sábado, 5 de noviembre de 2011

Si tuvieran vergüenza no se gastarían 550.000 euros en un debate pantomima

Dicen desde la Academia de Televisión que los 550.000 euros que va a costar el debate, o lo que sea, entre Rubalcaba y Rajoy representan un presupuesto ajustado. Claro, tan ajustado como periodístico es en si el debate. Con todo decidido por los partidos políticos y con un periodista que se limitará a hacer de figurante de los dos líderes políticos. 550.000 euros son 90 millones de las antiguas pesetas. ¿Había necesidad de levantar todo un nuevo escenario para este acontecimiento? ¿No servían los grandes platos de las grandes cadenas españolas? ¿Por qué no servían? Con un decorado neutro en las instalaciones de RTVE y distribuyendo la señal igual que se va hacer el lunes hubiera quedado todo más que bien. Y mucho, muchísimo más barato. No olvidemos que se trata de un simple cara a cara: dos interlocutores, un moderador, una mesa grande y tres sillas. No es más que eso. Lo importante será lo que se diga y lo triste es que para garantizar que el contenido sea lo más informativo posible no se ha hecho, desde la organización, el más pequeño esfuerzo; se ha dejado todo en manos de los partidos para que todo se ajuste a sus intereses, aunque éstos contagios a los de los ciudadanos. La audiencia está garantizada, lo dice la propia Academia. Pues así las cosas todavía se entiende menos este dispendio. Se gastan hasta 1700 euros para que un árbitro de baloncesto controle los tiempos de cada intervención. Estamos en plena crisis, con cinco millones de parados, con 350.000 familias que se han quedado sin casa por no poderla pagar, los recortes de todo tipo están a la orden del día... Y van nuestros dos grandes políticos, y van nuestros académicos de la TV y se gastan más de medio millón de euros para un debate electoral entre dos partidos que no anuncian otra cosa que nuevos ajustes y nuevos sacrificios. ¿No podrían haber empezando dando ellos ejemplos de austeridad?

No hay comentarios: