martes, 27 de octubre de 2009

Otra de periodismo tramposo: Juan Ramón Lucas y RNE

Hace unos meses era Àngels Barceló, la cadena SER. Ahora es José Ramón Lucas, Radio Nacional. En el programa del pasado 24 de septiembre de "En días como hoy", que dirige Lucas en RNE, se emitió una supuesta entrevista del periodista al presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, que estaba manipulada. Habían sido dos periodistas del programa las que hablaron con Zelaya y grabaron la conversación. Luego Lucas, sobre las preguntas de sus redactoras, puso su voz. Y lo hizo, se puede escuchar, teatralizando al máximo sus intervenciones, como si dudará de los términos a utilizar, como si vacilara. Todo para demostrar una naturalidad totalmente falsa ya que Lucas, en realidad, le está hablando a un micrófono tras el que no hay nadie y teniendo delante el texto que sus colaboradores le habían pasado para que lo leyera.


José Ramón Lucas. (Pinchando aquí se puede escuchar la entrevista que dura poco más de cinco minutos)





Este nuevo caso de chapucera mentira a la audiencia se ha conocido porque el Consejo de Informativos de RTVE y el sindicato Comisiones Obreras lo han denunciado, lo han criticado y han pedido una rectificación y una explicación en antena. La dirección de RNE ha le ha quitado importancia: "estamos ante una práctica habitual", han dicho como toda respuesta. La reacción de Juan Ramón Lucas ha sido la cargar contra quienes le han criticado. Los responsables de "En días como hoy", con Lucas al frente, han utilizado al propio equipo como arma de defensa. Así, las dos periodistas que hablaron con Zelaya, las que de verdad lo entrevistaron, han hecho público un comunicado en que califican de normal la forma como la entrevista ha llegado a la audiencia. Añaden que el espacio es un programa en equipo y que, por tanto, nada tiene de particular que se emitan como si las hubiera hecho Juan Ramón Lucas cosas que él no ha hecho. Para explicar lo que entienden como "trabajo en equipo" dicen que tampoco Lucas contrata los transportes de los invitados al programa.
Las excusas son inaceptables. Se dan explicaciones de aquello que nadie cuestiona y lo que no se justifica es el por qué del engaño. Lo que no se explica es por qué se emite la entrevista con un falso formato y con la voz de una persona que no estaba en la conversación, por mucho que sea el director del programa. Si no había nada raro, se debería haber explicado, tocaba decir algo tan simple como "Juan Ramón Lucas pone voz a la entrevista realizada por tal y cual compañeras de la redacción". O, mucho más simple, dejar el documento en su forma original. Lo que no se puede es presentar una cosa como lo que no es, sin advertirlo. Además el locutor, durante el programa, antes de la entrevista, anunció que estaban a la espera de poder contactar con Zelaya, cuando, en realidad, la conversación ya estaba grabada. Una mentira añadida para dar mayor valor al documento y presentarlo como si de un directo se tratara. Luego, la dramatización de Lucas, con sus dudas impostadas y sus vacilaciones fingidas durante la falsa conversación, ponen de manifiesto la indiscutible voluntad de engañar a la audiencia. En estas circunstancias, no solamente se trata de que se ha colocado un falso entrevistador sino que no hay garantía siquiera de que las preguntas que se oyen sean realmente las mismas, en los mismos términos, que se le formularon en realidad a Zelaya. Puestos a maquillar...
Si no hay mala fe no tiene sentido. Es imposible ser tan torpe. Que luego deban salir dos redactoras a dar la cara por quienes dirigen el programa, toman las decisiones y ganan el dinero, eso ya es vergonzoso.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Juan Ramón Lucas va de progre, de comprometido, de informado... Pero practica un periodismo sensacionalista sin interés. No tiene ninguna facilidad de palabra ni ninguna opinión interesante. Merecemos algo mejor en la radio público, de hecho nos merecemos un periodismo que sólo pretenda informar de modo neutro y no esto.

QUIQUE CUBELLS dijo...

Se me ocurren algunas cosas que comentar, pero como es tarde y no tengo mucho tiempo...
¡Quina poca vergonya!

Anónimo dijo...

yo no se si es cierto o no , pero si fuera asi no vuelvo a sintonizar rne ni para escuchar la miada citrica .IMPERDONABLE,

Anónimo dijo...

la mirada , perdon

Anónimo dijo...

A Lucas "se le ve cada día más el pelo". Es el Urdaci del PSOE.