martes, 16 de septiembre de 2008

Gallardón habla de coherencia, vamos a ver.

Alberto Ruiz-Gallardón fue entrevistado ayer en “Tengo una pregunta para usted”. Se reivindicó de centro pero se mostró muy de derechas, se mantuvo educado pero resultaba empalagoso. Con la solemnidad que acostumbra soltó que “los ciudadanos no les deberían dar su voto a los políticos que no son coherentes”. A la luz de esta afirmación basta con repasar un poco el contenido de la propia entrevista para llegar a la conclusión de que Gallardón se rechaza a si mismo.

1. Después de ocho años de PP genuflexo ante Bush, de justificar una guerra con miles y miles de muertos y de criticar al PSOE por haber osado contrariar al presidente americano, ayer Gallardón aseguró que “gane quien gane las elecciones en Estados Unidos el cambio ya se ha producido y eso es bueno”. Pues si el cambio es bueno, Bush es malo. A buenas horas.
2. Ante una joven que dijo no confiar en la política y los políticos, espetó que él, de joven, también tuvo dudas. De ser cierto, las debió resolver pronto ya que con 24 años ya era concejal del Ayuntamiento de Madrid y con 27, Secretario General de Alianza Popular.
3. Repitió varias veces que su confianza en las potencialidades de España es enorme y se mostró convencido que el futuro del país está en el conocimiento. Dijo “España no debe ir al crecimiento fácil y rápido sino apostar por el conocimiento”. No está mal en boca de un dirigente de un partido, el PP, que allá donde gobierna, o ha gobernado, lo ha fiado todo a la especulación, la construcción y el ladrillo, mientras ha recortado el gasto en educación.
4. Mantuvo que no se debe tocar la legislación sobre el aborto y apeló a “más educación sexual” para evitar los embarazos no deseados pero, a la vez, calificó la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, donde, entre otras cosas, se da esa información sexual, de “adoctrinamiento ideológico”.
5. Defendió la decisión de la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, de cargarse a todo el equipo del doctor Luis Montes en el Hospital Severo Ocho ya que “hubo irregularidades administrativas y la comunidad de Madrid actuó en consecuencia”. A continuación añadió que los médicos son grandes profesionales y que desde la administración no se debe juzgar lo que estos profesionales hacen en base a sus conocimientos.
6. También aseguró que un político tiene que ser rebelde. Tan rebelde como él que con 20 años recién cumplidos ya militaba en el partido heredero del franquismo, AP, presidido por un ex ministro de la dictadura, Manuel Fraga Iribarne, y que lo primero que hizo cuando llegó como concejal al Ayuntamiento de Madrid fue, precisamente, criticar la publicación de un cómic sobre Franco.

Así que si se ha de votar a los coherentes y en poco más de una hora Gallardón suelta todas estas incoherencias…

No hay comentarios: