lunes, 16 de noviembre de 2009

Cuando Pajín llegó a ser razón de Estado


En una jugada de prestidigitación política, el PP valenciano dice que ya está dispuesto a dar luz verde a la elección de Leire Pajín como nueva senadora de representación territorial. Francisco Camps, reconvenido por Mariano Rajoy que, a su vez, había sido presionado duramente por José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado órdenes a su grupo parlamentario para que Les Corts Valencianes hagan efectiva la elección de Pajín, que ocupará la vacante dejada en la Cámara Alta por Andrés Perelló, ahora eurodiputado. Perelló se marchó al Parlamento Europeo para dejar su plaza en el Senado a la secretaria de Organización del PSOE. Se fue para dejarle el escaño, no al revés. No es que una vez vacante el puesto se pensara en Pajín para ocuparlo. No, esto no funciona así. Perelló se fue porque así se lo ordenaron: la elección de Leire Pajín era cuestión de Estado. El PP lo sabía y por eso ha intentado usarla para presionar al PSOE, para hacerle pagar sus críticas por el caso "Gürtel", la moción de censura en Benidorm, etc.
Al final, el PSOE ha puesto toda la carne en el asador y se ha salido con la suya, el PP valenciano dará trámite a la elección de la número tres socialista para completar la composición del Senado. Los populares han renunciado a hacerle esa especie de "exámen de valencianía" con que amenzaban. La posición del PP era un evidente abuso de su mayoría parlamentaria en Les Corts, un comportamiento abiertamente antidemocrático ya que el bloqueo de la elección no tenía ningún sentido. Por tanto la presión socialista se comprende perfectamente y, al final, les ha dado resultado. Claro que también la primera reacción de Leire Pajín es bastante difícil de entender ya que a quien se ha dirigido para que se convoque el Pleno que la debe elegir es a Mariano Rajoy, como si este tuviera alguna competencia en el parlamento valenciano.
En definitiva: el Senado volverá a estar completo, el grupo socialista recuperará su número, las votaciones volverán a ser lo que eran y aquí paz y allá gloria. Los socialistas apelaban al fraude a la ciudadanía que suponía la actitud del PP. Creo que los ciudadanos, puestos a escoger, querrían resolver antes otros fraudes de los que pueden sentirse víctimas.
Bien, tres preguntas que creo que deberían responder ahora los dirigentes socialistas, de Madrid o de Valencia:
1. ¿Por que esta capacidad de presión que la dirección del PSOE ha empleado en el "caso Pajín" no se utiliza también en relación a otros flagrantes abusos institucionales que comete el PP en Valencia? Por ejemplo, los medios de comunicación públicos.
2. ¿Por que tiene que ser Leire Pajín la sustituta de Andrés Perelló?
3. ¿No tiene suficiente trabajo como secretaria de Organización de un partido político que tiene, entre otras mil responsabilidades, el gobierno de España?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y si me lo permites, Julià, otra pregunta más:
- ¿Le parece pedagógico y socialista al PSOE que en estos momentos de aguda crisis económica, con cuatro millones de parados, una chica que no se ha bajado del coche oficial desde que salió de la Universidad vaya a cobrar tres hermosos sueldos?

Anónimo dijo...

No va a cobrar tres sueldos y está explicado hasta la saciedad. Otra cosa es que me parezca la mejor elección.