lunes, 24 de noviembre de 2008

Negreros en el periodismo

Cuando pienso que, en esto del periodismo, ya nada me ha de sorprender siempre acabo conociendo una nueva historia que me deja con la boca abierta. Verán. Javier Gallego era un guionista destacado de M-80 Radio, cadena perteneciente a PRISA, que también colaboraba en otras emisoras del grupo. Un día recibió una oferta de Televisión Española para presentar junto a Pepa Bueno un nuevo espacio matinal que la cadena pensaba poner en marcha. El programa se iba a llamar “Esta mañana” y lo iba a dirigir la propia Bueno. La propuesta de TVE suponía un aumento de sueldo y, sobre todo, significaba una promoción profesional evidente. Así las cosas, el entonces guionista de M-80 puso la oferta en conocimiento de sus superiores, les contó su decisión de aceptarla y todos le dieron la enhorabuena. Perfecto.


Javier Gallego, junto a Pepa Bueno, en los inicios de "Esta Mañana"



Javier Gallego se incorporó a TVE. Se puso en marcha “Esta mañana”. Empezó a presentarlo. Viento en popa. Pasados unos meses, aquellos superiores que habían felicitado a Gallego por su nuevo destino recibieron una llamada desde las alturas, hablaba la gerencia. Bronca descomunal por haber dejado marchar, así como así, a Gallego. Recordaban que existía un contrato que estipulaba que si el guionista se marchaba antes de acabar su compromiso estaba obligado a indemnizar a la empresa con el doble de la cantidad que le quedaba por percibir. Vaya. Se le tenía que notificar al interesado.
Así se hizo. Pusieron a Gallego en antecedentes, le explicaron cual era exactamente la situación y que no pensaban perdonarle nada. Problemas. La cantidad a pagar era grande. Gallego estaba desolado. Entonces apareció una luz, un alto cargo de TVE, familiar de un mandamás de PRISA, intercedió. No logró el perdón pero la cifra a abonar fue sustituida por 2 años de colaboraciones en programas de emisoras del grupo. Colaboraciones gratuitas, claro. En fin, con lo negro que estaba el panorama, algo era algo.
Pero entonces acabó la primera temporada de “Esta mañana”, Pepa Bueno abandonó el espacio, llegaron nuevas caras y nuevos directivos. Javier Gallego no resultó de su agrado y dejo su puesto de presentador. De inmediato se encontró en la calle. En la calle y trabajando gratis para pagar la deuda contraída con PRISA, así estaban las cosas.


Gallego con Inmaculada Galván, la nueva presentadora, pocas semanas antes de su despido


Con el paso de las semanas le salieron algunas posibilidades de trabajo pero sus acreedores le dijeron que no, que ni pensarlo, que le reclamaban exclusividad, que bastante habían hecho aceptándole el pago en especies. Y así sigue. Trabajando gratis para una empresa que en 2007 ingresó 3.696 millones de euros. Por tanto cuando algún día, oyendo la SER, escuchen alguna intervención de Javier Gallego no piensen en lo bonita que es la radio, ni en lo interesante que es el periodismo, ni en lo bien que viven sus estrellas. Piensen, mejor, en esos subsaharianos que hipotecan un par de años de su vida por un viaje en patera; recuerden a esas chicas del este de Europa que pagan sus deudas alquilando sus cuerpos por las cunetas.

5 comentarios:

Juan E. Tur dijo...

Tremenda historia que, como la anterior pone bien a las claras la presión con la que trabajamos los que tenemos la suerte de acercarnos a un medio. Gracias por contarla.

Anónimo dijo...

y porque esto no se cuenta en ningún sitio????. No lo entiendo, pq no lo saca alguien?,

Anónimo dijo...

y porque esto no se cuenta en ningún sitio????. No lo entiendo, pq no lo saca alguien?,

maria zafra dijo...

pues porque todos son iguales i nadie se atreve. lo que me gustaría saber es cómo sabe usted señor julià esa historia, se la ha contado el propio interesado. y también me gustarñía saber si lo sabe más gente en la cadena ser, o qué

VICENTE LOZANO dijo...

Joder que mal está esto. Me gustaría saber más de esta historia. Supongo que no lo leeré en El País.