domingo, 28 de noviembre de 2010

Decálogo en caliente sobre una Catalunya que toma impulso

Ya han pasado las elecciones catalanas. Ha sucedido lo previsto; con algunos detalles que pueden resultar llamativos (para mí, sobre todo, las dimensiones del ascenso del PP).
El decálogo:
1. Montilla se va. Que menos que eso. Uno puede ser hábil para llegar a la cúpula de un partido, el PSC, pero absolutamente incapaz para presidir un país, Montilla lo ha demostrado. Con su actitud y su oratoria no se puede ser un líder. Sobre su capacidad de gestión, me parece una cuestión de fe. Igual en la Generalitat que en el Ministerio de Industria. Yo no he sabido hallar rastro de tal capacidad de gestión.
2. Puigcercós debería dimitir. Una debacle como la sufrida por ERC no puede salir gratis. Un muy buen portavoz parlamentario que, una vez más, pone de manifiesto que el "Principio de Peter" tiene todo el sentido.
3. Al tripartito le ha podido la marca. La imagen que han dado de nula confianza en si mismos ha sido la mejor plataforma para su descrédito. Si uno no demuestra estar orgulloso de lo que ha hecho y es capaz de defenderlo, ¿como espera convencer a los demás para que le renueven la confianza?
4. El nuevo Estatut ha sido el núcleo de la gran tormenta que ha devastado al Govern. Qué curioso. Un Estatut cuyo contenido, finalmente, quien lo pactó con Zapatero fue Artur Más, Convergència i Unió; un Estatut que ha sido durante muchísimos meses objeto de polémicas descarnadas porque el PP lo llevó al Tribunal Constitucional. Convergència i Unió y el PP, los dos grandes triunfadores de la noche de hoy. Que curioso.
5. Zapatero puede estar contento. Primero se acabó Maragall, ahora el tripartito. Ya ha conseguido que Convergència gobierne en Catalunya y ese le puede ayudar a ganar mejor las votaciones en el Congreso de los Diputados. Que bien.
6. (Mejor, es un 5 bis) Claro que igual le queda tan poco tiempo al PSOE de gobierno en Madrid que para este viaje... Si el PP es capaz de sacar casi 20 escaños en Catalunya y conseguir que los socialistas ya sientan su aliento en el cogote, las perspectivas para España...
7. En plena crisis el partido gobernante (los partidos) sufren un castigo añadido. Por si les faltaba algo, al tripartido también se le ha sumado esta carga... Pero si hasta en Francia puede que Sarkozy acabe perdiendo contra un Partido Socialista que no existe.
8. Mientras las encuestas indican que en Catalunya crece el sentimiento favorable a la independencia, esta noche se han reducido los votos independentistas. En Madrid puede interpretarse que el final del tripartito y la debacle de ERC alejan las tensiones nacionalistas, pero no es cierto. La voluntad de fondo de convertir Catalunya en un Estado independiente permanece inalterable. Si bien es cierto que la suma de escaños de los partidos abiertamente contrarios al nacionalismo catalán, PP y Ciutadans, ha pasado de 17 a 21, también lo es que una parte del retroceso de socialistas y ERC se va a interpretar como producto de una actitud poco combatiente ante el nacionalismo español y, tal interpretación, radicalizará más a ambas formaciones y, sin duda, también a Convergència i Unió. Así que nada está cerrado, sino todo lo contrario. Lo que puede parecer un paso atrás quizás sea simplemente un gesto para tomar impulso.
9. Avanza el populismo: Laporta, diputado.
10. Una buena noticia para acabar: pese al avance del populismo, ni la crisis ha sido suficiente para colar a un partido racista y xenófobo como la Plataforma per Catalunya en el Parlament... Algo es algo.

No hay comentarios: