martes, 31 de marzo de 2009

Dejad que los jubilados se acerquen a mí

El debate sobre la objetividad en el periodismo es una espiral de opiniones sin fin. En realidad, todo el mundo sabe de lo que se habla pero cada cual arrima el ascua a su sardina y no hay manera de llegar a acuerdos. Distinguir información de propaganda es mucho más sencillo. Información es, limitándome a una definición de mínimos, ofrecer datos completos, no sesgados, que la audiencia desconoce y que le pueden servir para formarse un criterio propio sobre la realidad en la que vive. Según esta premisa, cuando hoy el informativo de las 2 de la tarde de Canal 9 presenta una información sobre el 5º Encuentro Autonómico de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) que se celebra en Valencia, lo esperable es que se nos ofrezcan datos sobre las cuestiones que más preocupan a este colectivo, sus problemas, sus reivindicaciones, sus logros más destacados; en resumen, se espera saber algo nuevo sobre la UDP y la tarea que desarrolla esta asociación. Así sería si lo que saliera en pantalla fuera información, pero no. Lo que el informativo de Canal 9 ha emitido es pura propaganda. El encuentro de los pensionistas ha sido una simple excusa para convertir al President de la Generalitat, Francisco Camps, en protagonista de la pieza, para loar a su persona, ensalzar su gestión y presentarlo como el adalid de la gente mayor. Les ofrezco la pieza en cuestión y después añadiré algún comentario.





CAMPS Y... ¡AH, SÍ! LOS JUBILADOS.
Pinchar.







El inicio del video es todo un anuncio de lo que nos espera: se habla de pensionistas pero sólo aparece Francisco Camps en pleno baño de multitudes. De los problemas que nos ha anunciado la presentadora que los jubilados iban a discutir, ni rastro. Todo alegría y gente aplaudiendo. Todo Camps. De 90 segundos que dura la pieza, en 41 resuenan de fondo aplausos. De 90 segundos, Francisco Camps aparece en 75. De los 18 planos distintos que se ofrecen, en 11 sale el President de la Generalitat. Hay un único corte de voz. No es de ningún dirigente de los pensionistas, ni de un miembro anónimo de la organización. Es Francisco Camps. Una declaración de 23 segundos, solemne y con problemas de construcción, como en él es habitual, para decir que los jubilados son lo mejor y lo primero. Luego más aplausos. El final del video se podría haber aprovechado para dar la palabra a los jubilados, para recoger sus preocupaciones, para dejarles hablar. Sería aquello de que "nunca es tarde...", pero ni hablar. El remate son unos últimos 25 segundos utilizados para sobreimpresionar unos rótulos que evidencian lo bien que lo hace el gobierno de Camps en el terreno de los servicios a las personas mayores. Datos de hoy comparados a los de 1995. No hay color. Ni color, ni contraste, ni versiones alternativas, por supuesto. Simplemente los datos que convienen. Vamos, lo dicho, simplemente propaganda.

No hay comentarios: