lunes, 14 de abril de 2008

PSPV: candidaturas en familia

Hace unos días, reflexionando sobre la necesaria renovación que precisa el PSPV para ser alternativa de gobierno en la Comunidad Valenciana o, en el mismo sentido, para dejar de ser una rémora para los resultado del PSOE a nivel estatal, revisé por encima los expedientes de los distintos miembros de la gestora que actualmente dirige el partido. Siendo benévolo se puede decir que el listado olía un poquito a cerrado. Un poquito. Claro que se puede argumentar que una gestora es obligado hacerla en clave orgánica, hacia dentro, que donde el listado debe ser atractivo es cuando llegan unas elecciones. Así que toca revisar la lista de los 14 diputados electos del PSPV en las tres provincias valencianas el pasado 9 de marzo. No pretendo cuestionar la capacidad o no de los parlamentarios, no es el caso, sino poner de manifiesto como la confección de las listas socialistas se hace pensando más en el propio partido y en función de la fuerza de los distintos dirigentes destacados (léase patriarcas de las distintas familias, clanes o sectas internas) que en los votantes.
Estos son los catorce nuevos diputados socialistas:
Por Alicante, Bernat Soria, destacado científico recién llegado a la política fichado hace unos meses por el propio Zapatero para ocupar el ministerio de Sanidad; Leire Pajín, miembro de la gestora del PSPV, hija de quienes hace mucho tiempo controlan el partido en Benidorm y comarca y con cargos políticos desde los 21 años hasta hoy que tiene 32; Juana Serna, autora de distintos trabajos sucios a cuenta de Ciprià Císcar que la incorporó como alto cargo en la Generalitat en 1986; Carlos Antonio González, abogado de 42 años, que ocupa cargos políticos desde que entró como concejal en Elche en 1995 y que anteriormente fue alto cargo en distintos organismos de la Generalitat y trabajó como auxiliar administrativo en la conselleria de Sanidad y en UGT, y Herick Campos, 32 años, eterno estudiante de Sociología, lermista incluso por lazos familiares, líder de las juventudes socialistas en el años 2000 y que se fabrica sus propios carteles para aparecer en la propaganda electoral junto a Soria y Patín por las calles de su comarca.
Por Valencia, María Teresa Fernández de la Vega, la vicepresidenta del gobierno; Inmaculada Rodríguez-Piñero, funcionaria del Cuerpo Superior de la Administración de la Generalitat, vinculada al sector renovador del partido y mujer de confianza de Zapatero y de De la Vega; Joan Calabuig, lermista que con 23 años ya era diputado y después ha pasado, entre otros puestos, por alto cargo en la administración autonómica, dirigente en organizaciones internacionales y eurodiputado; Ciprià Ciscar, 62 años, que debutó como alcalde de su pueblo, Picanya, en 1976 y ha ido encadenando puestos hasta hoy, 32 años después; Ferran Bono, periodista, no militante, hijo de un dirigente histórico del socialismo valenciano y fichado por María Teresa Fernández de la Vega para sorpresa del propio aparato autonómico; Carmen Montón, también en la órbita lermista, estudiante de medicina de 32 años que ha crecido a la sombra del alcalde de Burjassot que ya la tuvo de concejala de Cultura cuando tenía sólo 23 años, y Josep Antoni Santamaría, ciscarista, estudiante de arquitectura con la carrera por acabar, con plaza laboral en la Generalitat y alcalde de Xirivella entre 1991 y el 2003.
Por Castellón, Jordi Sevilla, del círculo más próximo a Zapatero, ex ministro que ha hecho su carrera vía Madrid y no consigue coger peso orgánico en el PSPV, y Antonia García Valls, concejal en la Vall d’Uixó y promocionada por el propio Sevilla.
A parte de sus currículums que, excepto en el caso de los tres cabezas de lista y del periodista Bono, tienen en común sus largas trayectorias internas, sus presencias directas o indirectas en las miles de batallas intestinas vividas, lo que más llama la atención es su absoluta invisibilidad en el debate público. No se les conoce ningún protagonismo en ninguna causa concreta, es imposible encontrar referencias publicadas de sus ideas, de sus reflexiones, de sus propuestas. No se sabe lo que saben, si es que saben algo. No se sabe lo que han hecho, si es que han hecho algo de lo que estar orgullosos. Por no escribir no escriben ni en internet. En resumen, sólo se les puede votar, o no, por las siglas que les preceden. Luego ellos no aportan nada. Nada. Por tanto, restan.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Vengo siguiendo tu blog y tus opiniones sobre el PSPV y es cierto todo lo que dices. El grave problema del PSPV es que la selección es absolutamente negativa. Quien más trabaja o hace, quien más destaca o aporta y opina y si encima va por libre sin estar adscrito familiarmente es inmediatemente defenestrado. El control por parte de los lideres locales y comarcales es absoluto y despues con los votos delegados al congreso mercadean las migajas de diputados provinciales, asesores y poco más porque cada vez tienen menos que dar y cada vez se enquistan más en pocas personas. Es evidente que hace falta una revolución , que lo más parecido serái lo que preconiza Jorge Alarte y menudo salpullido le ha salido a Lerma y Ciscar. Además tienen un problema de credibilidad añadido por incumplimiento de sus propias medicinas. Me refiero a que desde "he entendido el mensaje" de Felipe Gonzalez se diagnostica bien "Abrir las ventanas y que corra el aire" pero la medicina "primarias, elecciones con listas abiertas, incompatibilidades, no acumuilación de cargos ..." no las cumplen y ni siquiera los que la abanderaban IS con Andrés Perelló al frente. Evidentemente diciendo esto en el partido tan solo duré una legislatura como cargo público, inmediatamente defenestrado, por el lider local no poniendome en listas tal y como le mandaban desde la cúpula.

Anónimo dijo...

Venga ya, la solución es Alarte... pero que trabajo le conoces tú a Alarte? Toda su vida viviendo de la politica. Para eso prefiero antes a Leire, que es lo mismo pero mujer.
Es cierto mucha familia y mucha clave interna, pero tampoco es cierto que los diputados sean unos desconocidos, muchos tienen sus blogs y algunos han participados en debates que en su día estuvieron de rabiosa actualidad.
Tampoco me parece bien dejar el tema de la politica en manos de "iluminados", entendiendo como tal, el supuesto aire fresco con mucho prestigio qye viene a aportar algo que no tienen los de dentro. Ya,..., que es amiguete de uno que manda y punto, .... o es hijo de algún otro u otra ... que nos conocemos, inocentes pocos pocos, muchos menos de los que has nombrado, quizá solo el Bernad Soria, que pertence a los de, que interesa por su prestigio, e incluso así, siempre por un amigo.
Ana

Anónimo dijo...

Alarte es Abogado y antes de entrar como Alcalde montó un despacho en la calle Ciscar de Valencia. De jovén myu jovén fué Sec. G. de la asociación de enseñanzas medias FAAVEM y allí fué donde puso a prueba su capacidad de liderazgo, que noes impuesto, sino reconocido. Mientras a leire a quien conozco tan solo es "hija de" Pajín. Y aún con los sonoros fracasos de su familia en Benidorm siguen controlando el poder de la agrupación. Su madre Maite Iraola quien es maestra sigue ejerciendo de poderosa en la agrupación. No son comparables y como la canción "no es lo mismo". Eso si los dos son jóvenes, uno Jorge más revolucionario que se muestra insolente con los viejos nacionalistas del PSPV y la otra condescendiente con el poder como siempre.