misma Administración a quien supuestamente ha robado le pone la cama; los propios ciudadanos de quienes se ha aprovechado, le pagan la vigilia. Un mínimo de respeto y de prudencia aconsejaría que Urdangarín no hiciera, al menos públicamente, ostentación de sus privilegios. Un hotel o la casa de algún amigo resultaría mucho más oportuno. Los delitos de los que se acusa al yerno del Rey se han cometido valiéndose justamente de esa privilegiada posición en la que vive fruto de su boda con la Infanta. Tocaría, pues, al menos hasta que el asunto se resuelva, que se mantuviera al margen de todo lo que tenga que ver con el disfrute del patrimonio que pagamos con nuestros impuestos. Haberse dedicado al expolio de lo público le debería alejar de su disfrute. Tanto bombo que se le dio a la frase salida de la Casa Real en el sentido de lo poco ejemplar del comportamiento de Urdangarín y ahora se pone Marivent a su disposición.
Luego se centrará la polémica en la tontería de si entra o no a pie en el juzgado. Y acabará entrando a pie para que así se pueda ofrecer la imagen de que la justicia es igual para todos. Los periodistas morderemos el anzuelo de esa discusión como si no supiéramos que todo es una cortina de huma organizada también por periodistas situados en agencias de comunicación potentes o en la misma Zarzuela.
Se oyen incluso voces discutiendo la duración de los interrogatorios, como si los delitos de los que se acusa al marido de la Infanta fueran cuestiones simples, sencillas, como si no se caracterizaran precisamente por ser grandes redes de testaferros, empresas fantasmas y marcas tapadera tras las que se esconde lo que se ha hecho. No. Urdangarín, como Botín, como los Albertos, como Saez, como Camps, como Fabra... como tantos y tantos, disfrutan del privilegio de disponer de un ejército de abogados con pocos escrúpulos para hacer frente a la desigual batalla con unos jueces instructores y unos fiscales cargados de faena y con la amenaza de un posible error sobre sus cabezas. Asistimos a un evidente proceso de desequilibrio entre las clases sociales porque las leyes no son igual para todos, porque se están escorando de forma descarada hacia los poderosos. Se legisla pensando en ellos pero no para controlar su poder sino para evitar que pueda estar en peligro. Por eso el poder y la riqueza están cada día más concentrados.
Que Urdangarín, como si tal cosa, duerma en Marivent antes de que el juez ponga en evidencia sus turbios negocios a la sombra de la Casa Real no es más que la prueba de hasta que punto el poder está dispuesto a aprovechar todo lo que su status le aleja del común de los ciudadanos. Diga lo que diga el Rey. Un Rey, por cierto, que conocedor de las irregularidades de su yerno no solo no denunció nada sino que puso un equipo a trabajar para evitar que los hechos trascendieran. Si el Rey Juan Carlos fuera un suegro normal y la ley igual para todos quizá ahora estaría declarando también como posible encubridor o, al menos, como testigo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

cialis generique cialis prix en pharmacie cialis cialis acquistare cialis cialis 20 mg. prezzo cialis cialis online