martes, 4 de marzo de 2008

Me parece que fue el último debate de Rajoy

Segundo debate. Más o menos lo mismo. Todo el mundo lo entendió como un espectáculo y le procuró sacar el máximo partido. En este sentido, la SER, con el cara a cara bis entre los entrañables amigos Zaplana y Bono, se llevó la palma de la frivolidad, lo superfluo y lo sobreactuado. Allá cada cual. Los candidatos, a lo suyo. Lo mejor, lo clarito que dejó Rajoy que está dispuesto a sacar todos los votos que pueda a costa de la inmigración, aunque sea al precio de incendiar la convivencia. Estuvo bien pero tampoco es nada completamente nuevo, ya lo han hecho con las diferencias entre autonomías o con el terrorismo.
Un aplauso para Olga Viza. Después de leer en "El País" del domingo aquella frase suya de "el guión lo han escrito los partidos, yo sólo paso las páginas", pensé, pues di que no, mujer. Visto lo visto, me pareció mejor moderadora que Campo Vidal: no intervino cuando no era necesario que lo hiciera y dio el máximo de facilidades para que el presunto debate se acercara a tal condición. El PP se lanzó desde el primer momento a decir que Viza debió evitar con mayor decisión las interrupciones de Zapatero. No lo creo. Tampoco creo que Zapatero interrumpiera más que Rajoy. Además, ¿no se supone que estabamos en un debate? Estuvo bien Olga Viza.
Al final, como tras el primer debate, todos se lanzaron a discutir quien había ganado y quien había perdido. No creo que eso sea importante. Es evidente que no hubo KO, por tanto cada cual dice que ha ganado el suyo. Siendo esto así, el resultado de los sondeos conocidos no debe dejar muy tranquilo al PP. No por haber salido victorioso o derrotado, sino porque si cada cual asegura que ha ganado el suyo y Zapatero sale vencedor en todas las encuestas, todo apunta que el día 9 los socialistas se llevaran una victoria más clara que la de hace cuatro años. Veremos

No hay comentarios: