martes, 11 de noviembre de 2008

Con un zumo y un cruasán, de regalo "El País", que sí, que sí


Como cada día, o casi, sin que sean las nueve de la mañana cojo "El País" y le doy un primer vistazo. En portada España pide revisar la estrategia en Afganistán, los matrimonios Bush y Obama posando, más de Obama, la Camorra, un artículo de Colombani, detalles sobre la muerte de dos soldados españoles, Santamaría y el PP, las fosas, Melilla, publicidad, economía, el Santander se refuerza, ING, Nissan, los problemas de las inmobiliarias valencianas, nuevas chapuzas de Camps y, ... por dios, esto no puede ser verdad. No. Página 5 del cuadernillo de Comunidad Valenciana, publicidad propia: "Disfruta del desayuno más completo y llévate "El País" gratis". ¿Cómo? ¿"El País" gratis? ¿Lo regalan? Pues sí, lo regalan. Parece imposible. Un vaso de leche, un bollo y, de regalo, "El País". El periódico global en español, el referente intelectual de la España moderna, nuestra particular "Luz de Trento", ¿qué está pasando?. El diario de Polanco, de Cebrián, el buque insignia de la exquisita "PRISA" convertido en propina, calderilla, migajas de un simple cruasán. Me quedo helado sólo de pensar cómo estarán esos grandes periodistas de "El País" que tantas lecciones nos han dado y a quien tanto agradecimiento debemos, que tan generosos han sido con los plumillas de medios menores, que tanto han lamentado la aparición de medios gratuitos porque, decían, lo que se regala no tiene valor y nada vale quien elabora cosas sin valor. Ahora "El País" también de regalo en tres cadenas de bares distintas. Estamos perdidos. Es la muerte del periodismo. Que desastre... Bueno, al menos no nos moriremos de frío. Con quince desayunos, quince "países", y recortando el vale diario de la contraportada, también gratis, nos dan un edredón. Madre mía como está la información.

No hay comentarios: