jueves, 12 de febrero de 2009

Honrados no son; ¿delincuentes?, ya veremos

Miren Canal 9, un informativo, sólo uno. Asistirán a la falsa realidad que el PP valenciano, Francisco Camps en definitiva, hace llegar a los hogares valencianos para confundirles, para hacerles creer que lo que pasa no pasa, que sus errores no existen, que sus abusos no son. Todo con el único interés de seguir ganando elecciones, para seguir manipulando la tele, para seguir ganado elecciones… y así hasta donde sea posible, hasta donde permita el dinero de los impuestos, que con eso se paga la farsa. Canal 9 es el termómetro definitivo, no hace falta más: si a quienes nos gobiernan les interesara el servicio al ciudadano no usarían la televisión que controlan para mentirle. La información es un servicio fundamental, un derecho de primer orden. No hay democracia con ciudadanos desinformados. Lo saben y por eso mienten, manipulan y censuran. Saben que todo lo que se avance en democracia lo retrocederán ellos en votos. Si esto hacen con la información, por qué se debe pensar que hacen cosa distinta en otros campos como hacienda, sanidad, urbanismo o educación.
En medio de la tormenta desatada por la operación “Correa”, el silencio que mantiene Canal 9 (nada ha dicho al respecto, como si no existiera) es un estrépito de culpa. Canal 9, sus informativos, sus cuentas opacas, sus déficits son la prueba de que quienes la gestionan, Francisco Camps y aquellos a quien él ha colocado, son indiscutiblemente tramposos. Si no lo fueran no estarían escondiendo el caso, como no habrían escondido la trama de espías de Madrid, los datos del paro en Valencia o el avance de las obras del AVE; por citar sólo tres, y recientes, de los centenares y centenares de informaciones que se han hurtado a los ciudadanos en los últimos años. Es verdad que los responsables de informativos de Canal 9 han sido durante todo este tiempo gente de muy poco nivel profesional pero, si no hubiera un diseño preconcebido de mentir, alguna vez, aunque sólo fuera por casualidad, habrían acertado con las informaciones que tocaba dar, las que, por otra parte, estaban en todos los medios.
Casualidad, casualidades. Casualidades son las que hoy acechan al PP valenciano y a su líder incontestado. Casualidades que han llevado al partido y al gobierno de la Generalitat a rodearse de arrebatacapas engominados, trileros de alto standing y ladrones de guante blanco. No uno, ciento. No ahora, viene de lejos. Resulta que ahora son los primeros sorprendidos. Con lo estrictos que son para controlar aquello que les interesa y los laxos y confiados que han resultado en esta ocasión. Casualidad.
Casi diez años de desprecio a todas las peticiones de transparencia en las cuentas con la cantinela de que no se podía hablar de los contratos de la administración con empresas privadas, y llegan un día que precisamente esos contratos explotan.
El “caso Correa - Orange Market” ha evidenciado que el oscurantismo es un mal camino. Ahora se anuncia que se han roto todos los lazos con las empresas en el ojo del huracán. Faltaría más. Eso no tiene ningún valor. Significativo sería que se llamara a los grupos de la oposición para decirles que pueden pedir cuantos contratos quieran de cualquier conselleria, departamento o empresa pública que consideren. No lo verán sus ojos.
Lo que si se puede ver, insisto, es Canal 9 y mientras en pantalla siga el mismo producto que hasta ahora, duden, sospechen, échense la mano a la carta. Mientras los informativos continúen igual den por hecho que nos gobiernan personas que no son ni demócratas, ni honradas. Así que… Si son o no delincuentes, eso queda para más adelante.

Como prueba del "modus operandi" al que me refiero, sirva la pieza que hoy mismo ha emitido Canal 9 en su informativo del mediodía. No se la pierdan. El redactor que la ha elaborado ha sido Pep Ramada, de la sección de política que dirige Ana Juan. El director del informativo en cuestión es Josep Magraner, siendo las dos principales responsables del Departamento de Informativos, Lola Johnson, directora, y Maite Fernández.

No hay comentarios: