jueves, 8 de noviembre de 2007

Ni coherencia, ni futuro

Ver a los partidos valencianos discutir sobre los medios de comunicación públicos es agotador. Una vez que ya está claro, y lo está, que se dedican a hacer sistemáticamente lo contario de lo que dicen, ya no sería necesario insistir. Pero, lo siento, la carne es débil. Permítanme este desahogo y voy a los datos.
Con fecha 28 de septiembre el grupo socialista presentó en Les Corts Valencianes una proposición para modificar la Ley de Creación de RTVV. Resumiendo podríamos decir que lo que se pretendía era imitar el nuevo modelo de RTVE, procurar que los miembros del futuro Consejo de Administración de RTVV tengan un perfil profesional adecuado e introducir algún artículo que, supuestamente, pudiera ayudar a hacer un poco más plural y limpia la información que se ofrece desde Canal 9 y Ràdio 9.
La respuesta del Gobierno Valenciano del PP ha sido que la calidad de los contenidos informativos "está garantizado en el Estatuto de la Redacción de RTVV, aprobado en septiembre de 1996". Lástima que desde hace cinco años el organismo que ha de velar por el cumplimiento del mencionado Estatuto, el Comité de Redacción, no exista por culpa de las amenazas de los directivos de la cadena, "si votas te quedas sin contrato". La gente no vota, no se alcanza el 50% de participación requerido y las elecciones no son válidas. Luego, no hay Comité; luego, el Estatuto no se aplica.
En cuanto a los componentes del Consejo de Administración, el Gobierno del PP recuerda a los socialistas que los actuales miembros del organismo fueron elegidos hace sólo cuatro meses con los votos de ambos grupos. Por tanto, dice el gobierno, a que viene ahora plantear cambios. El remate de la respuesta es que no es conveniente que los partidos "tengan que inmiscuirse en el funcionamiento de un órgano de gobierno independiente y cuya profesionalidad viene avalada, precisamente, por el amplio respaldo que sus miembros recibieron a título nominal el 17 de julio de este año en Les Corts. Se supone que cada partido elige a sus representantes en el Consejo de Administración en función de sus méritos profesionales". Impecable: independientes, profesionales y votados por todos; luego, ¿dónde está el problema?
El problema, que sí existe, está en que ni la independencia ni la profesionalidad de los elegidos han sido nunca los criterios que han motivado que se les ecogiera. Los actuales componentes del Consejo de RTVV, todos, son militantes del partido que los propuso, muchos son cargos públicos, incluso con responsabilidades orgánicas destacadísimas. Digo todos, los elegidos por el PP, por el PSOE y por Esquerra Unida. Además sólo uno de los once, Paz Ferrín, está profesionalmente ligada al mundo de la comunicación, es periodista; claro que, además de ser periodista está casada con quien hasta mayo fue vicepresidente del gobierno valenciano del PP, Víctor Campos.
Pero esta situación les tiene que parecer bien a los socialistas ya que si no fuera así no hubieran propuesto a todos los que propusieron o no hubieran aceptado los que querían colocar los populares. Resulta, por tanto, difícil de entender que lo que valía en julio haya dejado de valer ahora. No es coherente. El PP lo sabe y tiene fácil fácil ir hurgando en la herida y salirse de rositas. Por los siglos de los siglos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

EI jULIÀ AVUI NO TINC TEMPS PERÒ ET PROMETO QUE EM LLEGIRE EL TEU BLOG DETINGUDAMENT BEN AVIAT.

ENCARA QUE NO CONEC LA SITUACIO DE VALÈNCIA SEMPRE ES BO ESTAR AL CORRENT DEL QUE S'HI COU.

UNA ABRAÇADA PER A TOTA LA FAMILIA

ANDREU RODENAS