miércoles, 1 de octubre de 2008

Fernando de Rosa y la curiosa forma de valorar a las personas

Dudo muy mucho que el perfil político de Fernando de Rosa, hasta hace quince días conseller de Justicia de la Generalitat valenciana, resulte el más adecuado para ser, como ya es, vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Pese a todo, su elección, visto como se las gastan los dos grandes partidos, no me extraña. Lo que sí me resulta sorprendente es que ningún medio haya publicado, nadie haya recordado, aquel curioso pasaje de su trayectoria pública cuando, en 2003, siendo secretario autonómico de Justicia de la Generalitat, se conoció la existencia de una carta suya dirigida al director general de Integración Social de Discapacitados de su mismo gobierno, Francisco Villena, en la que recomendaba a una amiga de su mujer para “algún trabajo o proyecto”. La misiva llevaba membrete de su Secretaria Autonómica, venía rematada por la firma del ahora número dos del CGPJ y destacaba que la interesada es “afiliada al PP”. Cuando el documento se hizo público, de Rosa se justificó diciendo que la amiga de su mujer era “experta en discapacitados”, que se trataba sólo de si podía interesar que colaborara y, remató, asegurando que su proceder fue “como creo que normalmente ocurren estos temas”. Resulta interesante que siendo, como dice, una “experta en discapacitados”, eso no conste en el mensaje y que lo que destaque, lo que valore de forma preeminente el entonces secretario autonómico sea, en cambio, que era “afiliada al PP”.
El texto literal de la carta era: : 'Querido Paco: Te mando el currículum vitae de (...), amiga de mi mujer y afiliada al Partido Popular, para que la tengas en cuenta por si consideras interesante que pudiera colaborar con vosotros en algún trabajo o proyecto. Recibe un cordial saludo'.
Ante las voces que pedían la dimisión de Fernando de Rosa, su superior, el conseller de Justicia y Administraciones Públicas, Víctor Campos, saldó la cuestión asegurando que de las palabras exactas de Fernando de Rosa no se podía deducir que estaba pidiendo un “enchufe” sino que solamente estaba “ofreciendo colaboración”.
Ejemplar.

No hay comentarios: