martes, 24 de junio de 2008

Los escándalos invisibles

Reconozco que me puede ver como los medios de Madrid “desprecian cuanto ignoran”, como diría Machado. Sucede que me molesta que lo que pasa en Madrid se presente como excepcional mientras se desconoce lo que acontece fuera de la capital. Si el viceconsejero de cualquier departamento de Esperanza Aguirre, incluso viceconcejal de Gallardón, tuviera la ocurrencia de decir que “sigo pensando que detrás del 11-M está el gobierno” se formaría un escándalo inmenso. Se pedirían responsabilidades a su superior inmediato y los mentados Aguirre o Gallardón también deberían acabar dando explicaciones. Pues bien, Gotzone Mora, la número dos de la conselleria de Bienestar Social del gobierno de la Generalitat valenciana, declaró hace unos días en la cadena COPE lo que antes he escrito y ahora repito, dijo exactamente: “sigo pensado que detrás del 11-M están ETA y el Gobierno”. No he oído ni un comentario al respecto. El exceso sale gratis, una vez más. Moraleja: los desatinos en Valencia no tienen repercusión, luego quien la hace no la paga; es decir, impunidad.
Segundo, con motivo del Congreso que el PP hizo en Valencia el paso fin de semana, la Generalitat valenciana organizó un completo programa de actos para los periodistas. Reitero, la Generalitat valenciana organizó; no el PP organizó, no, la Generalitat valenciana. Desde una visita a las obras del circuito urbano de formula 1 a una invitación a presenciar una obra de “La Fura dels Baus” pasando por distintas veladas de copas a la luz de las estrellas. Sin problemas, sin disimular. Faxes con el membrete y el encabezamiento de la Generalitat eran los que convidaban. Tampoco he visto que nadie se sintiera sorprendido por ello. Parece que a ningún medio le extraña esta evidente confusión entre lo partidista, un congreso del PP, y lo institucional, la Generalitat. Es evidente que la Generalitat valenciana no organiza actividades para los periodistas que asisten a Cevisama, la feria de la cerámica; ni para los que van a la entrega de los premios de la cartelera Turia, a los ciclos de conferencias de la semana de los Octubre, a los partidos del Valencia o del Levante, al FIB, o a cualquier otra actividad de carácter privado que se pueda desarrollar en Valencia. ¿Alguien imagina al gobierno de la Generalitat valenciana organizando actividades para los periodistas con motivo de un congreso del PSOE? Yo, no.

No hay comentarios: