viernes, 3 de abril de 2009

Euskadi: el gobierno de la mitad menos 150.000

El Parlamento Vasco ha elegido hoy a Arantza Quiroga como nueva presidenta de la cámara. Se trata de una mujer de 35 años, muy próxima al Opus que concedió hace unos días una entrevista al diario "El País" cuyo titular era "Yo nunca utilizaría el preservativo".
Arantza Quiroga es licenciada en Derecho, está casada y tiene 4 hijos. Parlamentaria autonómica vasca desde los 25 años, también ha sido concejal en los ayuntamientos de Irún, donde nació, y Oñate. En lo orgánico ocupó la presidencia de Nuevas Generaciones de Guipúzcoa y actualmente es vicesecretaria general del PP de Euskadi.
Quiroga ha resultado elegida con los votos de los diputados del Partido Socialista de Euskadi (PSE) y del Partido Popular (PP) en cumplimiento del pacto que ha de acabar con el socialista Patxi López como nuevo lehendakari.


Arantza Quiroga.






Al margen de cómo vaya a ser el nuevo gobierno vasco, y de cómo vaya a actuar, a día de hoy, me parece de lo más saludable que un partido que lleva 29 años gobernando, el PNV, pase a la oposición. 29 años en el poder es imposible que no den pie a un entramado político que se parece más a un régimen que a una administración democrática.
De todas formas, este futuro cambio de gobierno viene acompañado de unas cifras que están pasando bastante desapercibidas. Los periódicos, sobre todo los radicados en Madrid, están transitando de puntillas por un aspecto que hace meses destacaron y destacaron hasta la saciedad; me refiero a eso de que hay determinadas decisiones que no se pueden tomar con la mitad más uno de los votos, se referían al "plan Ibarretxe" y, por añadidura, a una supuesta independencia de Euskadi. Creo que tenían razón, las grandes decisiones que marcan la historia de un país no deben tomarse desde la división social.
Así las cosas, y aunque la formación de un gobierno no sea lo mismo que el nacimiento de una nación, echo de menos que alguien recuerde que si bien PSE y PP tienen mayoría absoluta en el Parlamento Vasco, en votos no es así, ni mucho menos. En las elecciones del pasado 1 de marzo, las fuerzas del llamado bloque "nacionalista" (PNV, Eusko Alkartasuna y Aralar, con el añadido de Ezker Batua) obtuvieron 532.725 votos, mientras que el bloque "constitucionalista" o "nacionalista español" (PSE, PP y Unión Progreso y Democracia) se quedó en 482.839. Es decir, 49.886 votos de diferencia. Un distancia que si le sumáramos los 100.924 votos nulos que responden al llamamiento hecho por el entorno de Batasuna se amplia hasta los 150.810. Vamos que el bloque gobernante, en cuanto a voto popular, en cuanto a número de personas que le han apoyo de en las urnas, están un 25 por ciento por debajo del bloque que tendrán en frente. Cosas de la ley electoral, nada que decir, pero estaría bien que no se escondiera.

No hay comentarios: