lunes, 25 de octubre de 2010

Leire Pajín protegida por los insultos

Ahora que los ánimos están más en su sitio, ahora que el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, del PP, ya ha quedado públicamente expuesto como el machista, maleducado y poco demócrata que es, ahora, digo, conviene afirmar aquello de que una cosa no quita la otra.
Es decir, León de la Riva tiene todas las culpas que se quiera, su calaña le inhabilita para ser alcalde, Mariano Rajoy ya le tendría que haber pedido la dimisión, pero todo esto no debería evitar el análisis de la carrera de Leire Pajín hasta el ministerio de Sanidad y esto no se ha hecho.
Los insultos del alcalde de Valladolid han escondido el pésimo papel jugado por Pajín como número tres del PSOE, se ha obviado que su encumbramiento orgánico fue una mala decisión unilateral de Zapatero que apostó por una política sin más méritos que los conseguidos gracias a ser mujer y joven, cosa que, igual que no es malo, no garantiza tampoco nada.
Durante todos estos meses el discurso de Pajín ha sido un constante insulto a la inteligencia de las personas de izquierdas, negando la realidad sistemáticamente con el mismo empeño con el que se entregaba al culto a la personalidad de Zapatero hasta caer en ridículos como la triste coincidencia planetaria que anunció.



Ni una sola idea, ni un solo análisis que ayudara a entender lo que está pasando o hacia donde se debe ir. Eso sí, horas y horas de discursos huecos, retóricos y plagados de lugares comunes. En definitiva, un tiempo perdido para el PSOE y un despeje irresponsable hacia el ministerio de Sanidad para no reconocer los errores cometidos.



Sobre su rectitud democrática bien poco dice haber bendecido el caso del tránsfuga de Benidorm, su ciudad, pese a la constante recriminación que se hace de idénticos casos en el PP y a la oposición manifestada por destacados dirigentes del PSOE, incluida la de su Presidente, Manuel Chaves.
Las palabras de León de la Riva deben ser, sin duda, descalificadas por atentar contra la dignidad de una persona pero la misma catarata de reacciones en contra que han provocado demuestra que la sociedad está en el camino de superarlas. En cambio, el mantenimiento y proliferación de jóvenes políticos profesionales, de ambos sexos, acomodaticios, previsibles y portadores de los peores vicios de la gestión política, está siendo aceptado resignadamente por los ciudadanos como si no se pudiera aspirar a un mínimo de excelencia en nuestros representantes. Así que yo creo que lo segundo es todavía más grave que lo primero: la mediocridad general de la clase política perjudica más a la democracia y al servicio a la sociedad que un alcalde machista, deslenguado y faltón que ha sido recriminado abundantemente por ello. El sistema no puede garantizar que no haya ni un impresentable en una institución pero si debería asegurar que, en general, al gobierno llegan los mejores.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Marta boticaria, una de las farmacéuticas líder en espacios 2.0 opina sobre el nombramiento de Leire como Ministra. Os dejo el enlace para que lo veais.

www.facebook.com/martaboticaria

Anónimo dijo...

Mala secretaria, pésima ministra, menudo presidente.

Anónimo dijo...

Todo lo que se pueda decir sobre la falta de bagaje, preparación y nivel de Pajín me parece poco, pero también hay muchos políticos (hombres) inútiles absoluto y nada dice usted al respecto.

Anónimo dijo...

Coincido plenamente contigo. Siempre que he visto a Leire Pajín hablar he sentido escalofríos ante lo que considero un discurso vacío, carente de ninguna idea ni sentido político. Al igual que ella hay muchos otros, sólo que en ella esta superficialidad queda más evidente por su falta de capacidad oratoria, que desnuda de forma más obvia lo escaso de sus ideas.
Nunca pude entender como una persona de tan bajo perfil podía llegar a ser la segunda persona al frente del PSOE. Sólo se entiende desde esto que se llama "la organización de los mediocres" o sea esa capacidad que tienen algunas personas sin capacidad (los llamados mediocres) para organizarse y conseguir llegar a lo más alto del escalafón usando el apoyo mutuo como la mejor arma.

Anónimo dijo...

Te has quedado muy corto...
Algún día habrá que escribir la intrahistoria de esta chica, su ausencia de vida laboral, cómo no se ha bajado del coche oficial desde que salió de la Universidad, sus andanzas familiares en la provincia, los manejos políticos por estas tierras y sus contínuos fracasos y debacles electorales en sus candidatos, entre otras muchas cosas.
Pero aconsejo leer la prensa de hoy y ver la implicación del padre en el Caso Brugal. Ah! Pero, ¿el padre también trabajaba de asesor en la subdelegación del Gobierno de Alicante y de miembro en la Junta del Puerto, mientras la madre ejercía de tránsfuga en Benidorm?
Zapatero lo ha entendido bien, la familia que trinca unida, permanece unida!