martes, 27 de noviembre de 2007

Zaplana y el control de los medios

El periódico “El Mundo” publicaba ayer un artículo firmado por el portavoz parlamentario del Partido Popular, Eduardo Zaplana. Después de denunciar todas las maldades del gobierno Zapatero y de declarar al Partido Popular como “el heredero legítimo de los protagonistas de la Transición”, Zaplana se refería la oferta que su partido debe trasladar a los ciudadanos pensando en las elecciones generales de 2008. Se detenía en una serie de medidas para “mejorar la calidad de la democracia española”. Entre ellas se ocupaba de iniciativas sobre los medios de comunicación. En este apartado es pertinente, para contextualizar el valor de sus propuestas, referirse a sus actuaciones en este campo cuando tuvo responsabilidades ejecutivas ya sea en el gobierno autonómico valenciano o en el gobierno de España.
Decía concretamente Zaplana en “El Mundo” de ayer: “Es necesario impulsar un marco legislativo que garantice el más absoluto pluralismo de los medios de comunicación, de modo que dejen de estar condicionados por las decisiones de las Administraciones Públicas”.
Contexto:
1. El primer jefe de Informativos de Canal 9 designado con el gobierno Zaplana fue un diputado del PP, José Vicente Villaescusa. Sólo duró días en el cargo. Su nombramiento fue revocado pero al poco tiempo fue designado director general de la cadena.
2. Entre 1995 y 2002, siendo President de la Generalitat, Zaplana situó al frente de la televisión autonómica valenciana a sus dos jefes de prensa e imagen en el partido y en su gobierno; primero a Jesús Sánchez Carrascosa, después a Genoveva Reig. Durante su gestión se expulsó de la redacción de informativos a todos los periodistas que no se consideró afines, la presencia de Zaplana en los informativos llegó a multiplicar por 8 las apariciones de todo el resto de líderes políticos valencianos juntos, se prohibió grabar al President por su perfil izquierdo, se trucaron mítines del PP para que se oyeran aplausos donde no los había, se falsearon retransmisiones deportivas para que el plano en el que aparecía Zaplana fuera de la máxima calidad y jamás salía en pantalla cualquier tema que pudiera perjudicar electoralmente a los populares. Sólo un ejemplo del “modus operandi”: cuando en 2002 la “Unió de Periodistes del País Valencià” dio al Comité de Redacción el premio “Llibertat d’Expressió” por su lucha contra la censura en Canal 9, la noticia aparecida al día siguiente en la televisión autonómica fue que “la Unió de Periodistas había dado el Premio Libertad de Expresión a Canal 9”. Diferentes informes del mencionado Comité de Redacción, que se pueden encontrar en internet, amplían, y mucho, el listado de tropelías.
3. Un alto directivo de Ràdio 9, la radio pública valenciana, reconoció que con la llegada de Zaplana al poder autonómico, sus más directos colaboradores en el apartado de medios de comunicación ordenaron la realización de una “lista negra de periodistas desafectos” en la emisora.
4. El gobierno de Zaplana fue condenado reiteradamente por discriminar a determinados periódicos valencianos en el reparto de la publicidad institucional. Zaplana se la negaba a aquellos medios considerados no-amigos y los tribunales, una y otra vez, lo pusieron de manifiesto.
5. Cuando en 1998 el ejecutivo presidido por Zaplana hizo un reparto de concesiones de frecuencias radiofónicas los agraciados fueron empresas afines al PP: quien más fortuna tuvo fueron las empresas editoras de “El Mundo”, “ABC” y “Las Provincias”. Un 20 por ciento de las licencias fueron a parar a “Medipress”, una empresa creada sólo tres meses antes del reparto de licencias pero, eso si, por personas de la órbita del gobierno valenciano.
6. A finales de 2002, un informe interno de la multinacional francesa Bouygues puso de manifiesto que, siendo President de la Generalitat, Zaplana les había presionado personalmente para que invirtieran en el grupo Tabarka, un conglomerado de medios de radio, prensa y televisión, básicamente de Alicante y próximo ideológicamente al PP.
7. El único caso de condena explícita por manipulación informativa en una televisión pública en España, al menos hasta ahora, se dio en TVE en tiempos de gobierno del PP y con Zaplana de ministro portavoz. Fue aquello de Urdaci negando una huelga general en España y refiriéndose a Comisiones Obreras como “Cé-cé-o-o”.
Sobre lo de que el Partido Popular es “el heredero legítimo de los protagonistas de la Transición”, pienso escribir algo en próximos días.

No hay comentarios: