jueves, 27 de octubre de 2011

El vídeo del PSOE, el dedo y el sol



Ya sé que hay unanimidad casi absoluta para descalificar el reciente vídeo del PSOE sobre educación en el que se contrapone a un niño pijo que va a un colegio privado con una niña de clase más humilde que acude a uno de carácter público. Hay unanimidad, lo sé... pero yo no estoy de acuerdo con las críticas. El anuncio socialista no dice que los alumnos de los colegios privados sean todos unos imbéciles, no. El mensaje es, o ese es el que interpreto yo, que vivimos en una sociedad desigual, desequilibrada e injusta y que la enseñanza pública es el instrumento más importante para revertir tal situación. Por eso es preciso invertir en enseñanza pública, por eso se debe evitar los recortes, por eso es prioritario apostar por una educación de calidad para todos, todos, nuestros hijos. Eso entiendo yo del anuncio del PSOE. Lo demás me parece un análisis demasiado simple; ya saben, como mirar el dedo cuando éste señala el sol.
La críticas que ha recibido el vídeo de los socialistas me parecen desenfocadas. Las que le llegan desde la derecha, depredadora de la enseñanza pública, las entiendo como interesadas pero las que llueven desde sectores progresistas no las creo acertadas. El PP y los paladines de la escuela privada, esos que hablan de derecho a elegir cuando son los únicos que pueden hacerlo, se han salido con la suya. El mensaje le ha explotado al PSOE en la cara. El vídeo se ha quedado sin defensores y, por tanto, su mensaje de fondo, su defensa de lo público no ha cuajado. La derecha y sus agentes mediáticos se han lanzado al ruedo con fuerza y, enseguida, han hecho los listados de políticos socialistas que llevan a sus hijos a colegios privados. Vamos, lo de siempre, de manual; como si se tuviera que haber estado en el Amazonas para protestar contra su deforestación o ser ballena para quejarse de la caza indiscriminada de ese animal.Yo diría que no, que lo que cuenta es la gestión política.
Los socialistas no perjudican la enseñanza pública cuando comenten esa presunta incoherencia que denuncian las portadas de la prensa más reaccionaria. Lo hacen cuando dan más y más dinero a los centros privados, cuando aumentan los conciertos sin sentido, cuando recortan los presupuestos concretos de educación, cuando mantienen acuerdos con la Iglesia para apoyar a sus colegios, cuando pagan a sus profesores de religión, cuando permiten desgravaciones al ritmo de la señal de la cruz, cuando dedican a aviones de guerra lo que se podría gastar en libros, aulas y pupitres. Eso es lo que se les debe reprochar y no el vídeo de marras o dónde han matriculado a su hijo. Lo que se tiene que decir, y hacer, es que mientras se necesite un solo euro para la escuela de la niña del video (que seguro no es la de Rajoy) no habrá dinero para el centro del niño pijo.

3 comentarios:

Albert dijo...

A mi no se me olvida la promoción y apoyo que hizo años atrás un ministro de Educación a la escuela Concertada (eufemismo para la escuela privada pero subvencionada, en manos principalmente de la Iglesia Católica o afines). Por todo lo que implica: Desprestigio y desinversión en la Pública, y subvención confesional de un Estado "aconfesional".
Ese ministro fue un tal Alfredo Pérez Rubalcaba.
Que la derecha ceda infraestructuras públicas a organizaciones privadas para "Concertados" o promueva que las arcas públicas dejen de ingresar por "beneficios fiscales" a quienes lleven a sus hijos a la escuela privada-privada (la no concertada) *más dinero* que el que dicen ahorrarse con los "ajustes" (derribo) de la Pública..... no sorprende nada.
Tanto unos como otros promueven lo mismo. Unos disimuladamente, otros con descaro y avaricia.

Unprofe dijo...

A mi tampoco se me olvida, Albert.
He encontrado una curiosa versión en la red sobre el video. Esta versión me parece más verosimil.
Saludos.

http://www.youtube.com/watch?v=MPaFPE8oBbo

Pep Mora dijo...

Hola,hola, però la concertada, que la subvenciona, ja està bé de concertar, és una excusa per donar diners públics a la privada.No ens enganyem, on porten els seus fills, qui pot permetre pagar una escola, és a dir polítics, funcionaris, gent amb sous per sobre de la mitjana ...
salut Julian, i petons,