miércoles, 29 de octubre de 2008

La guardia pretoriana de Francisco Camps (1)

Me comprometí a revisar los resultados del último congreso del partido Popular de la Comunidad Valenciana y, como hice en el caso del PSPV, he analizado los miembros de la nueva Ejecutiva. Cuelgo el artículo en dos entregas ya que, la verdad, me ha quedado un poco largo. En la primera, se incluye al secretario general, a los dos presidentes de Comités y a los cuatro vicesecretarios; en la segunda, los secretarios ejecutivos. De las cuatro coordinadoras (sus áreas se llaman: Sí al PP, sí a la vida, sí al futuro y sí a la Comunidad Valenciana) no me voy a ocupar ya que no creo que desempeñen ninguna responsabilidad orgánica real.
Empiezo, pues, por Ricardo Costa que repite como número dos, como secretario general y brazo derecho del presidente Francisco Camps. Economista de 35 años, Costa es también el portavoz del Grupo Popular en el parlamento autonómico valenciano. Es diputado desde la cuarta legislatura, es decir, entró en Les Corts en 1995, con 23 años. No ha pisado nunca otro mercado laboral que no sea el de la política. Fue presidente valenciano de Nuevas Generaciones del PP. Es hermano de Juan Costa, ex ministro con Aznar y hombre del entorno de Rodrigo Rato que, además, se postuló como posible rival de Mariano Rajoy en el último congreso nacional de los populares. Ricardo Costa no apoyó a su hermano cuando los medios le preguntaron por la posibilidad de que éste se enfrentara a Rajoy. Sus padres son viejos militantes del PP de Castellón. El padre es Juan Costa Galindo, un veterano inspector de Hacienda que dirigió la delegación de Castellón en los tiempos de gobierno de José María Aznar. La madre es María Dolores Climent, una histórica del PP castellonense, que ha sido muchos años concejal en el ayuntamiento de la capital de La Plana y ha formado parte de la Ejecutiva provincial presidida por Carlos Fabra. Costa es el principal ariete dialéctico contra los grupos de la oposición, su verbo y su gesto son desmesurados y no acostumbra a mostrarse preocupado por caer en contradicciones evidentes. La reciente elección de Jorge Alarte como líder de los socialistas PSPV la recibió con una declaraciones en la que lo acusaba de ser “enemigo de los valencianos por ser aliado de Zapatero” y sobre el presidente del Gobierno mantiene que “odia a la Comunidad Valenciana”. Cuando habla de su porpio partido es más mesurado. Así, después del reciente congreso del PP valenciano de octubre, destacó que su formación iba a ser muy exigentes en los temas éticos y de corrupción y cuando se le planteó la existencia de un presidente local en Vila-real condenado por el Tribunal Supremo lo resolvió diciendo que el aludido, Manuel Vilanova, ha tenido un “comportamiento ejemplar” y que su sentencia está recurrida “al Tribunal Europeo”. Sobre “el caso Fabra” mantiene que los comentarios sobre esta cuestión no deberían salir del ámbito judicial.
Junto a Costa, dos veteranos presiden el Comité Electoral y el Comité de Garantías, son, respectivamente, Pedro Agramunt y Juan Rodríguez Marín. Como el secretario general, los dos repiten en el cargo.
Pedro Agramunt Font de Mora nació en 1951, es licenciado en derecho y diplomado en IESE. Casado con Carmen Sáez-Merino, hija del fundador de Lois, Agramunt ha sido directivo de empresas textiles y presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV). Precisamente desde esta institución saltó a la política. Ha sido presidente del PP de Valencia y presidente del PP de la Comunidad Valenciana entre 1990 y 1993. Llegó a la presidencia regional del partido de la mano de Manuel Fraga en el Congreso de Benidorm de 1990, donde el partido pasó de llamarse Alianza Popular del Reino de Valencia a Partido Popular de la Comunidad Valenciana. Para su elección contó con el apoyo de Carlos Fabra que en 1993 fue quien organizó la cena en Castellón donde Aznar le pidió a Agramunt su renuncia para poder poner en su puesto a Eduardo Zaplana. Agramunt acató disciplinadamente. En las generales de aquel año el PP valenciano había doblado los votos respecto a las de 1989 pero eso no fue suficiente para que Aznar desbancara al PSOE. Agramunt nunca ha comentado públicamente los pormenores de su relevo y nunca le ha faltado un puesto en cargos de relevancia institucional y partidista. Ha sido diputado en el Congreso en la legislatura de 1989 y senador desde 1993 hasta la actualidad. En 1991 fue candidato de los populares a la presidencia de la Generalitat. Perdió las elecciones ante Joan Lerma que consiguió mayoría absoluta. En las generales de 2008 cosechó el mayor número de votos que un senador ha obtenido nunca por Valencia, más de 743.000.
Juan Rodríguez Marín, abogado nacido en Xàbia hace 69 años, ha sido presidente de la Junta del Puerto de Alicante, profesor de derecho en la Escuela de Prácticas Jurídicas de Alicante y está jubilado como abogado del Banco Central Hispano.
Entró en política en 1976 a través del Partido Democrático Liberal del País Valenciano a la sombra de Francisco Zaragoza Gomis, destacado político alicantino, jefe de la Falange en Altea en los años 40, miembro de la Guardia de Franco en los 50 y, después, colaborador de los círculos próximos a Juan de Borbón. Con el Partido Democrático Liberal entra en UCD pero, cuando este partido desaparece, Rodríguez, siguiendo a Zaragoza, participa en la fundación de Unión Provincial Alicantina (UPRA) entidad clave en el “alicantinismo” de principios de los años 80. En 1987 se presenta a las elecciones autonómicas con Coalición Electoral Valenciana y fracasa. Entonces es cuando se afilia a Alianza Popular. Rodríguez Marín ha sido diputado en el Congreso entre 1977 y 1979 con UCD y con esta misma formación, concejal en Alicante y vicepresidente de la Diputación (1979-83). Ha ocupado escaño de diputado autonómico en la legislatura 1983-1987 y, después, entre 1991 y 2003. En 2003 volvió a ser concejal del Ayuntamiento de Alicante.
En el apartado de vicesecretarios, siguen dos, David Serra y Cesar Augusto Asencio, y hay dos novedades, Beatriz Gascó y Marta Torrado.
David Serra continúa como responsable de organización, ahora con rango de vicesecretario. Nacido en Valencia en 1969, Serra, sin estudios ni profesión reconocida, lleva toda su vida en cargos políticos. Ha sido Presidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana, ha tenido cargos en la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, ha sido Director comarcal de Patrimonio y Política Lingüística, Secretario Autonómico de Cultura y Secretario Autonómico de Deporte de la Generalitat Valenciana y vocal de las Juntas Directivas provinciales, regionales y nacional del PP. En su época de máximo responsable del deporte valenciano, en una entrevista en la Cadena Ser se le escapó que Alejandro Agag, yerno de José Aznar, había sido fundamental para convencer a Bernie Ecclestone para llevar la Fórmula 1 a Valencia. Sus palabras provocaron muchas reacciones, se desató una cierta polémica, Serra fue reconvenido. Inmediatamente hizo unas nuevas declaraciones en las que aseguró que Agag no había intervenido. Antes del XVI Congreso Nacional del PP que se celebró el pasado verano en Valencia, el diputado y exconseller Miguel Peralta, de los pocos zaplanistas que siguen ejerciendo de tal, le acusó de presionar al alcalde de Alcoi, Jorge Sedano, para conseguir la elección de unos determinados compromisarios.
Cesar Augusto Asencio, que sigue como responsable de política local aunque asciende de secretario a vicesecretario general, nació en Alicante en mayo de 1962 y es abogado. Tiene una largo historial de cargos institucionales en el PP. Estuvo entre los más fieles a Eduardo Zaplana en el PP alicantino desde 1993 a 2003 pero en 2004 fue de los primeros en pasarse al campismo cuando Francisco Camps llegó a la presidencia de la Generalitat; por eso es de los más odiados por los zaplanistas. Su pésima relación con los que fueron sus afines llega al punto que de cara al último congreso regional del PP se negó a dar su aval de compromisario al presidente del partido en Alicante, José Joaquín Ripoll, para que este se lo hiciera llegar a Francisco Camps. Ripoll recogió 141 de los 139 compromisarios alicantinos, uno de los que no le quiso usar intermediario fue Asencio que le entregó su aval personalmente al presidente de la Generalitat. Cesar Augusto Asencio es presidente del PP en Crevillent y alcalde de esta población desde 1995, en las últimas municipales casi con un 60% de los votos. Fue portavoz del PP en la Diputación de Alicante entre 1991 y 2007. Por campista los zaplanistas lo descabalgaron de la institución provincial pero Francisco Camps lo incluyó en la lista autonómica y ahora es diputado en Les Corts. Como alcalde de Crevillent se ha quejado reiteradamente de la presencia masiva de inmigrantes marroquíes en su localidad asegurando que la inmigración trae delincuencia y que si hay problemas no es por racismo sino por falta de voluntad de integración de los recién llegados; como diputado autonómico y portavoz del PP en la comisión de control de RTVV se encarga de contestar las reiteradas críticas de la oposición al funcionamiento de Canal 9 con el argumento de que la característica de los informativos de la televisión autonómica es su objetividad y, por ello, no merece descalificaciones.
Marta Torrado de Castro, la nueva vicesecretaria de Comunicación, además de estar en la ejecutiva popular es teniente de alcalde del ayuntamiento de Valencia y diputada en el Congreso de Madrid. Nacida en Valencia en 1966, estudió en el Colegio Domus de Godella y luego se licenció en Derecho. Llegó a la política de la mano de Rita Barbera. Asegura que fue un miting de la alcaldesa de Valencia lo que le arrastró a meterse en política. En 1991, con 25 años, entró como asesora del grupo municipal popular del ayuntamiento de Valencia y cuatro años después se estrenó como concejal. Ha dirigido las áreas de Juventud, Patrimonio y, actualmente, Bienestar Social. Marta Torrado está casada con Jesús Wolstein que empezó organizando conciertos; luego, con la llegada de Camps a la presidencia de Generalitat, pasó a la dirección de Ràdio 9 y, de allí, saltó al Valencia CF. En el club valencianista era el “político”, el hombre de confianza del PP que estaba al lado del nuevo presidente Juan Soler. Su salida del club estuvo acompañado de una indemnización multimillonaria y envuelto en polémica ya que Wolstein apadrinó a la empresa fantasma “Valencia Experience” como sponsor del Valencia CF. “Valencia Experience” ni pagó las cantidades acordadas, ni nunca se ha sabido quien estaba detrás de ese nombre.
Beatriz Gascó, nueva vicesecretaria de Relaciones Institucionales, es la benjamín de la Ejecutiva. Tiene 29 años y es concejal del ayuntamiento de Castellón donde dirige Educación, Turismo e Igualdad. Licenciada en Humanidades, su valedor es el alcalde de Castellón Albero Fabra y no pertenece al círculo directo del presidente provincial castellonense, Carlos Fabra. Beatriz Gascó es periodista e hija del cronista oficial de Castellón nombrado por el ayuntamiento, Antonio Gascó. La nueva responsable popular de Relaciones Institucionales está considerada próxima al conseller de Educación del gobierno autonómico, Alejandro Font de Mora, en cuyo gabinete de prensa trabajó.

No hay comentarios: