jueves, 30 de julio de 2009

¿Quién manda en esta televisión?

No. Es evidente que como simple espectador de televisión se puede apreciar que no todos los canales públicos son iguales. Se tiende a generalizar y a asegurar que todos los gobiernos controlan con mano de hierro las televisiones públicas que dependen de ellos; sobre todo lo dicen aquellos que necesitan excusar sus excesos, sus manipulaciones, sus censuras. Lo dicen pero no es cierto.
Un hecho de ayer mismo, la reprimenda-amenaza-bronca que el Director de Comunicación del Ministerio de Trabajo,Manel Fran, le suelta a un redactor de TVE, con el añadido de que la cadena pública emitió la escena, demuestra que esta cadena no está a las órdenes del gobierno Zapatero.







Hace unos meses, una televisión local valenciana, Info TV, hizo público un documento parecido pero que pone de manifiesto todo lo contrario. En la pieza de Info TV lo que se aprecia es como la redactora de Canal 9 pacta el contenido de su información con la jefa de prensa del Gobierno de la Generalitat valenciana de Francisco Camps.






Después de la escena entre el Director de Comunicación del Ministerio de Trabajo y el periodista de TVE, el portavoz en la Comisión de Trabajo e Inmigración del Partido Popular, José Ignacio Echániz, anunció que piensa "pedir cuentas al ministro" porque es inaceptable que se intente "impedir que un profesional realice su trabajo". Echániz remató con un solmene:" consideramos que es indignante y es un auténtico abuso de poder".
El hecho es grave, es cierto, pero estas palabras, en boca de un representante del Partido Popular, no tienen otro valor que poner de manifiesto el doble lenguaje vergonzoso y antidemocrático que utilizan los populares. Si Echániz se creyera lo que dice, si sus afirmaciones no pretendieran otra cosa que desgastar al gobierno Zapatero, si le importara la verdad, la libertad de expresión y la democracia informativa debería empezar por preocuparse de lo que pasa en los medios que administra su partido.
A mí me parece que la actuación de Manel Fran, que ya era coordinador de Comunicación del Ayuntamiento de L'Hopsitalet con Celestino Corbacho de alcalde, le desacredita absolutamente para el cargo que ocupa. Su actuación no se resulve con una disculpa sino con su cese. Un ministerio de un país democrático no puede tener al frente de su dirección de comunicación a alguien que es capaz de amenzar y censurar a periodistas. Por supuesto, tambien creo que cualquier responsable de prensa de cualquier gobierno que acuerda con un periodista de un medio público el contenido de una noticia debería ser destituido de inmediato. En este caso, además, se deberían exigir explicaciones a los responsables del medio en cuestión y aclarar la culpa de cada cual.

2 comentarios:

Mr. Samper dijo...

Desgraciadamente, hay mucha gente que se ha autoconvencido de que "todos manipulan por igual" y si intentas dialogar con ellos sobre la censura existente en Canal 9, enseguida te saltan con "en Canal Sur pasa lo mismo" o con "a ver si te crees que en TV3 no manipulan".

¡Es agotador!

Anónimo dijo...

El que haya redactado esta información no lo hace de forma objetiva, vamos que se puede decir que no es noticia, abusa y usa su opinión personal. Se nota sus tendencias políticas más de la cuenta y pierde credibilidad, debería saberlo porque cualquiera lo sabe...