lunes, 6 de febrero de 2012

El PSOE sigue perdiendo el tiempo que no le pertenece


Con toda franqueza: el proceso congresual del PSOE de estas última semanas me ha interesado muy poco. No por mi falta de motivación, que es alta, sino por la absoluta falta de contenido del debate socialista. Días y días de lugares comunes, de frases previsibles, de falsa esgrima dialéctica sin decir nada, puede que sean útiles para llenar páginas y páginas de periódico y mantener vivo el espejismo de la controversia política, pero poco más. A mi la esgrima me interesa poco. Resumiendo, de los socialistas lo que se espera es que expliquen cual es la salida que le ven por la izquierda a nuestro oscuro presente. Todo un fin de semana de Congreso, solemne, grande y ceremonioso, lo han despilfarrado sin ofrecer pista alguna al respecto. Más allá de discutir sobre nombres, poca cosa más han hecho llegar a la gente.
De todas formas, los socialistas tienen una deuda añadida. Nos deben decir, credibilidad obliga, por qué, si hay y tienen (¿tienen?) soluciones de izquierdas, gastaron su última legislatura en aplicar soluciones de derechas. Es obligado que nos aclaren por qué dedicaron tanto tiempo a decirnos, de decisión de decisión, que las buenas medidas eran de derechas, neoliberales y conservadoras y ahora, en cambio, están desbocados con las "salidas progresistas a la crisis". Coño, con perdón, haberlo pensado antes, ¿no?
Pienso publicar en este blog alguna otra opinión respecto al Congreso del PSOE pero, vista hoy la prensa, me parece que hay dos cosas en "El País" muy significativas. Dos cosas que son un canto a la inanidad política y que me convencen de que el PSOE se parece mucho a los protagonistas de la película "Los otros", aquellos personajes de Alejandro Amenabar que estaba muertos sin ellos saberlo.
¿Qué dos cosas he encontrado?
La primera, esa declaración de José Bono diciendo que "los que han perdido [el Congreso] deben someterse". ¿Someterse? Dios mío, dicho sea a su estilo. Es difícil encontrar una expresión menos democrática, menos progresista y menos honrada que "someterse". Dicha por la persona a quien José Luis Rodríguez Zapatero puso de ejemplo de socialista, de amigo y de político en su discurso de despedida, el "someterse" es como una metáfora de todo lo sucedido y de lo poco que se puede esperar de cara al futuro.
La segunda, una entrevista con la nueva número 2 del PSOE, Elena Valenciano. Es imposible hacer un discurso más plano, más vacío. Un dirigente del PP diría exactamente lo mismo y de la misma manera. Hay frases que te congelan el ánimo. El titular es "Se queda al frente del PSOE quien ha sido más leal a Zapatero". Cuando le preguntan por el futuro de Chacón contesta que "tiene el futuro que quiera", justo lo que responden en el PP cuando les hablan de Francisco Camps. En toda una página no hace un mínimo gesto de autocrítica, asegura que la nueva ejecutiva es una mezcla de "experiencia, solvencia y juventud", que las federaciones que salen divididas del Congreso lo hacen para bien, del Partido Socialista andaluz no dice más que "trabajará unido para ganar las autonómicas, asegura que la corrupción sobre los ERE de Andalucía no les perjudicará "en absoluto"... En fin, recomiendo encarecidamente la lectura de la entrevista. Es muy poca cosa pero en enseña mucho. Si disponen de 5 minutos, revisen la entrevista con Elena Valenciano. Es una pérdida de tiempo de mucha utilidad.

No hay comentarios: