viernes, 15 de julio de 2011

Peligro: el PP tiene RTVE en el punto de mira

Quienes piensan que los medios de comunicación públicos están mal, que se vayan preparando porque lo que viene es peor.
La reciente espantada de Alberto Oliart al frente de RTVV ha servido para que el PP evidencie lo que piensa hacer con el ente público cuando, como parece, Mariano Rajoy gane las próximas elecciones generales. Los populares se han negado a tan siquiera iniciar las conversaciones para buscarle sustituto a Oliart. No quieren hacer efectiva la sustitución, les interesa demorarla, porque están seguros de que, pasados los comicios, estarán en mejores condiciones de colocar en el puesto a alguien de su confianza. Tendrán más votos y podrán exigir más cuota, más fidelidad. Cuando digo confianza me refiero a confianza partidista, claro, no profesional. Si el PP pretendiera seguir por la senda Zapatero (perfectible, por supuesto) de independencia y profesionaliad en los cargos directivos y en los contenidos de RTVE se habría puesto a trabajar de inmediato para buscar un nombre de consenso y, en caso de futura victoria, encontrarse ya la vacante cubierta. Pero el PP quiere todo lo contrario. Últimamente hemos tenido dos buenas pistas en este sentido. María Dolores de Cospedal, la misma que denunció públicamente la supuesta tendenciosidad partidista de RTVE, acaba de encumbrar a Ignacio Villa como futuro director general de Radiotelevisión de Castilla- La Mancha. Era difícil encontrar un candidato más escorado a la derecha en todo el mapa mediático español que Villa que, hasta ahora, dirigía los informativos de la COPE.Por otra parte, Francisco Camps, el President de la Generalitat Valenciana, ha nombrado como portavoz de su gobierno a Lola Johnson que hasta ahora era la Directora de Canal 9 y anteriormente había sido su Jefa de Informativos.Un nombramiento que es todo una declaración de continuidad en la tarea de velar por la imagen de Camps; primero desde la televisión pública ahora desde la consejería del ramo.
Por contra, ni se avanza en la puesta en marcha de los Consejos Audiovisuales como instancias de seguimiento y control de los medios, ni se rectifica la consolidada práctica de llenar los consejos de administración de los medios públicos de comisarios políticos de los partidos según cuotas ligadas a los resultados electorales. En resumen, de mal en peor. Los partidos contra la democracia.
Y como prueba, la noticia que Canal 9 acaba de ofrecer en su informativo sobre la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana de juzgar al President de la Generalitat, Francisco Camps, por un presunto delito de cohecho impropio al recibir regalos de la trama corrupta Gürtel. Todo un Presidente autonómico obligado a sentarse en un banquillo judicial. Ajenos a la importancia de la noticia, los servicios informativos de Canal 9 desplazaron la información a una simple noticia breve de 35 segundos, sin un video editado para ilustrarla y con este texto, en el que ni tan solo se nombra a Camps:
"El juez José Flors ha decidido finalmente abrir juicio oral por la llamada causa de los trajes. El magistrado ha toamado esta decisión, contra la que no se puede recurrir, tres días después de celebrar la audiencia preliminar en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad. En la audiencia, los peritos llamados a declarar aseguraron al juez que es imposible desmostrar que el President de la Generalitat no pagara los trajes, tal como mantiene la acusación. La defensa sostiene que no hay pruebas incriminatorias. El auto descarta abrir juicio oral por suspuestas irregularidades administrativas. Desde el Consell se pide cautela ala hora de hacer declaraciones". Inmediatamente aparecía una declaración de la mencionada consejera Lola Johnson dando su versión y... ahí se acababa la recogida de opiniones.

No hay comentarios: