miércoles, 2 de junio de 2010

Con armas al Santísimo

Tengo una amiga que, cuando algo no encaja en absoluto, cuando algo desentona enormemente, acostumbra a decir que "esto pega igual que a un santo dos pistolas". Pues bien, parece que al Presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda, le parece fundamental que los santos puedan ir armados, por mucho que desentone. Por eso ha removido Roma con Santiago para asegurarse de que hoy el Ejército presentara sus armas al Santísimo en la celebración del Corpus Christi. Como si no tuviera nada más que hacer, como si la procesión de marras fuera su máxima tarea. Ayer todavía sacaba pecho de que la Ministra Chacón se hubiera comprometido ante él a que los cadetes "lleven el sable y presenten armas al Santísimo". Que bien, aunque con su compromiso Carmén Chacón haya tenido que forzar el nuevo regalmento de Honores Militares que ella misma aprobó hace pocas fechas, que bien. Estará orgulloso un señor supuestamente de izquierdas y progresista de tan gran logro, eso, que los militares se acerquen al Santísimo, impresionante. Para qué querrá el Santísimo a los militares y sus armas tan cerca. Los socialistas llevan 27 años gobernando en Castilla-La Mancha y alardean de haber cambiado la región y de haberla llevado del siglo XIX al XXI. No será en el tema que nos ocupa. Si un presidente autonómico tiene que emplearse, todavía hoy, a fondo para que los militares "presenten armas al Santísimo" en la procesión del Corpus es que tal modernización es falsa. Tan falsa que Machado ya hablaba hace cien años de esta "España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía..." que tan ocupado tiene al Sr. Barreda.
Jose María Barreda es un buen ejemplo de profesional de la política, un hombre crecido a la sombra de José Bono y de quien ha tomado ejemplo. Antes de cumplir los 30 años empezó como concejal en Ciudad Real. De eso hace 27 años. Está casado con la diputada del PSOE al Congreso Clementina Díaz de Baldeón que también fue vicerectora de la Universidad de Castilla-La Mancha, de la que Barreda es profesor titular.
Repito que los socialistas llevan 27 en el gobierno de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. Estos días diferentes encuestas vaticinan que el PP ganará las próximas autonómicas en tierras castellanas y mandará al PSOE a la oposición. En realidad, crisis mediante, por supuesto, parece que los socialistas lo tienen entre mal y peor en todas las CC.AA. que han de celebrar elecciones el año que viene. Todo apunta que, pese a la corrupción, los populares llevan las de ganar. Desde los partidos de izquierda, desde le PSOE para ser más exactos, se observa con cierta perplejidad, hasta con incomprensión, que en estos días de penurias económicas, el ciudadano vaya a depositar su voto a favor de aquellos que representan más directamente a los causantes de la crisis, a los especuladores, a las grandes fortunas, a los que siempre han defendido la desregulación de los mercados que nos ha llevado al pozo donde estamos. La izquierda se equivoca y lo hace casi por triplicado: 1. La derecha, su posible triunfo, no espanta a los potenciales votantes de clase media de la izquierda, gente que seguirá con su nivel de vida intacto y que sabe que las decisiones injustas del PP les afectaran más bien poco. 2. El votante de izquierda, buena parte de él, el decisivo, no es voto cautivo y si la izquierda no actúa como izquierda no le vota y sanseacabó (izquierda derechista es, por ejemplo, Barreda con sus militares en procesión). 3. La política como profesión y los políticos como casta generan un entramado de intereses, compromisos, ineptos y pelotas que cansa, desanima y aleja de las urnas al votante más informado que, oh casualidad, acostumbra a ser el votante progresista.
En resumen, que Dios nos pille confesados. Por la cúpula del PSOE, de Madrid, Castilla-La Mancha o cualquier otro punto de España no es preciso sufrir, seguirán en algún cargo destacado, controlan el aparato del partido y eso está blindado ante terremotos, crisis y derrotas electorales de todo tipo y dimensión.

No hay comentarios: