viernes, 9 de enero de 2009

De dinero y santidad, la mitad de la mitad

Para el Rey, la Nochebuena; para los presidentes autonómicos, la Nochevieja. Nadie quiere ser menos. Todos tienen su discurso en tan señaladas fechas. La ceremonia se repite: todo muy solemne, todo muy preparado. Envaramiento, rigidez, boato. Bustos parlantes y, en vez de apuntador, el telepronter, ese aparato donde se lee como si nada, mirando a cámara sin que se note. La Corte, siempre, ha sido así. En otro tiempo las cornetas y los tambores ponían el subrayado a lo que reclamaba atención obligada. Hoy lo hacen, hacemos, los periodistas. Escucho los discursos navideños y pienso que sin la acción de los periodistas sería imposible convertir esos aburridos recuentos de obviedades en episodios imprescindibles de la vida política y social.
Este Fin de Año Francisco Camps, el presidente de la Generalitat valenciana, aprovechó su plática para, entre otras cosas, anunciar un plan inversor de 8.000 millones de euros. Dinero para más colegios, hospitales, carreteras, depuradoras, centros sociales. No concretó más. Pasó de puntillas por el qué y ni se asomó al cómo. Desde ese día mucho se ha especulado alrededor de la promesa inversora. A ella se han dedicado con denuedo periodistas y políticos. Unos dan por hecha la inversión, otros dicen que el anuncio no es más que humo. La discusión, a mí, me ha llevado no al discurso del pasado día 31, sino al de hace un año, al discurso de Camps del último día de 2007. He pensado que en lugar de especular sobre si va a cumplir o no lo prometido para este año, podía resultar más práctico ver que ha cumplido de los compromisos que adquirió entonces para el ya superado 2008.

2008 contempló a los bólidos de Fórmula 1 por las calles de Valencia pese a que Camps no lo avanzó en su discurso de 2007.De izquierda a derecha, Fernando Roig, presidente de Valmor la empresa que gestiona la prueba en Valencia; Francisco Camps; Bernie Ecclestone, el máximo responsable de la Fórmula 1, y José Luis Olivas, expresidente de la Generalitat y actual presidente de Bancaja, entidad accionista de Valmor.


La primera evidencia es que la concreción no es una característica que adorne a Camps. De casi media hora de parlamento sólo se pueden extraer los siguientes compromisos más o menos claros: seguir creciendo y crear puesto de trabajo, acordar con los sindicatos y empresarios las pautas para llegar al pleno empleo, mejorar la calidad de la educación gracias a una nueva ley, hacer un esfuerzo para construir más vivienda protegida y acabar las obras del Ágora de Valencia y comenzar las del Palacio de Congresos de Alicante y el Centro de Convenciones de Castellón. Lo demás son todo buenos deseos, juicios interesados y muchos adjetivos.
revisemos uno por uno los compromisos. Empecemos:
“Seguir creciendo y creando puestos de trabajo”: En 2008 la Comunidad Valenciana ha sido la tercera autonomía española con mayor crecimiento del paro. En un año el aumento en el número de parados ha sido del 65%, cifra sólo superada por Murcia y Aragón. Se ha pasado de 215.000 parados a 357.000. Sólo en diciembre el incremento ha sido de 25.000 personas. Uno de cada cinco nuevos parados españoles, el 20%, se registran en la Comunidad Valenciana. Ninguna otra autonomía arroja números tan altos.
“Acordar con sindicatos y empresarios para llegar al pleno empleo”: Camps efectivamente consiguió firmar el Pavace (Pacto Valenciano por el Crecimiento y el Empleo) con la patronal, con UGT y con CCOO. Fue en septiembre. Han pasado tres meses. UGT hizo público hace unos días un comunicado en el que denuncia que el acuerdo no se aplica, exige que se concreten las inversiones y pide que se impulse, de una vez por todas, un verdadero diálogo social. CCOO, por su parte, acaba de convocar manifestaciones para el día 31 de enero para reivindicar que se pongan en marcha medidas encaminadas a la creación de puestos de trabajo. Sobre lo del pleno empleo, que también constaba en la frase, sirvan las cifras que constan en el párrafo anterior.
“Nueva ley para mejorar la calidad de la educación”: De nueva ley, nada de nada. Lo que si ha habido durante 2008 es un verdadero motín en el sector de la educación ante la normativa impulsada por la Generalitat para impartir en inglés las clases de “Educación para la Ciudadanía”. Padres, alumnos y profesores, todos a una. Se llegó a convocar una huelga general en enseñanza que se acabó desactivando ante la marcha atrás del gobierno de Camps.
“Más vivienda protegida”: En 2008 el porcentaje de vivienda protegida en la Comunidad Valenciana respecto al total de construidas es de apenas un 10%. En Valencia, en seis años, el precio del metro cuadrado de vivienda protegida ha crecido un 86%. A finales de año, la Federación Española de Municipios y Provincias dio a conocer un informe en el que la Comunidad Valenciana figura como la segunda autonomía que más demanda de vivienda social tendrá en los próximos cuatro años, mientras que está a la cola en cuanto a suelo disponible para su construcción.
“Acabar el Ágora de Valencia”: El Ágora, una original plaza techada diseñada por Santiago Calatrava, ubicada en el conjunto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y de la que, de momento, sólo se sabe que servirá para albergar un torneo de tenis, no se acabó en 2008. Las obras continúan. En estos momentos las previsiones más optimistas apuntan a que la construcción de la nueva obra de Calatrava, después de duplicar su coste inicialmente pensado, podría estar a punto en verano de 2009.
“Comenzar las obras del Palacio de Congresos de Alicante”: No sólo los trabajos no han comenzado sino que la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, acaba de explicar que pretende modificar la tipología de la construcción y considerarla obra pública en lugar de integrarla en un plan de reforma interior para así agilizar los trámites e intentar que la primera piedra se pueda colocar antes de que acabe 2009.
Comenzar las obras del Centro de Convenciones de Castellón”: En este caso la situación es todavía peor que en el del Palacio de Congresos de Alicante. El Centro de Convenciones de Castellón continúa inédito. No se ha dado un solo paso. En todo caso, hacia atrás. Las obras, por supuesto, no han comenzado pero es que además, a mediados del pasado mes de diciembre, “Desarrollo del Suelo Terciario”, la adjudicataria de la obra, renunció a su construcción. Vuelta a empezar.
Si realmente los discursos navideños de nuestros gobernantes tuvieran algún valor, éste pasaría por escrutar al milímetro si lo dicho en ellos se cumple o no. Para eso están, estamos, los periodistas. No para ir con el botafumeiro al lado del presidente de turno. Si, por el contrario, los discursos de marras son simples representaciones que ya se han hecho un hueco en la fiesta, como los belenes vivientes o la cabalgata de los Reyes Magos, tendríamos que aclararlo y presentarlo como tal.

No hay comentarios: