martes, 16 de diciembre de 2008

Esta alcaldesa está enajenada


En política, posiblemente en la vida, en general, hay gestos que delatan a quien los hace. Leyendo esta mañana el diario “Levante” me he encontrado con la fotografía que encabeza este artículo: la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, sonrisa en ristre, aguantando ante un grupo de periodistas una foto correspondiente al punto donde se han hundido 40 metros de túnel del AVE Valencia-Madrid. Posando. Exhibiéndose.
Me resulta una instantánea increíble. No entiendo dónde le puede ver la gracia la alcaldesa de Valencia al hecho de que se haya producido un accidente en unas obras que han de dar servicio a sus ciudadanos. Unas obras que tantas veces ha reclamado, unas obras que tan urgentes considera. Se lo suficiente del funcionamiento de los partidos políticos para que no me sorprenda que los dirigentes orgánicos del PP se alegren de los problemas que pueda haber en obras que hacen instituciones gobernadas por el PSOE; y viceversa. Son los malos pensamientos, el olvido de su función, son las miserias partidistas. Lo que me aterra es la magnitud.
Resulta descorazonador ver que las cosas están peor de lo que habitualmente imagino, detectar que la catadura moral de nuestros gobernantes está por debajo del pobre nivel que yo les concedo. Veo a la alcaldesa de Valencia en esta foto y me pregunto cómo tiene que estar de poseída por el virus del sectarismo, enajenada en lo político, para que al hacer ese posado no se le dispare ninguna alarma. ¿No se da cuenta la señora Barberá que un alcaldesa no puede alegrase o hacer broma de una circunstancia como el hundimiento del túnel del AVE? ¿No recuerda que ocupa un cargo institucional? ¿No ve que los perjudicados son sus representados, sus ciudadanos? ¿Dónde queda la lealtad entre instituciones?
Falta inteligencia o falta honradez. Lo uno o lo otro, si no las dos cosas a la vez. Pero todavía es peor. La foto en cuestión que muestra la alcaldesa de Valencia es un fotomontaje que coloca un falso cartel de “Gobierno de España” donde no lo hay, en el punto del accidente. Por supuesto, la señora Barberá, máxima representante de la ciudad de Valencia, sabe que tiene en sus manos una instantánea manipulada que no pretende otra cosa que mofarse del gobierno Zapatero. Además, no crean ustedes que ha sido un fotógrafo de “Levante” o de alguna agencia de información quien ha captado la graciosa imagen de Rita Barberá. No. La fotografía es obra de la oficina de prensa del Ayuntamiento de Valencia. Ellos la han hecho y ellos la han distribuido. Estará satisfecha la alcaldesa.
Echo la vista atrás y recuerdo cuando se inundó el Palau de les Arts en el centro de Valencia. No olvidó que los dirigentes del PP prohibieron que se hicieran fotos del desastre, que colocaron guardias de seguridad para asegurarse de que no había testimonios de lo sucedido. Hoy, en cambio, se pasean con imágenes trucadas. No tienen ni remedio, ni perdón.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hija de puta. Hay que decirlo más.

Pilt Rafa dijo...

Los logos de las "alcachofas" que la rodean también están cuidadosamente escogidos, me temo.

Gracias por compartir este espacio de pensamiento crítico.

Anónimo dijo...

Mirando la foto, yo la titularía "Enajenada con sinvergüenza al fondo". La gente de Canal 9, con buena vista, sabrán de quien hablo.