miércoles, 27 de febrero de 2008

El periodismo sigue en retirada

El periodismo cede, y cede. Tolera. Va claudicando. El poder avanza, domina, decide, impide, controla. Cada vez más, cada vez mejor. Se buscan todas las excusas del mundo para encubrir que la información, o lo que sea, cada vez llega al ciudadano más maquillada, más manipulada. Maquillada y manipulada por aquellos mismos que la protagonizan, por tanto, cada vez es menos información y más propaganda.
La campaña electoral es un momento solemne en este proceso. Los grandes partidos, PSOE y PP básicamente, ya no dejan entrar cámaras a sus mítines. Ellos tienen sus propios equipos de realización y de ellos dependen las imágenes que llegan a las televisiones. Claro, dicen, "enviamos la señal integra y cada uno que coja lo que quiera". Trasparentes, muy trasparentes. Mentira. Lo que aseguran es que nunca saldrá un mal plano de su líder, que nunca se le pillará equivocándose, o bostezando, o pegando cabezadas. Hacen más, incluso envían cintas con los cortes de voz, las frases, más destacadas. Con las imágenes más espectaculares, con los mejores momentos. Le dan el trabajo hecho a las cadenas. No es muy profesional eso de aceptar que otros, los propios implicados, te digan lo que has de decir que han dicho, pero es mucho más sencillo y más barato.
Hace poco, Gabriel Elorriaga, secretario de Comunicación del PP, decía que se trataba de facilitar el trabajo a los medios. Bueno. Sobre todo de lo que se trata es de facilitarse ellos mismos el control de los medios. Es como si los ladrones, para facilitar el trabajo a los propietarios de casas, se dedicaran a la instalación de cerraduras.

No hay comentarios: