viernes, 15 de octubre de 2010

Ardor guerrero vibra en sus voces

Resulta que el Presdiente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, asiste en Madrid al desfile que conmemora el "Día de las Fuerzas Armadas" y acaba envuelto en insultos y gritos. El hecho ha levantado una gran polémica. Los socialistas, y sus medios cercanos, ponen la lupa en la barbaridad que supone protestar de forma poco educada en un acto tan solemne. En cambio, el Partido Popular y sus palmeros periodísticos, ellos que siempre son tan escrupulosos con las formas y más cuando afectan a cuestiones relacionadas con valores que tienen por supremos, como la patria, miran hacia otro lado y, en todo caso, defienden que el Presidente lo tiene merecido.
Tanto ruido, en mi opinión, pone de manifiesto tres cosas: que los medios de comunicación exageran y dan pábulo a cosas que no tienen ninguna importancia, que la micropolítica es lo que mejor se les da a los dos grandes partidos españoles y que los desfiles de las Fuerzas Armadas deberían irse revisando a fondo.
Los tiempos cambian pero no para todo. Con lo modernos (aunque pobres, ya lo sé) que nos hemos vuelto, parece cuanto menos discutible que sigamos, cada doce de octubre, con esos desfiles militares por la Castellana que saben más a amenaza, ostentación y miedo que a cualquier otra cosa. Comprendo que los estados necesiten chutarse en vena cada cierto tiempo una dosis de autoestima y que, lo más sencillo, pasa por demostrar que se tiene músculo, pero quizás se debería buscar otra forma de ponerlo de manifiesto. Ahora que tanto se habla de "ejércitos de la paz" resultaría pertinente procurar enseñar menos músculo y más cerebro.
Mientras no se haga esto, mientras las ceremonias militares sean las mismas de siempre, en España seguirán copadas por la derecha social. Muchas veces, la derecha más derecha y menos demócrata, esa que sigue considerando a los socialistas "esos putos rojos" y que, a falta de otra cosa, continúa dispuesta a votar al PP y a funcionar como ariete a su servicio. Es decir, menos rasgarse las vestiduras porque en ceremonias con esos ingredientes no puede esperarse otra cosa.


Los incidentes del pasado 12 de octubre se han visto ya en multitud de ocasiones. El que inserto aquí es un diálogo correspondiente al desfile del año 2009, donde también hubo abucheos, entre José Luis Rodríguez Zapatero, el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Los dirigentes populares le expresan a Zapatero su disconformidad con lo que está pasando, en especial Gallardón, aunque luego públicamente jamás se han rebelado contra ellos, y menos esta semana.

No hay comentarios: