viernes, 24 de diciembre de 2010

La muerte del periodismo y de Gabilondo

Vi anoche a Iñaki Gabilondo lamentando la desaparición de CNN+, su emisora, y me parece que tiene toda la razón: corren malos tiempos para el periodismo y la muerte de un medio siempre es una pésima noticia. Gabilondo es un profesional de referencia y su entrevista de despedida con el juez Baltasar Garzón justifica, por si sola, justifica la necesidad de la cadena y el tremendo valor del periodista vasco.
Dicho todo esto, me parece obligado contextualizar la desaparición de CNN+ en el marco general del estado del periodismo y en algún episodio, solo alguno, de los que nos han llevado hasta aquí.
CNN+ era un canal preocupado por la información y la información es cara, y necesita de periodistas. Una combinación demasiado exigente. Los medios de comunicación llevan años apostando por lo interesante antes que por lo importante, por el espectáculo antes que por las noticias. La información se va haciendo cada día más superficial, porque así salen beneficiados los más poderosos, los que están encantados con tener a la población entretenida en lugar de tenerla informada. Digo poderosos e incluyo igual a los políticos que a los empresarios. Obviamente para lo superfluo sobra el periodismo. Los periodistas, ajenos a toda responsabilidad social, hemos desembocado en un tipo de profesionales muy mercenarios y muy poco exigentes, que en lugar de descubrir noticias se dedican a recogerlas. Se recogen de los múltiples gabinetes de comunicación que proliferan y de los montajes que los propios protagonistas de las informaciones montan para aparecer en los medios. Y nadie se resiste. La barricada contra tales prácticas la deberían haber levantado los propios periodistas, pero no. Los periodistas hemos aceptado hacer un producto cada vez menos comprometido, más simple. Han llegado las ruedas de prensa sin preguntas, los informativos por cuotas en tiempo de elecciones, los videos ya editados emitidos como propios, la entrega de señal de imagen ya realizada... y lo hemos aceptado todo. Peor producto ha llevado a peores sueldos, y tampoco nos hemos plantado. Las redacciones se han llenado de comisarios políticos, y hemos callado. La publicidad se ha colocado por delante de los contenidos, y nosotros mutis. Parece mentira que, con tanto silencio, no hayamos escuchado el estruendo del derrumbe de toda una profesión.
Recuerdo cuando Iñaki Gabilonodo estaba en "Hoy por Hoy" de la Cadena SER y venía a Valencia y entrevistaba al entonces President de la Generalitat, Eduardo Zaplana. Me consta que Gabilondo recibía, por distintas vías, información sobre el estado de manipulación y censura informativa en Canal 9. Jamás se lo planteó en antena a Eduardo Zaplana. Sus entrevistas eran tan obsequiosas (y no será que Gabilondo no sepa hacerlas como corresponde a un periodista) que, luego, en los informativos de Canal 9 se recogían las palabras de Zaplana, con las preguntas y todo... No era cuestión de desaprovechar el tono laudatorio de las preguntas de tan prestigioso periodista.
Como en casi todo, en el periodismo todo está conectado. Cuando sabemos de persecuciones a quien es un periodista independiente, y callamos; cuando sabemos de censuras y manipulaciones, y no las denunciamos; cuando conocemos abusos, y hacemos como si no, estamos cavando nuestra propia tumba. El periodismo no muere de un solo tiro sino que se deshilacha con cada una de las agresiones sin respuesta que sufre, y llega un momento que quien menos se pensaba que iba a ser víctima, también acaba cayendo.

5 comentarios:

CELITA dijo...

Interesante reflexión. Lástima que una lee "cabando" con toda su B y se olvida de todo lo argumentado antes.

Julià Álvaro Prat dijo...

Disculpas por la "B" de "cabando", lo he corregido con urgencia... Me parece que el periodismo está tan acabado que yo, y lo siento, no he clavado ni cavado. Mil disculpas más y un agradecimiento añadido: agradezco saber que tengo lectores, una lectora al menos, tan sensibles que por culpa de un molesto e inoportuno pisotón son capaces de olvidar, pongamos, una hermosa puesta de sol. Gracias Celita. Corregida la "B", si te parece, lo puedes volver a leer y así recuperas mis argumentos.

Blogs Creativos dijo...

ARTICULO INTERESANTE, DA PENA QUE CELITA NO SEPA VER MAS QUE LA B... DENOTA MIOPIA

Anónimo dijo...

El periodismo necesita repensarse de arriba a abajo, cierto. De todas formas, lo que realmente precisa de una nueva visión es la idea del progreso social, de la democracia, de los derechos de las personas. En todo caso, felicidades por el artículo. Cuando toda la televisión sea de derechas, nos quedará internet. Al menos durante un tiempo.

Anónimo dijo...

El comentario de Celita, le otorga mucho más valor al artículo. Nos dice el momento que atraviesa el periodismo respecto a: cómo se lee y como se interpretan los contenidos.
Yo seguiré leyendo lo que escribas y agradeciendo que no utilices el corrector como seguramente hace Celita (posiblemente tierna gatita enamorada platónicamente).